Resuelve tus dudas financieras
Estabilidad

Gastos de marzo: ¿tarjeta de crédito o línea de crédito?

Publicado por Paola de Con Letra Grande

Paola es experta en finanzas personales y educación financiera

Todos somos conscientes que marzo es el mes donde más gastos se vienen encima, especialmente si se debe pagar el permiso de circulación, el colegio o la universidad de los hijos.

Si bien los gastos de esta fecha son altos, no hay que caer en desesperación si no sabemos cómo conseguir el dinero suficiente para cubrir todas estas necesidades.

Pero en este caso no nos referimos como solución solicitar préstamos o créditos.

Hablamos de otras opciones para conseguir este dinero extra: la tarjeta de crédito y la línea de crédito.

Esto nos ayudará a sobrellevar los gastos de marzo, siempre y cuando se sepa administrar y cumplir con los compromisos de pago que se adquieren.

¿Qué es una línea de crédito? ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas?

 

Cuando el sueldo no es suficiente para cubrir todos los gastos, surge la necesidad de obtener algún tipo de crédito o préstamo a corto plazo. Una alternativa para esto, es usar la línea de crédito de la cuenta corriente.

Una línea de crédito es una cantidad de dinero predefinida que el banco aprueba como préstamo asociada a tu cuenta corriente (tarjeta débito) cada mes.

Este dinero es para ser utilizado cuando te quedas sin fondos en tu cuenta corriente y con el que puedes disponer cuando lo necesites, y el valor otorgado a la línea de crédito dependerá del tipo de cuenta corriente que tengas y del monto que el banco te apruebe.

Si se da el caso de que no tienes dinero suficiente en tu cuenta corriente para pagar los intereses de la línea de crédito, o, en el peor de los casos, el valor total del préstamo, tu historial financiero se dañará drásticamente.

Esto puede generar dificultades para que en el futuro puedas solicitar algún crédito de consumo, por ejemplo.

Ten en cuenta que los riesgos de la línea de crédito son que se cobran intereses diarios y la deuda no se descuenta automáticamente cuando la cuenta tiene fondos. Por lo mismo, es recomendable usar la línea de crédito solo en situaciones puntuales, como por ejemplo, si te quedas sin dinero para pagar el permiso de circulación en marzo.

Y siempre intenta pagar el valor total que utilizaste, para mantener tu historial crediticio lo más limpio posible.

Otro consejo, es que al momento de abrir una cuenta corriente en un banco solicites un monto para la línea de crédito acorde a tus ingresos, para que tengas la certeza de que podrás pagar la deuda sin quedar con tu saldo personal en cero.

Y recuerda, una línea de crédito no ofrece las ventajas que tienen las tarjetas de crédito, como son los avances en efectivo, descuentos y promociones, millas para viajes, entre otras.

Existen también las conocidas líneas de crédito de emergencia, que son una línea adicional a la línea de sobregiro y se activan cuando se requiere hacer gastos extraordinarios o cuando las personas se sobrepasan con el monto total de la línea de crédito.

Si bien con esta línea de emergencias las personas podrán acceder de forma inmediata a una solución de crédito aprobada, existe el riesgo de que al no tener límites de uso, puede generar grandes deudas y altos pagos de intereses si no se sabe administrar.

Frente a esto, es importante que las personas se informen si su plan de cuenta corriente cuenta o no con una línea de crédito de emergencias, ya que si no se sabe utilizar correctamente, puede convertirse en un arma de doble filo.

En resumen, es importante tener cuidado al utilizar la línea de crédito, ya que muchas personas se mal acostumbran y la consideran como un segundo sueldo, lo que es completamente erróneo, ya que se trata finalmente de un préstamo constante que ofrecen los bancos.

Aprende a lograr la estabilidad financiera

¿Cómo funciona la tarjeta de crédito y cuales son sus beneficios?

 

La tarjeta de crédito, es un instrumento de préstamo que brindan las entidades bancarias o casas comerciales a personas naturales para que la utilicen como medio de pago en cualquier negocio adherido al sistema.

Hablamos de un medio de financiamiento que conlleva el compromiso que adquirimos como clientes para devolver el monto utilizado cada mes, además de pagar los intereses, comisiones y otros gastos que correspondan según las condiciones pactadas cuando se emite la facturación con fecha de pago límite.

Sin embargo, en la práctica, se dan los casos de que las personas no pueden pagar el monto total de la tarjeta de crédito, por lo que tienen la posibilidad de pagar el monto mínimo.

El hábito de pagar el monto mínimo en sí no es recomendable, ya que solo se logrará que el usuario demore más en liquidar su deuda, pagando más intereses, porque al tratarse de un monto tan bajo, la mayor parte de ese dinero va destinado a cubrir los intereses y no la deuda misma.

Pero si nos referimos a las ventajas de utilizar una tarjeta de crédito, es que podemos realizar las compras sin cuotas o con las cuotas que queramos, que pueden ir de 3 a 24 cuotas o más, dependiendo del tipo de tarjeta.

Además, las tarjetas de crédito, por otro lado, tienen la ventaja de incluir a los usuarios en programas de recompensas, puntos, millas y descuentos en diferentes comercios.

Es importante tener en cuenta que la responsabilidad financiera es un factor relevante al momento de hacer uso de una tarjeta de crédito, ya que es fácil gastar de más y luego notar que estás bajo una enorme montaña de deudas con intereses muy altos.

Conclusión

 

Recuerda siempre que no importa cuál sistema de crédito elijas, la clave está en tener cuidado al manejar la cantidad ofrecida en cuestión, especialmente si se trata para los gastos de marzo.

BCI

Cómo lograr la estabilidad financiera

En esta guía te entregamos los consejos y herramientas que necesitas para crear tu propio plan e iniciar desde ahora el camino hacia la libertad financiera

Descarga tu copia

Déjanos tu comentario