Resuelve tus dudas financieras
Alivio

¡Sí, es posible! Aprende a ahorrar sin importar tu edad

Publicado por Paola de Con Letra Grande

Paola es experta en finanzas personales y educación financiera

Si en los próximos años vas a dejar de trabajar y te gustaría contar con dinero extra para mantener algunas comodidades, viajar con tu familia, arreglar tu casa o cumplir otros deseos, en este blog te contamos cómo generar desde ya un plan de ahorro para ti.

Todos alguna vez en la vida, sin importar la edad, hemos pensando en ahorrar para cumplir un objetivo. Ya sea ir de viaje con amigos, comprar una vivienda, pagar los estudios de los hijos, etc.

Si en tu caso ya tienes 50 años o más, has identificado que tendrás una jubilación que quizás no te permitirá tener tu actual estilo de vida o darte alguno de los gustos que deseas, y ya comienzas a preocuparte por ese futuro incierto, ¡tranquilo!.

Nunca es tarde para ahorrar, de hecho, según un informe de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), cuando las personas son adultos mayores comienzan a guardar dinero 3,2 veces más que el segmento de edad de 30 años.

Por lo mismo, acá te entregamos 3 ideas para que armes un plan de ahorro que te permite estar tranquilo ahora y durante los próximo años:

1. Define un objetivo a corto, mediano y largo plazo

Ahorrar sin objetivos no funciona porque las personas necesitan una meta, un anhelo, que los mantenga motivados y que además, les permita ir midiendo sus avances.

Por ello, comienza estableciendo tu objetivo al corto, mediano y largo plazo. Ideal que tus metas u objetivos sean SMART, es decir, específicos, medibles, alcanzables, relevantes y dentro de un plazo determinado.

Guiándote por la publicación del portal El Financiero sobre planificación de ahorro, considera que:

Objetivo al corto plazo

Es cuando es menor o igual a un año. Aquí cabe la compra de un auto, vacaciones, el arreglo de tu casa o también el respaldo en caso de tener algún imprevisto.

Para este objetivo calcula cuánto necesitas ahorrar cada mes desde enero hasta diciembre, así vas apartando el monto mensual para lograr tu meta.

Objetivo a mediano plazo

Es cuando tu objetivo es de entre 1 y 5 años; es decir, no planeas usar ese dinero hasta que termine el periodo de tiempo que has definido ahorrar. Los objetivos a mediano plazo se relacionan a utilizar una suma importante de dinero para un proyecto relevante para ti, como emprender, comprar una vivienda, etc.

Para cumplir este objetivo deberías calcular cuánto necesitas apartar anual y mensualmente.

Objetivo a largo plazo

Considerado como un ahorro a más de cinco años. Si tu proyección es comenzar a ahorrar para aumentar tus fondos una vez que jubilado, este sí o sí será un objetivo a largo plazo.

Al planear tu objetivo de ahorro ten en mente que te permita cubrir la brecha entre los ingresos mensuales de tu futura pensión y el nivel de gasto que exigirá el nivel de vida que quieres llevar cuando te retires. Para este tipo de objetivo evalúa algún instrumento financiero como un fondo mutuo, APV, Cuenta 2 u otro que te entregue rentabilidad al ahorrar.

2. Arma un presupuesto personal

La idea es que organices tus ingresos y egresos, así estás al tanto con exactitud de cuáles son sus gastos reales, cuánto dispones en el mes y cuánto sería factible que comiences a ahorrar.

Al analizar tus gastos es importante que identifiques cuáles podrías comenzar a reducir desde ahora o dentro de los próximos meses. Ayúdate descargando esta planilla gratis para contabilizar cada uno de los ingresos y egresos de tu bolsillo.

Con tu presupuesto también aprovecha de crear el hábito de consultar alternativas, comparar precios y de ver la factibilidad de crear dos fondos: uno para emergencias y otro para ir cumpliendo los objetivos que te has planteado.

3. Deshazte de tus deudas más grandes

Si actualmente tienes una deuda, crédito o préstamo hipotecario contratado con un plazo más allá de tu jubilación, debe ser tu prioridad pagar o reducir su monto antes de abandonar el mercado laboral.

De hecho, si no has pagado la hipoteca de tu vivienda y logras hacerlo antes de jubilarte, eliminas el gasto mensual que significa pagar un crédito o un arriendo.

Mientras vas reduciendo tus deudas, aprovecha de identificar si puedes generar algún dinero extra ya sea con asesorías, capacitaciones o algo vinculado a tu trabajo actual. También averigua si en tu trabajo tienen incentivos relacionados al retiro anticipado, muchas empresas están apoyando a que sus colaboradores se retiren con algún tipo de incentivo.

Nunca es demasiado tarde para comenzar

Si bien el futuro es incierto, cuanto antes comiences a planificarlo mejor será para cumplir tus metas. Por lo mismo, establece tus objetivos, arma tu presupuesto y dale prioridad a salir de los compromisos financieros más grandes, así lograrás ahorrar para tu retiro o futuro plan de vida.

Aprende a organizar tus finanzas personales

Déjanos tu comentario