Resuelve tus dudas financieras
Sueños

Cómo decidir entre usar la tarjeta de crédito o crédito de consumo

Publicado por Francisco de Con Letra Grande

Francisco es experto en ahorro, endeudamiento, consumo y tarjetas de crédito.

Cada vez que queremos hacer un gasto extra y no contamos con el dinero en efectivo, pensamos en la posibilidad de ocupar productos como la tarjeta de crédito o pedir un crédito de consumo.

Pero, ¿qué es más conveniente?Recientemente un estudio basado en la información de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras, arrojó que en 2017 hubo 4,3 millones personas morosas en Chile.

Para no ser parte de esta cifra, lo más importante es tomar la mejor decisión. Por eso debemos conocer las ventajas y desventajas de ambas alternativas.

Por un lado, al crédito de consumo se accede a través de un banco o institución financiera y podemos pedir el monto que sea necesario, en las cuotas que acordemos, siempre y cuando demostremos que lo podemos pagar. En algunas ocasiones, estos proveedores ofrecen propuestas preaprobadas que son muy rápidas de gestionar.

La tarjeta de crédito se solicita a la entidad financiera y ésta asigna un cupo según nuestra capacidad de pago. Lo que compremos con la tarjeta de crédito puede ser pagado en las cuotas que determinemos. Hay tarjetas que ofrecen 3, 6 o 12 cuotas sin interés.

Por otro lado, si no la necesitamos y no hacemos uso de ella, no se cargarán costos por mantención.

Por lo general, las tarjetas de crédito tienen beneficios asociados como descuentos y acumulación de puntos que pueden ser canjeados por ejemplo, por productos o viajes. Sin embargo, muchas personas se dejan llevar por estos incentivos, antes de analizar correctamente la situación.

La verdad es que no existe un sistema que sea mejor que el otro. Aquí entran en el juego varios factores.

En el caso del pago de varios montos menores, la tarjeta de crédito puede ser una buena opción. En cambio, para compras de montos más elevados, el crédito puede ser la mejor alternativa.

Por ejemplo, si queremos hacer una remodelación, cambiar el auto o cualquier gasto grande y planificado, el crédito es conveniente y suele tener menor interés que la tarjeta de crédito. En otra palabras, es ideal para gastos que se paguen en un mayor plazo.

¿En qué hay que fijarse?

En el caso del crédito es muy importante cotizar y comparar. Como lo vimos en un blog anterior, el CAE es un indicador que nos hace mucho más fácil esta tarea. Este porcentaje arroja el costo del crédito.Y si llegamos a acumular varias deudas, probablemente será mejor pedir un crédito y fundir todos estos pequeños montos en una sola cuota.

Con la tarjeta de crédito, lo ideal es ir pagando las cuotas ordenadamente, antes de la fecha de vencimiento, y no sólo el monto mínimo.

Ten ojo porque cada tarjeta de crédito posee un cupo nacional e internacional. No olvides que hay servicios como Netflix que pueden ser cobrados a la cuenta internacional.

Lo más importante al momento de elegir una tarjeta de crédito es tener en cuenta variables como el interés, la comisión y seguros asociados, entre otros.

Conclusión

Antes de decidir entre tarjeta de crédito o crédito de consumo, lo básico es evaluar la real capacidad de pago que se tiene. En ambos casos es primordial tener claro nuestro presupuesto mensual para saber qué porcentaje de nuestro sueldo podemos destinar a pagar en deudas. Debemos tratar de elegir el menor número de cuotas para pagar más rápido y con menos interés.


 

BCI

Guía de planificación financiera para lograr tus sueños

¿Cómo ordenar mis gastos? ¿Cómo organizar mis finanzas personales? Con compromiso, disciplina y constancia. En esta guía de finanzas personales compartimos información práctica para ordenarte y llegar con más dinero a fin de mes. Descargar mi guía

Descargar mi guía

Déjanos tu comentario