Resuelve tus dudas financieras
Mi Empresa

¿Cómo utilizar el Balanced Scorecard para dirigir tu emprendimiento?

Publicado por Paola de Con Letra Grande

Paola es experta en finanzas personales y educación financiera

Establecer estrategias para la operación de tu emprendimiento es clave para su gestión eficiente. ¿Sabes cómo lograrlo con un Balanced Scorecard (BSC)?

A continuación te decimos cómo puedes implementar este modelo estratégico.

¿Qué es el Balanced Scorecard?

El Balanced Scorecard Institute define esta herramienta como un modelo de gestión y planeación estratégica cuya misión es ayudar a los negocios a:

  • Comunicar qué se está tratando de lograr.
  • Alinear el trabajo diario de los colaboradores a las estrategias definidas.
  • Priorizar proyectos, productos y servicios.
  • Medir y monitorear el rendimiento hacia objetivos estratégicos.

Asimismo, para lograr tus propósitos es necesario que exista un equilibrio y alineación entre:

  • Elementos de estrategias globales: misión, visión, valores centrales, perspectivas y objetivos.
  • Elementos de estrategias operativas: indicadores clave (KPIs) e iniciativas estratégicas.

Tal es la importancia de este modelo a nivel estratégico que las empresas, gobiernos y organizaciones en todo el mundo la utilizan como técnica principal para cumplir sus funciones a nivel ejecutivo (se usa en un 74% para este fin), esto según lo señalado en el estudio “Balanced Scorecard Usage Survey 2017”.

Tú también puedes utilizar este sistema para obtener una visión general de los objetivos de tu negocio y definir estrategias, a partir de los indicadores propone.

¿Cómo aplicar el Balanced Scorecard en tu negocio?

Según los desarrolladores de este modelo (Robert Kaplan y David Norton), para utilizar el Balanced Scorecard, o también llamado Cuadro de Mando Integral, es necesario que respondas 4 preguntas básicas:

  1. ¿Cómo me ven los clientes?
  2. ¿En qué debo sobresalir?
  3. ¿Puedo seguir mejorando y creando valor?
  4. ¿Cómo me miro frente a los accionistas?

Para hacerlo, establece indicadores que permitan vincular los objetivos de tu empresa con planes de acción concretos basados en estas perspectivas:

1. Cliente

Enfoca tu misión en el servicio a los clientes para abordar lo que realmente les importa y medir su satisfacción.

Asimismo, tu negocio debe generar estrategias para fidelizarlos y adquirir nuevos.

Algunos ejemplos de estos indicadores son:

  • Porcentaje de ventas de nuevos productos.
  • Tiempo de entrega del producto (el que considera adecuado el cliente).
  • Calidad percibida del producto/servicio.
  • Calidad del servicio postventa y de atención al cliente.

2. Procesos internos

El cumplimiento de las expectativas del cliente también se da gracias a los procesos, decisiones y acciones que ocurren en la organización.

En este sentido, es clave que des prioridad a aquellas operaciones internas que mejoran la calidad del servicio, las habilidades de los empleados y la productividad.

Puedes medir este aspecto con estos indicadores:

  • Costo del producto.
  • Calidad de materias primas.
  • Eficiencia de procesos de fabricación.
  • Calidad en sistemas de información para medir rendimiento.

3. Innovación y aprendizaje

Debido a la intensa competencia global, es fundamental que realices mejoras continuas en tus procesos existentes para tener la capacidad de introducir productos completamente innovadores y solucionadores de problemas.

Tu capacidad para aprender, mejorar e innovar se vincula directamente con el valor de tu empresa.

Evalúa estos indicadores para saber si tu empresa cumple con este criterio:

  • Tasa de defectos en productos.
  • Estabilidad de fabricación de nuevos productos.
  • Tasa de tiempo del ciclo de producción.
  • Mejoras en períodos de tiempo específicos.

4. Finanzas

Esta perspectiva indica si las estrategias y su implementación en el negocio están contribuyendo a la mejora de resultados.

Tiene que ver con la rentabilidad, el crecimiento y el valor para los accionistas.

Los indicadores que te sirven en este caso son:

  • Flujo de caja.
  • Crecimiento de ventas.
  • Ingresos por departamento.
  • Rendimiento de capital.
  • Nivel de participación por segmento de mercado.

Recuerda que para establecer estos indicadores, los objetivos de tu negocio deben estar previamente definidos en un plan estratégico.

Mide el desempeño y optimiza resultados

El Balanced Scorecard es un recurso muy útil para dirigir tu emprendimiento hacia donde quieres, ya que pone especial énfasis en la estrategia y visión de tu negocio para ejecutar acciones de manera más eficiente.

¡Es tu turno! Mide tu desempeño y alcanza los mejores resultados con ayuda de esta estrategia.

cta guia negocio competitivo

Déjanos tu comentario