Resuelve tus dudas financieras
Mi Empresa

Cómo calcular si tu pyme tiene el capital de trabajo que necesita

Publicado por Paola de Con Letra Grande

Paola es experta en finanzas personales y educación financiera

Si la prioridad es hacer crecer tu negocio, gestiona eficientemente su capital de trabajo, es decir, todos sus recursos financieros.

Cuando tu pyme está comienza, se expande, o consolida, tus prioridades cambian, algunos recursos se vuelven más importantes que otros, pero hay uno que no pierde nunca su lugar: contar con dinero para financiar el día a día de la operación y para crecer.

Nos referimos al capital de trabajo.

¿Qué es el capital de trabajo?

Son los recursos financieros que tu pyme necesita para continuar funcionando diariamente. Se conforma a partir de varios elementos como el inventario, efectivo y las cuentas por cobrar.

De ahí que su importancia es vital, más aún porque existe una relación directa entre la evolución del negocio y el capital de trabajo, sin recursos financieros tu negocio no crece, simplemente.

Si realizas una buena gestión del capital de trabajo, al momento de pensar en expandirte podrías:

  • Cubrir sin problema los costos de inversión.
  • Responsabilizarte, por un período determinado, de las ventas o servicios que tu negocio ha realizado y que no se han pagado aún.
  • Enfrentar cualquier tipo de emergencia o imprevisto sin correr el riesgo de caer en quiebra.

¿Cuándo el capital de trabajo es positivo o negativo?

Un capital de trabajo positivo se da cuando tu pyme posee más activos líquidos que deudas que vencerán en el corto plazo. Los ingresos superan a los egresos, por lo que es el escenario ideal para realizar acciones de crecimiento.

En cambio, el capital de trabajo negativo ocurre cuando hay menos ganancias, existen deudas y es necesario aumentar el dinero en efectivo para continuar operando .

¿Cómo calculo mi capital de trabajo?

Para calcularlo considera los activos que sobran en tu pyme en relación con los pasivos de corto plazo.

Capital de trabajo= activo corriente – pasivo corriente.

Por ejemplo:

  • Dispones de un total de activos de $50 millones (efectivo en caja y bancos),
  • Un total de pasivos de $15 millones (deudas a corto plazo y con proveedores).
  • Al restar el total activos menos los pasivos, te quedan $35 millones, que sería el capital de trabajo que tienes para pensar en un plan de expansión o crecimiento.

En resumen, el capital de trabajo es la sangre que hace funcionar a tu pyme. Pero es común que sufra una "anemia" porque tu negocio no maneja bien las platas o bien tiene clientes que le pagan tarde, mal o nunca.

En este caso, además de ordenar tus finanzas, tienes también la opción de solicitar soluciones de financiamiento externas como créditos comerciales, el leasing o el factoring para ir financiando tu capital de trabajo.

¿Existe financiamiento externo para aumentar el capital de trabajo?

Según la “Encuesta 2018 sobre el Ambiente de las Pymes en Chile”, de la plataforma de servicios profesionales 2X3, una de las grandes preocupaciones que enfrentan las pequeñas y medianas empresas es el acceso a herramientas de financiamiento.

Hay, los productos financieros que financian este tipo de necesidad son créditos comerciales e instrumentos del factoring.

Eso sí, antes de pedir un crédito debes considerar varios factores como las tasas de interés o el escenario si es que ya tienes otro crédito vigente. Es importante que cotices y compares las distintas opciones de crédito que se presentan en el mercado.

¿Preparado para calcular tu capital de trabajo?

Si la administración de tu negocio es eficiente y balanceas los gastos y activos, es posible que tu pyme cuente con capital de trabajo positivo que ayude a financiar sus operaciones y parte de la expansión.

En el caso de tener un capital de trabajo desfavorable, tienes que poner foco en todos los recursos que te permitan aumentar los ingresos: mejorar las ventas, reducir costos, y optar por alternativas de financiamiento externas.

cta coaching financiero

Déjanos tu comentario