Resuelve tus dudas financieras
Alivio

Cobranza judicial y extrajudicial: ¿Qué son y cuándo ocurre cada una?

Publicado por Paola de Con Letra Grande

Paola es experta en finanzas personales y educación financiera

Cuando acarreas con deudas morosas lo mejor es tener conocimiento de lo que puede llegar a suceder, dentro de las posibilidades se encuentran la cobranza judicial y extrajudicial. Si has escuchado estos términos pero aún no tienes tan claro en qué casos puede suceder cada uno de ellos aquí te explicamos. 

En respuesta a las múltiples llamadas que reciben diariamente los chilenos con deudas por parte de entidades acreedoras, el Gobierno actualizó la Ley 19.496, que protege los derechos de los consumidores en materia de cobranza judicial y extrajudicial. 

Uno de los cambios más importantes que entró en vigencia es que las llamadas o visitas por cobranzas extrajudiciales solo están permitidas una vez durante el período de una semana. Esto debido a los problemas de salud mental que atraviesan las personas en crisis financiera

Sin embargo, aún con este beneficio para los consumidores, las personas y empresas no van a dejar de hacer sus debidas cobranzas. Por esta razón es importante que te armes de información para entender los tipos de cobro y cómo se dan en el proceso comercial, así evitarás muchos dolores de cabeza. 

¿Qué es la cobranza? 

Empezaremos por definir qué es la cobranza. Para varios expertos, es el proceso en el que una persona o empresa busca recuperar su dinero, es decir recibir el pago correspondiente a un servicio prestado o un producto vendido. Es más, las compañías suelen hacer gastos en cobranza para poder realizar estas acciones.

El término “cobranza” no es uno al que necesariamente le debas tener miedo, de hecho, si tienes un buen control de tus finanzas de igual manera te enfrentarás a la más común: la cobranza preventiva. 

¿Qué es la cobranza preventiva? 

Tal y como lo define el sistema de contabilidad Nubox, esta es la primera parada en los procesos de cobranza y tiene como objetivo evitar que los clientes caigan en mora. Comprende acciones como el envío de la factura y todos los recordatorios que se hacen antes del vencimiento de la misma como: llamadas, mensajes de texto, correos electrónicos y demás. 

Sin embargo, en caso de que la persona deje que se venza el tiempo límite de pago acordado, entran las dos alternativas que anteriormente mencionamos: la cobranza extrajudicial y la cobranza judicial. 

¿Qué es la cobranza extrajudicial? 

Después de que se vence el tiempo de pago, la empresa o persona que quiere recibir su dinero puede elegir la opción de empezar una cobranza extrajudicial. Esta se trata de usar todas las estrategias posibles, dentro del marco regulatorio, para lograr que el deudor cumpla su compromiso, las cuales pueden ir desde enviar un correo electrónico hasta hacer una visita en el lugar de trabajo. 

Peipro, una empresa de gestión de cuentas por cobrar, recalca algo muy cierto en relación a este tipo de cobranza y es que una entidad que se enfoca en acechar a su cliente deudor, inevitablemente lesiona la relación a largo plazo

Y es que, hay evidencia del acoso que pueden llegar a vivir los consumidores en mora, el medio digital Chocale informó que durante el año 2020 el Servicio Nacional de Consumidor (SERNAC) recibió 21.000 reclamos a razón de cobranzas extrajudiciales abusivas

Aquí la Ley del Consumidor juega un papel muy importante, pues establece los siguientes derechos para los deudores, si este es tu caso tenlos presentes:

  • Solo podrás recibir llamadas de cobranza en días hábiles de AM a 8 PM.
  • No le pueden informar tus deudas a familiares, jefes o cualquier otra persona que no tenga relación con las mismas.
  • Deben respetar tu privacidad en el hogar, convivencia y situación laboral.
  • No podrás recibir ningún tipo de documento que aparente o haga referencia a una gestión judicial.
  • Tienes derecho a pagar tu deuda directamente a la empresa a la que le debes.
  • Las acciones de cobranza extrajudicial serán válidas transcurridos 20 días de no haber pagado tu compromiso. 

La ley es muy clara al respecto: “Las empresas están en su derecho de exigir el pago de las deudas, pero la forma en que se realicen estas cobranzas no debe causar daños ni interrumpir la privacidad de los deudores”. 

¿Qué es la cobranza judicial? 

Esta es otra alternativa de cobranza pero no es la más común, ya que se refiere a iniciar un proceso judicial que obligue al deudor a pagar lo acordado. No es la opción favorita de las compañías ni personas, ya que implica un gasto en representación legal que en ocasiones puede llegar a ser alto. 

Es importante aclarar que solo está permitida si se tiene una deuda cuyo plazo ha expirado y el deudor debe ser notificado legalmente. El juicio tendrá como resultado el embargo de bienes para el pago del compromiso vencido.

Pero no te preocupes, si crees que puedes enfrentarte a este tipo de cobranza, hay maneras de evitarla. ¿Cómo? Repactando con la empresa o persona a la que le debes, con nuevos plazos y condiciones que te permitan saldar tu deuda. 

¡Ahora ya lo tienes claro!

Conocer los diferentes tipos de cobranza, sus definiciones y sus diferencias hace mucho más fácil para ti identificar qué puede pasar con tus deudas. Además, ya sabes tus derechos como consumidor y podrás hacerlos respetar de ser necesario, sin dejar de reconocer la necesidad de cobranza. ¡Esperamos que este artículo haya sido de tu ayuda!

 

Conoce tus alternativas para sacar un certificado de deudas con el sistema financiero

Déjanos tu comentario