Resuelve tus dudas financieras
Mi Empresa

¿Cómo saber si estás listo para emprender?

Publicado por Paola de Con Letra Grande

Paola es experta en finanzas personales y educación financiera

Seguramente la idea de iniciar un negocio propio te entusiasma mucho, sin embargo, antes de dar el primer paso es clave que identifiques si en verdad tienes todo lo que necesitas para llevarlo hacia el éxito.

En Chile, son muchos los emprendimientos que fracasan en la etapa inicial de desarrollo porque no logran alcanzar la rentabilidad o tienen problemas de financiamiento.

Es más, estos dos desafíos explican la tasa de discontinuidad de un negocio en Chile de 7%, según datos del informe Global Entrepreneurship Monitor. En comparación, los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), donde nuestro país participa, es del 4%.

Que tu emprendimiento rente positivamente y cuente con financiamiento inicial son factores cruciales para que el negocio comience en buen pie, pero no son los únicos. Para que no falle en el comienzo, es importante que sepas si tú, como su fundador, estás listo para enfrentar el desafío.

Señales de que estás listo para emprender

Más allá de que tengas una buena idea, emprender requiere que aproveches oportunidades de la forma más estratégica posible; además de tu instinto para los negocios, es clave que tengas las capacidades y recursos necesarios.

Dicho esto, las señales que te indican que tienes lo que se necesita para iniciar este viaje en el mundo empresarial son:

1. Tienes un modelo de negocio definido.

Toda nueva empresa necesita bases sólidas que fundamenten su viabilidad. Por ello es decisivo que antes de la constitución legal, desarrolles un modelo de negocio que desglose la visión y propósito de tu emprendimiento.

El “Manual del Emprendedor” de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech) establece que para conocer la probabilidad de éxito y el potencial de tu idea, primero necesitas implementar metodologías que dejen en claro:

  • Segmento de clientes: cuál es el público objetivo que servirás.
  • Propuesta de valor: qué aporta tu producto/servicio y qué problemas soluciona.
  • Canales de distribución y comunicaciones: de qué manera comunica tu negocio y cómo entrega valor a los clientes.
  • Relación con el cliente: qué tipos de interacciones tiene con los compradores.
  • Flujos de ingreso: cuáles son las fuentes de ganancias.
  • Recursos clave: qué permite crear y ofrecer tu propuesta de valor.
  • Actividades clave: los procesos más importantes para su desempeño.
  • Alianzas clave: si hay socios y qué aporta cada uno.
  • Estructura de costos: cuáles son los costos de operación.
  • Prototipos: cómo es la respuesta del mercado ante un lanzamiento previo del producto/servicio.

2. Tienes financiamiento suficiente.

El principal obstáculo para un buen emprendimiento en Chile es el financiamiento. Según el estudio “Brechas para el emprendimiento en la Alianza del Pacífico”, 71% de hombres emprendedores en la región enfrentó este problema al comenzar su actual negocio, y 64% en el caso de las mujeres.

Iniciar desde cero te exige contar con un capital inicial suficiente para materializar tu idea, poner en marcha lo planeado y usar como respaldo para esquivar los tropiezos que enfrentarás en esta primera etapa del negocio.

De hecho, tras la Primera Cumbre de Financiamiento con Impacto en Chile, Sebastián Cantuarias, miembro de la iniciativa Banca Ética, sostiene que es importante que pienses, primero que todo, en cómo te financias ya que es un proceso que forma parte de tu cadena de valor y también del impacto positivo que entregas a la sociedad.

3. Entiendes los riesgos del negocio.

Cuando eres tu propio jefe debes tener muy en claro que el éxito o fracaso de tu empresa depende de tus decisiones, en gran medida, y que requiere que asumas una cantidad considerable de riesgos para aprovechar oportunidades y hacer frente a amenazas.

Si estás por emprender, la revista Entrepreneur insiste en que te prepares para los riesgos y retos:

  • Dejar de recibir un sueldo fijo.
  • Sacrificar capital personal.
  • Estar consciente que el flujo de dinero será difícil.
  • Saber que existe la posibilidad de fracasar.
  • Confiar en tu equipo de colaboradores.
  • Trabajar todo el tiempo que sea necesario.

4. Estás comprometido.

Emprender te brinda libertad para organizar tu tiempo y definir el rumbo del negocio a tu manera. Pero también representa una carga importante de responsabilidades.

Montar tu propia empresa no es fácil; si quieres lograr resultados extraordinarios, debes estar dispuesto a trabajar duro, ponerle empeño y corazón todos los días, levantarte y persistir si las cosas no salen bien a la primera.

5. Tienes la disposición de seguir aprendiendo.

En los negocios nunca dejas de aprender y más todavía si tú estás al frente. Estar actualizado en tu giro y adquirir más conocimientos para perfeccionar la gestión es una ventaja competitiva, por ello necesitas completa disponibilidad para aprender más de lo que ya sabes.

La Asech establece que algunas de las principales áreas en las que debes instruirte para potenciar y dar vida a tu emprendimiento son:

  • Metodologías: métodos centrados en escalamiento de negocios, trabajo en equipo, creatividad, etc.
  • Liderazgo: cursos que enseñen las habilidades para conducir y articular las acciones, velando por el buen trato y un agradable ambiente de trabajo.
  • Finanzas: capacitaciones para adquirir conocimientos básicos que te permitan realizar análisis de finanzas a lo largo del tiempo.
  • Marketing digital: talleres para identificar herramientas y canales online útiles para vender.
  • Formación académica: diplomados y magíster en gestión, desarrollo de negocios, emprendimiento e innovación, evaluación de proyectos, etc.

Como emprendedor tendrás muchas preguntas antes de establecer formalmente tu negocio. La clave está en que tengas bajo control estos aspectos básicos para empezar con el mejor enfoque.

Habilidades del emprendedor exitoso

Las habilidades profesionales también juegan un rol importante a la hora de emprender.

La revista Emprendedores explica que alcanzas l éxito también si manejas las siguientes habilidad:

  • Orientación hacia el logro.
  • Independencia e iniciativa.
  • Superación y auto aprendizaje.
  • Intuición y visión a futuro.
  • Conservar la autoconfianza.
  • Gestión del fracaso.
  • Mantener emociones bajo control.
  • Aceptar los errores.
  • Medir el riesgo.
  • Desarrollar destrezas comerciales.
  • Comunicar y persuadir.
  • Hacer networking.
  • Negociar y liderar.
  • Tomar decisiones difíciles.
  • Adaptación al cambio.
  • Ser creativo.
  • Creación de oportunidades.

Seguramente algunas ya las dominas de forma natural. Las que no, nunca es tarde para que las desarrolles con la experiencia y formación profesional.

No improvises, ¡mejor prepárate!

Muchos de quienes inician en el mundo del emprendimiento consideran que gran parte del éxito futuro de su negocio está en tener una idea original e innovadora, sin embargo esto es solo el principio.

Ahora que ya conoces todo lo que implica iniciar tu propia empresa, ¿crees estar listo?

cta coaching financiero

Déjanos tu comentario