Guía de finanzas personales: cómo ordenar mis gastos y ahorrar más 

Inicio   Alivio   Estabilidad   Vivir   Sueños   Negocios Guía de finanzas personales: cómo ordenar mis gastos y ahorrar más

¿Cómo ordenar mis gastos? ¿Cómo organizar mis finanzas personales? Con compromiso, disciplina y constancia. En esta guía compartimos información práctica para ordenarte y llegar con más dinero a fin de mes.

Administrar el dinero correctamente no es una tarea sencilla. Muchas veces caemos en diferentes tentaciones donde los gastos innecesarios pueden jugarnos malas pasadas, o en ocasiones, simplemente no nos alcanza el dinero para ahorrar y tener de respaldo en caso de cualquier necesidad.

Sin embargo, con una buena planificación financiera, podrás crear diferentes estrategias para abordar de la mejor forma los distintos escenarios y situaciones que se presenten en tu vida.

El proceso de planificación financiera se divide en 4 etapas:

Establece tus objetivos por orden de prioridad;
Define plazos límites para alcanzar estos objetivos;
Identifica tus metas y crea un presupuesto para cada una (abrir una cuenta de ahorro o crear nuevas fuentes de ingresos, por ejemplo);
Mide y controla tus decisiones financieras para no perder el control y la disciplina.

¡Siguiendo estos 4 pasos más los tips que te entregaremos en esta guía, podrás alcanzar tus metas y objetivos satisfactoriamente!

Escoge el tema que más te interese y comienza a aprender sobre planificación financiera ahora mismo:

 

I. ¿Cómo aumentar mis ahorros? 8 formas de llenar tu alcancía

II. 3 formas fáciles de generar nuevas fuentes de ingresos

III. Consejos y herramientas para administrar tu cuenta corriente 

IV. 6 razones que te impiden cumplir tus metas financieras

V. Finanzas Personales: 3 razones por que llegas sin plata a fin de mes

VI. Parte 1: Si estás corto de plata - Entiende cómo y por qué

VII. Parte 2: Si estás corto de plata - Ideas para no quedar en cero

 

l.¿Cómo aumentar mis ahorros? 8 formas de llenar tu alcancía

Sigue estas prácticas maneras de aumentar tus ahorros.png

Hay muchas maneras de mejorar tu capacidad personal de ahorro. Algunas son rápidas y sencillas de implementar, como cortar el agua mientras te cepillas los dientes o apagar las luces que no estás ocupando.

Otras requieren un poco más de tiempo, como es el caso de destinar un monto mensual de ingresos para inversiones.

Aquí te enseñamos algunas alternativas que requieren diferentes niveles de dedicación y esfuerzo, ordenadas desde la más fácil hasta la más compleja.

 

1. Sigue la regla de los 30 días


Es la práctica más fácil de implementar, pero a la vez la más difícil de seguir. Simplemente, espera 30 días antes de adquirir artículos que no sean de necesidad básica y resiste la tentación de comprar.

Después de un mes, te habrás olvidado del ítem o bien tu impulso habrá calmado.

 

2. Guarda el vuelto


Hoy en día es poco el vuelto que manejamos, gracias a las facilidades del dinero plástico.

Si usas efectivo para compras pequeñas, guarda lo que sobra en una alcancía o algo que te impida sacar ese dinero hasta que el envase esté lleno; destina ese dinero para salir de apuros o para las compras chicas de la casa.

 

3. Presupuesto limitado


Básicamente, es funcionar con un tope de gastos. En el caso de las deudas, los bancos normalmente recomiendan que la persona no se endeude por más de un rango de 60%-70% de sus ingresos totales. Aplica la misma regla para tus gastos.

 

4. Ojos en el objetivo


Nunca entres a una tienda o supermercado sin claridad de lo que necesitas comprar.

Ten a mano tu lista, en el celular o en papel. Sin embargo, cabe señalar que hacer una lista no es suficiente; sigue estos consejos la próxima vez que estés frente a la góndola o la vitrina.

  • Revisa la fecha de vencimiento. En el caso de productos comestibles de consumo diario, las fechas de vencimiento pueden ser más cercanas al día que las compraste. Pero si quieres congelar o guardar en la despensa, mejor compra productos  recién rotulados

  • Aprovecha los descuentos del día. Siempre es bueno revisar el catálogo o la revista de descuentos del momento porque incluye muchos productos de consumo básico. Fíjate en el precio por unidad que aparece siempre en la letra chica

  • Usa el supermercado más cercano. Organiza tus idas al super de tal manera que puedas ir caminando; te obligarás a comprar lo justo y necesario para no ir con mucha carga. Esto le hará bien a tu bolsillo y a tu espalda

  • Utiliza una bolsa ecológica. Muchos supermercados ofrecen bolsas resistentes y de gran soporte para llevar las compras. Son fáciles de usar y compactas para llevar en tu mochila o bolso. No compres más allá de lo que la bolsa puede soportar.

 

5. Aplica control automático


Ordénate pagando gastos del hogar o personales en efectivo y automatiza los montos grandes en el caso de los servicios básicos.

  • Usa dinero en efectivo para gastos menores por un monto que te acomode.
  • Deja la tarjeta de crédito o débito para compras de mayor envergadura o los gastos fijos, o bien organiza los pagos utilizando los servicios de Pago Automático con Cuenta Corriente (PAC) o Pago Automático con Tarjeta de Crédito (PAT).

 

6. Ahorra gradualmente


Ponte un límite de ahorro bajo y que te acomode al inicio; que no supere los $10 mil en un principio.

Cada uno o dos meses, reevalúa si puedes aumentar ese monto un poco más, por una cantidad que te siga acomodando, digamos entre $1 mil y $ 5 mil. Ponte un horizonte de un año y olvídate de ese dinero.

Mantenlo lejos, ya sea en una alcancía cerrada (la única opción de abrirla es rompiéndola), o mediante algún producto financiero de corto o mediano plazo y de rescate rápido.

 

7. Divide y vencerás


Separa los montos que destinas para gastos de aquellos que tienes pensado para ahorro. Evita alojarlos en la misma cuenta vista o cuenta corriente.

Transfiere un monto fijo todas las semanas a cuenta de ahorro, débito o a un producto financiero, como un fondo mutuo, un APV o una Cuenta 2, dependiendo del plazo de inversión que tengas para ocupar ese dinero.

 

8. Ponte en modo japonés


Los japoneses lo supieron primero que todos: la clave está en el orden.

Y fue así como desarrollaron el método Kakebo, que consiste en anotar todos los gastos fijos, variables, e ingresos de dineros de la persona o familia, separados en categorías (gastos del hogar, gastos personales, ocio, comida, etc).

¿Por qué lo ponemos al último? Porque de todas las maneras prácticas que puedes ahorrar, ésta requiere tiempo y dedicación exclusiva, y de un cambio de hábito.

El sistema consiste en hacer un monitoreo y revisión diaria y semanal de los gastos, e incluye la toma de compromisos, por ejemplo, dejar sagradamente de lado un monto fijo sólo para emergencias o un saldo mínimo en la cuenta corriente.

Como todo japonés, comprende un aspecto tanto filosófico como práctico. Al requerir dedicación diaria, la persona rápidamente visualiza por dónde “se va la plata”, y puede separar entre las compras innecesarias y las necesidades básicas.

Independientemente de cómo lo hagas -usando una libreta de apuntes, aplicaciones en el celular o tu computador, o con una plantilla en Excel, el punto es que visualices tu dinero.

Hay muchas maneras de mejorar tu capacidad personal de ahorro. Algunas son rápidas y sencillas de implementar.Otras requieren un poco más de tiempo.

Desde tu capacidad de ahorro hasta tu lista de compras, pasando por definir un monto fijo para emergencias y controlar gastos innecesarios, hay muchísimas formas de contestar la pregunta ¿cómo aumentar mis ahorros?.

Te invitamos a poner en marcha estos consejos ahora para avanzar hacia tus metas.

Descargar mi guía

II. 3 formas fáciles de generar nuevas fuentes de ingresos

3 formas fáciles de crear nuevas fuentes de ingresos BCI.png

 

Si tus ingresos no son suficientes para cubrir los gastos mensuales, y tu capacidad de ahorro no alcanza  para concretar tus objetivos, estás siendo parte de un problema que afecta a gran parte de los chilenos.

Acudir a algún crédito o préstamo para solucionar este problema, no siempre es la mejor opción, ya que finalmente te verás involucrado en más deudas y tremendos dolores de cabeza.

En cambio, tener múltiples fuentes de ingresos podría convertirse en la mejor decisión que puedas tomar.

Imagina que ganando $250.000 adicionales cada mes, podrías pagar parte o la totalidad de tus tarjetas de crédito, los créditos de los estudios de tus hijos, gastos comunes y cuentas básicas, o incluso, ahorrar para conseguir alguna meta que tengas en tu vida.

Si piensas que lograr la libertad financiera a través de ingresos extra es algo complicado, te equivocas. Solo necesitas de motivación y contar con una inversión inicial para iniciar nuevos proyectos.

A continuación, te explicamos tres sencillos tips para crear nuevas fuentes de ingresos. Pero antes debes saber qué es lo que te está inpidiendo llegar a fin de mes.


 

Dos razones de por qué el dinero no te alcanza 


Cada vez tenemos más gastos y los precios de algunos productos y servicios pueden aumentar, pero si en tu caso se acaba el dinero sagradamente cada quincena, entonces es momento de evaluar tus hábitos y gastos.

- ¿Sabes realmente cómo usar la tarjeta de crédito? Obtener una tarjeta de crédito es una solución para muchas personas, pero momentánea ya que puede terminar siendo un arma de doble filo.

Si ya tienes una o varias tarjetas de crédito, o estás a punto de obtener una, es necesario que te informes con tu ejecutivo de banco o casa comercial sobre todo lo que conlleva: el costo del crédito, los seguros adicionales que cobran y que quizás no son realmente necesarios, y tener total claridad sobre tus derechos como deudor.

Lo más importante es que canceles todas las deudas atrasadas que tengas, y evita pagar el monto mínimo de tus tarjetas de crédito. Es importante que dejes de gastar en lo que no es esencial hasta que salgas de todas - o la mayor parte- de tus deudas.

-Cuidado con gastar más de lo que ganas. Es uno de los principales peligros para quienes optan por solicitar créditos. Adquirir bienes o servicios que salen de tu presupuesto se convierte en un motivo para que no te alcance el dinero, ya que muchas veces terminas comprando cosas que realmente te sería imposible pagar.

¿La solución? Simple: Reduce tus gastos al mínimo.

Es importante que realices este ejercicio por lo menos los primeros 15 días durante tres meses, y una vez que reduzcas tus gastos, revises en detalle en qué gastabas más y por qué.

Cuando tengas claridad en ese aspecto, evalúa la posibilidad de eliminar esos gastos definitivamente o cuáles alternativas existen para obtener lo mismo pero a un menor precio.

¡Recuerda que es un ejercicio temporal! Después estarás agradecido de haber tomado esta inteligente decisión.

 

No es suficiente... necesito crear nuevas fuentes de ingresos


Ya conoces los posibles motivos por los que no te alcanza el dinero cada mes.

Si te complica poner en práctica los hábitos mencionados anteriormente, entonces una buena idea es que comiences a generar nuevas fuentes de ingresos. Te presentamos tres ideas a continuación:

1-Ten tu propio espacio en Internet y vende: sabemos que existen alternativas para vender a través de Redes Sociales o por sitios web especializados como Amazon o Ebay. Pero tener una tienda virtual alojada en un sitio web propio genera una mayor ventaja competitiva al momento de concretar ventas por Internet.

El primer paso es tener claridad sobre qué quieres vender; segundo, contar con una inversión inicial para adquirir los insumos, o bien comprar los productos directamente en alguna tienda mayorista o por un sitio web internacional.

Si no cuentas con el dinero suficiente para crear tus propios productos, te recomendamos partir con poco dinero, comprar poca cantidad y probar qué tal se adaptan tus ventas al nicho de clientes que escogiste.

Luego, deberás inventar un nombre creativo para tu tienda online, registrar la marca y crear un espacio en Internet.

Seguir estos últimos dos pasos al pie de la letra te ahorrará muchos dolores de cabeza.

Para tener éxito en tus ventas por Internet, debes tener un hosting o servicio de alojamiento que sea el mejor en servicio y con mayor rapidez. Existen hostings donde puedes obtener un dominio gratis y empezar a ganar dinero cuanto antes con tu negocio:  iPage, JustHost, o Fatcow son algunos de ellos.

Además, son sencillos de configurar, incluso, te regalan crédito promocional para realizar campañas promocionales en Google Adwords, Facebook y Yahoo (esto es útil para que difundas tu tienda virtual a tu nicho de clientes).

2- ¿Tienes alguna propiedad o habitación que no uses? Definitivamente Internet tiene de todo, incluso sitios especializados para que arriendes el departamento que no utilizas o la habitación disponible en tu casa a personas que viajan por todo el mundo. 

3 formas fáciles de crear nuevas fuentes de ingresos

La ventaja de estos sitios de alojamiento, es que los arriendos son mucho menos caros que los hoteles tradicionales, por lo que cada vez son más los turistas que buscan alternativas económicas para alojar en diferentes ciudades y países.

Piénsalo de este modo: tienes una habitación en tu casa que nadie ocupa, puedes decorar este espacio de la forma más agradable posible para dar residencia a huéspedes y ganar dinero extra por noche o por varios días.

Es importante destacar que la cantidad de dinero que cobres dependerá del tamaño y condición del inmueble que arrendarás (puede ser una casa o departamento completo, o sólo una habitación), además de la ubicación.

Naturalmente, si tu departamento o habitación está en un sector más exclusivo, o cerca de algún complejo turístico, tus ingresos serán mucho más altos.

3-Tus ahorros a plazo fijo. Otra forma de ganar dinero es a través del banco, mediante intereses. Es decir, ganas dinero ahorrando dinero mientras el banco te paga un porcentaje de la cantidad que depositas en tu cuenta de ahorros.

Los depósitos a plazo fijo son una forma de ganar dinero guardándolo en un banco pero sin tocarlo durante un periodo de tiempo determinado, lo que genera intereses.

Lo mejor de contar con un depósito a plazo fijo es que puedes rentabilizar tus ahorros sin exponerlos a riesgos variables.

Sin embargo, como ganancias, también existen penalidades. Por ejemplo, si por alguna razón debes sacar el dinero que depositaste con plazo de un año, el banco te cobrará comisiones y, dependiendo del monto, podrías salir perdiendo.

Por lo mismo, es muy importante que antes de adquirir un depósito a plazo fijo, preguntes por las penalizaciones por cancelación anticipada de los depósitos, a las que te expones si retiras el dinero antes del término del plazo programado. Toma una decisión sólo cuando tengas claro este aspecto.

Para no caer en este tipo de castigos, te recomendamos guardar un porcentaje de tus ahorros en un depósito a plazo fijo y el resto tenerlo a mano como fondo de emergencias.

Y para que tengas claridad de las ganancias por intereses que puedes obtener, también es necesario que averigües cuantos intereses otorga el banco por mes o por semestre según el monto a invertir.

Ten en cuenta que a veces las sumas que ofrecen los bancos son tan bajas que mejor no es conveniente arriesgarse.

Lo peor que puede pasar es cuando las deudas sobrepasan los límites y comienzan a afectar tu vida cotidiana y, sobre todo, tu salud financiera. Especialmente si consideramos que 20% de los hogares en Chile tiene más deudas que activos, según un estudio del Banco Central.

Por lo mismo, si inicias el desafío de crear nuevas fuentes de ingresos, es clave que a medida que generes más dinero, vigiles no volver a gastar más de lo que ganas. 

Así, podrás mejorar tu calidad de vida tranquilamente y de manera consciente.

 Descargar mi guía

3 buenas practicas para crear otras fuentes de ingreso-2 (1).png

 

 Descargar mi guía

IIl. Consejos y herramientas para administrar tu cuenta corriente

consejos y herramientas para administrar tu cuenta corriente .jpg

¿Eres nuevo en el mundo de las tarjetas bancarias o todavía tienes dudas de cómo administrar tu cuenta corriente de forma correcta? Tranquilo, porque actualmente existen múltiples opciones y herramientas para ordenar tus finanzas.

Hasta hace unos años, la única opción era tener el dinero en efectivo. No obstante, por seguridad y comodidad los bancos hoy brindan diversas opciones para guardar y utilizar el dinero, como son las tarjetas físicas.

Las alternativas más utilizadas son:

Cuenta Vista, con la que se puede administrar el dinero de forma más segura, pudiendo comprar, depositar, transferir o retirar dinero de cajeros automáticos.

Cuentas corrientes bancarias, que consisten de un contrato entre una persona natural o empresa y un banco, en el cual la primera debe depositar su dinero o autorizar a su empresa a ingresar en ella sus ingresoso cada mes.

En el caso de contratar un plan de cuenta corriente, las personas además pueden acceder a líneas de crédito, tarjetas de crédito y chequeras.

 

¿Qué debo saber antes de abrir una cuenta corriente? 


El contrato que se firma al momento de abrir una cuenta corriente
obliga al cliente a mantener dinero en la cuenta o bien pagar la línea de crédito cuando haya sido utilizada.

Entonces, si vas a abrir una cuenta corriente, debes ser muy organizado y cuidadoso, ya que si te quedas sin fondos, lo más probable es que tengas que ocupar la línea de crédito que finalmente es dinero que el banco te presta.

Entre las ventajas de abrir una cuenta corriente están:

  • Transacciones a través de un cajero automático, o directamente en la oficina de la institución bancaria
  • Mediante una chequera o banca online con acceso único
  • Posibilidad de generar pagos automáticos en cuentas de servicios (PAC)
  • Realizar compras con la tarjeta de débito; y, acceder a préstamos por la línea de crédito.

Considera que algunas líneas de crédito generan el pago de intereses sobre el monto utilizado, aunque dependiendo del caso también existen otras causas que pueden originar comisiones por su utilización y por seguros asociados.

¡Informate siempre antes sobre qué te conviene más!

Además, una cuenta corriente conlleva una serie de comisiones por administración o mantenimiento anuales y/o mensuales.

Para evitar cobros demás, es clave que averigues siempre antes con tu ejecutivo qué operaciones o seguros tienen algún costo adicional.

Los tipos de cuenta corriente existentes son muchos, y cada uno se adapta a las necesidades de cada persona o empresa.

Si cumples con los requisitos básicos para abrir una cuenta corriente , podrás averiguar si te conviene sacar una cuenta corriente individual o un plan cuenta corriente.

En algunos casos, conviene más contratar un plan de cuenta corriente.

En vez de contratar una cuenta corriente por separado, ya que el ahorro puede oscilar entre $238 y $25.984 en promedio mensual, o $2.856 y $311.808 en promedio al año, para las tarifas mínimas y máximas respectivamente.

 

¿Cómo puedo administrar mi cuenta corriente de forma segura?


Son muchas las instituciones financieras que ofrecen herramientas para administrar las cuentas y controlar eficazmente las finanzas.

Sin embargo, la herramienta más confiable para llevar un orden eres tú. Solo tú tendrás claridad sobre los depósitos que haces, cuánto saldo tienes disponible, las facturas, movimientos de cheques efectuados, entre otros procesos.

Si tienes poco conocimiento en la banca o eres nuevo en este mundo, debes estar tranquilo, ya que las instituciones bancarias ofrecen además otras herramientas adicionales para permitir el éxito de tus finanzas personales.

A continuación te mencionamos algunas de las herramientas más utilizadas y sus características. Si te quedas con dudas, es importante que consultes a tu ejecutivo.

1. Cajeros automáticos: Un cajero automático es una computadora de uso público que permite a los clientes bancarios manejar su dinero de forma eficiente y segura.  En la mayoría de los cajeros en Chile puedes puedes retirar dinero, consultar los saldo de tus cuentas, imprimir un estado de cuenta y transferir dinero.

Estos servicios habitualmente se pueden realizar cuando los cajeros son de tu propio banco, pero si son de otra entidad bancaria, tal vez sólo puedas retirar dinero en efectivo y consultar tu saldo.

Es muy importante que antes de empezar a utilizar cajeros automáticos averigües con tu banco si se genera algún tipo de algún cargo por su uso.

Ten en cuenta que la mayoría de los bancos sí cobran un cargo a las personas que no son clientes por el uso de sus cajeros automáticos.

2. Operaciones bancarias por Internet:  esta es una manera de manejar tus actividades bancarias de forma ordenada y personal, y lo puedes realizar desde tu computador o smartphone.

La ventaja de esta herramienta, es que puedes monitorear tus cuentas cuando quieras, sin la necesidad de tener que esperar el a recibir el estado de cuenta cada mes.

Realizando tus operaciones por internet, podrás tener claridad en tiempo real si las transacciones que has hecho han sido procesadas por tu banco, realizar transferencias a cuentas frecuentes, incluso, pagar tus cuentas.

Te recordamos que cada banco opera de diferente manera, por eso siempre es importante que averigües con tu ejecutivo.

Aprende a administrar tu cuenta corriente con estas herramientas  1

3. Alertas en tiempo real: imagina que te roban la tarjeta de crédito de tu plan de cuenta corriente.

Si la utilizan, lo más probable es que llegue una alerta de parte de tu banco como un mensaje de texto o notificación a tu email avisando que se ha generado un retiro con una suma de dinero diferente a los que sueles realizar.

Estas son las alertas de seguridad que la mayoría de las instituciones financieras ofrecen a sus clientes.

De este modo, podrás mantenerte informado con las actividades de tu cuenta, incluso recibiendo notificaciones cuando tu saldo disponible está por debajo o encima de un límite fijado anteriormente.

4. Depósito directo de remuneraciones: nada más seguro y cómodo que recibir tu sueldo en la tarjeta de tu cuenta corriente. Con el depósito directo, tu dinero ganado se deposita de forma automática el día de pago de cada mes.

Esta herramienta es fiable y segura, ya que seguirás recibiendo por correo el recibo de pago de tu empleador con el dinero que has ganado más todas las deducciones de impuestos, beneficios, etc.

Adicionalmente, puedes solicitar que tu devolución de impuestos sea depositada directamente a tu cuenta, como un proceso más rápido, seguro y conveniente que esperar un cheque impreso.

Como puedes ver, mantener un orden de tu cuenta corriente depende principalmente de tí. Las instituciones financieras otorgan herramientas útiles, pero si no las sabes administrar correctamente, podrías salir perjudicado.

Te recomendamos mantener un registro periódico de todas tus transacciones financieras para mantener un equilibrio y orden en tus finanzas y hacer seguimiento constante de tus gastos.

Considera estos últimos consejos:

  • Revisa constantemente el estado de tus cuentas utilizando los servicios bancarios en línea o móviles.
  • Mantén tu  PIN (número de identificación personal) y la contraseña de la banca en línea segura. ¡No se lo des a nadie más, es un dato privado e intransferible!
  • Asegúrate de notificar a tu institución financiera si has actualizado tus datos de contacto.
  • Revisa en detalle tus estados de cuenta mensuales. Si notas un error, llame a su institución financiera o ejecutivo personal.
  • Regístrate para recibir alertas de cuenta si lo ofrece tu banco. Como mencionamos anteriormente, estos mensajes de texto automáticos o alertas por correo electrónico te notificarán de un saldo negativo o negativo.
  • Revisa siempre  los Términos y condiciones de apertura de su cuenta para entender la política de disponibilidad de fondos del banco. Puede ser una tarea tediosa, pero es necesario.
  • No hagas clic en enlaces ni respondas a correos electrónicos solicitando tu información personal. Esto se conoce como "phishing" y ocurre cuando los delincuentes crean correos electrónicos ficticios que parecen ser de empresas de confianza. Por lo general, las entidades bancarias jamás solicitarán información confidencial como sus contraseñas, PIN, número de Seguro Social o números de cuenta vía correo electrónico.


Recuerda que
cada entidad bancaria tiene su modo de operar y sus condiciones, por lo que según nuestras necesidades, debemos buscar la que más se adapte a nosotros.

Descargar mi guía

IV. 6 razones que te impiden cumplir tus metas financieras

6-razones.jpg

¿Te pasa que a pesar de tener una o varias cuentas corrientes, sigue siendo muy complicado cumplir tus metas financieras? Cuando los sueños son inalcanzables por falta de recursos financieros, es frustrante.

En muchas ocasiones se debe a que los ingresos no son suficientes, en otras, a oportunidades perdidas. Pero no te desanimes, te presentamos 6 razones que pueden estar impidiendo cumplir tus sueños.

No obstante, hay ciertas situaciones o malas prácticas que también ponen obstáculos al logro de objetivos financieros como la casa propia o contar con un fondo de emergencia.

Algunas de estas razones son emocionales, otras dependen directamente del contexto de vida. Todas son superables si las reconoces y tienes la voluntad para erradicarlas.

 

1.- Falta de educación financiera 

Es la principal razón por la cual las personas no alcanzan sus sueños del punto de vista económico. Cuando la educación financiera es limitada, esto hace mella en la forma en que enfrentamos el dinero en nuestro día a día.

Ganar dinero no es lo mismo que administrarlo; ahorrar no es lo mismo que invertir; gastar no es lo mismo que comprar. Muchas personas confunden estos conceptos básicos cuando manejan sus ingresos.

 

2. Apatía financiera

La ignorancia financiera puede derivar en una actitud displicente hacia el dinero. Dado que no hay o hay pocos recursos, no se le presta suficiente atención para hacerlo crecer. El problema es que el uso del dinero pasa a convertirse en un inconveniente más que en una herramienta de mejora de la calidad de vida.

Por eso es recomendable reconocer la gestión del dinero, independiente del monto, como parte formal del día a día; como un componente básico en toda toma de decisión, sea económica o no.

 

3. Vivir con los papás

Quedarse en el hogar familiar después de graduarse del colegio, el centro de formación técnica o la universidad es común en Chile. Inicialmente, es una decisión óptima para ahorrar durante los primeros años de experiencia laboral.

Pero cuando ya te acercas a los 30 y todavía no alcanzas tu independencia económica y social porque preferiste la comodidad y seguridad que la casa de tus padres ofrece, es un obstáculo.

No te autoengañes; incluso si haces aportes monetarios, como pagar la cuenta de la luz o internet, no es lo mismo que comprar o arrendar un inmueble directamente, ni existe el mismo vínculo personal y económico que surge cuando tienes “lo tuyo”.


4. Compararse con los demás

“El jardín del vecino siempre es más verde”, dice el refrán. Si pierdes tiempo y te desgastas emocionalmente preocupándote de por qué el otro tiene más o menos que tú, estarás dedicando menos esfuerzo a salir de deudas o superar tu situación financiera actual.

Ten en cuenta que el contexto por el cual otros han llegado más lejos que tú, o viceversa, siempre es especial e irrepetible.

Una vez que aceptes que lograr tus metas financieras depende de ti y de cómo te ajustas a los pormenores y devenires que la vida te pone en el camino, entonces podrás alcanzar tus objetivos, financieros u otros.

  

5.- Sobreendeudarse

El crédito es una alternativa para obtener financiamiento de forma rápida y eficiente. Sin embargo, vivir en base al endeudamiento corta la conexión real con el dinero y fomenta la mala práctica de tapar una deuda con otra.

En estos casos, es normal confundir la buena deuda (cuando se solicita un crédito aún teniendo los recursos para así evitar usar todos los ahorros) con la mala deuda (gastar más de lo que se puede costear, como abultar las tarjetas de crédito).

 

6. Ignorar el futuro

Gastar en el presente sin considerar las necesidades futuras es una práctica común. Buscar la felicidad es loable, no así conscientemente ignorar que las condiciones actuales pueden cambiar para bien o para mal más adelante.

Cuando se trata de decidir qué hacer con el dinero,es importante tener altura de miras y destinar un porcentaje al ahorro para enfrentar las sorpresas que da la vida.

¿Te identificas con algunas de estas razones? Descuida, es normal que surjan en el camino y dificulten tu capacidad de avanzar y mejorar tu calidad de vida financiera.

No obstante, está en tus manos evitar que sigan consumiendo tu energía y bolsillo.

Descargar mi guía

V. Finanzas Personales: 3 razones por que llegas sin plata a fin de mes

Finanzas personales 3 razones por qué llegas sin plata a fin de mes.jpg

Trabajamos arduamente todo el mes para llegar al día del pago de sueldo. El problema es que este dinero se va rápidamente, primero, para cancelar las cuentas, y luego, dándonos algunos gustos. Lo complicado es entender todo lo que cuesta ganar dinero y lo rápido que se gasta.

Muchos chilenos no saben administrar su dinero. Muchas veces, los pequeños gustos pueden terminar generando más deudas y, en el peor de los casos, hacen que muchas personas se queden cada quincena sin dinero suficiente.

Si no eres ordenado y no cuentas con un presupuesto mensual de tus gastos, lo más probable es que el dinero que gastas en almuerzos, transporte, incluso en la comida ocasional con tus amigos, pueda sumar y generar serios problemas financieros.

El mal uso de las tarjetas de crédito es una de las razones por las que el dinero desaparece como por arte de magia. Sin embargo, existen otras grietas por donde se va la plata.

A continuación, compartimos 3 motivos de por qué llegas sin plata a fin de mes.

 

1. Gastar dinero en almuerzos

 ¿Alguna vez has realizado el cálculo de cuánto gastas cada día en almuerzos o salidas a comer fuera de casa?

Comprar almuerzo no es malo, el problema está en no llevar un orden o presupuesto fijo de cuánto deberías gastar.

Puede que un día compres algo rápido y no gastes más de $3.500. Pero otro día en tu oficina podrían decidir salir a comer todos juntos, gastando incluso más de $6.000 cada persona.

No se trata de no hacer vida social, simplemente se trata de llevar un orden y ahorrar lo más posible en almuerzos.

¿Y si empiezas a llevar comida de tu casa? Tal vez no tengas tiempo para cocinar, pero ahora que empieza el calor, ¡nada más sano y refrescante que llevar una gran ensalada al trabajo!

 

2. Deja tu tarjeta de crédito en la casa

Como comentamos anteriormente, tener tarjetas de crédito es cómodo y fácil, pero el riesgo está en que nuestra percepción real del dinero que tenemos, sea falsa.

Imagina que pasas por una tienda y ves unas zapatillas increíbles, recuerdas que andas con tu tarjeta de crédito en la billetera y lo primero que haces es entrar a comprarla en 6 cómodas cuotas.

La compra te resulta fácil y “sin dolor”, básicamente porque no ves cómo el dinero es traspasado de tus manos a las manos del vendedor. Esto sucumbe a las peligrosas compras impulsivas.

Si eres una persona que no puede controlar la tentación de gastar con tarjetas de crédito, simplemente te recomendamos dejarlas en tu casa muy bien guardadas y acostúmbrate al hábito de pagar todo lo que puedas con dinero en efectivo.

Lo más probable es que si dejas la tarjeta fuera de tu alcance, ahorrarás una cantidad de dinero bastante superior de lo que hubieras ahorrado con los descuentos y ofertas asociadas con tu tarjeta de crédito.

 

3. Edúcate con un curso online de finanzas personales

Este punto es clave para que no caigas en los malos hábitos mencionados anteriormente.  No hay excusas para no aprender, la educación continua es esencial para poder exigir tus derechos.

Hoy en día, la información gratuita que circula por internet ofrece un sin fin de guías y artículos relacionados a educación financiera.

Estas guías te ayudarán para aprender a gastar menos y planificarte. Además, muchas de ellas servirán para que te des cuenta de lo importante que resulta ahorrar a largo plazo. ¡Resuelve tus dudas financieras justo cuando lo necesitas!

 

Muchos chilenos no saben administrar su dinero. Muchas veces, los pequeños gustos pueden terminar generando más deudas y muchas personas se queden cada quincena sin dinero suficiente.

Lo normal es darse gustos de vez en cuando, ya que el ideal es poder vivir para trabajar, y no lo contrario. Entonces, ¿qué es lo máximo que deberías gastar en actividades de ocio y entretenimiento cada mes?

Según el Contador Público y Planificador Financiero Thomas Corley, el número mágico es máximo el 10% de tu ingreso neto mensual.  

Esa cifra cubre ir a restaurantes, vestuario, bares y cine. ¿Y si surge algún capricho extra ocasional, como masajes, clases de baile o un viaje improvisado a la playa? También entran en esta categoría.

Ten en cuenta que mantener tus gastos adicionales por debajo del 10% al mes, podría significar hacer algunos sacrificios. "Si hacerse rico fuera fácil, todos serían ricos", escribe Corley. "Si quieres estar en otro lugar, lógicamente vas a tener que hacer las cosas de manera diferente".

¡Intenta hacer esta prueba del 10% por un mes para ver qué tal te va!

 Descargar mi guía

Vl. Parte 1: Si estás corto de plata - Entiende cómo y por qué

4-preguntas-debe.jpg

Una historia típica: empezó el mes y, en un abrir y cerrar de ojos, ya estás en cero o a punto de estarlo. ¿Sabes siquiera por qué?

Para saberlo, debes primero encontrar la raíz del problema de tus bolsillos vacíos.

Para eso responde las siguientes preguntas y ya estarás dando el primer paso hacia tu independencia y estabilidad financiera.

 

1. ¿A dónde fue el dinero?

Muchas personas tienen claro cuáles son sus ingresos, pero no sucede lo mismo con sus gastos y compras.

A veces es tan simple como revisar detalladamente la cuenta corriente o la cantidad de boletas que abultan la billetera.

Otras veces no. Poner demasiada atención al detalle de tus ingresos y egresos sin contar con una estrategia o plan a largo plazo te hace perder la perspectiva global de tus finanzas personales.

Por eso, a medida que investigues cada flujo de entrada y salida de dinero, y por qué desaparece tan rápidamente, evalúa cuáles quisieras mantener, reducir, o eliminar; desde la plata para el pan hasta el PAC con el que pagas el seguro catastrófico, pasando por la compra de la bebida en el almacén de la esquina y la revisión técnica del auto.

  • Pon atención a las fechas y detecta los períodos más intensos de desembolsos; ¿es en la primera o segunda quincena?
  • Clasifica los tipos de gasto; ¿comida o del hogar? ¿cuentas básicas y/o superfluos?
  • Separa si es deuda o compras; ¿ropa o entretención? ¿crédito hipotecario, crédito con garantía estatal (CAE) o la tarjeta de crédito?

2. ¿En cuánto tiempo se va la plata?

Si no tienes claridad de los tiempos en los cuales gastas más, te sorprenderás cada vez que llegue fin de mes.

Así que responder esta pregunta cae de perilla tras haber hecho un estudio acabado de tu flujo de gastos. ¿Son todos inmediatos, o también hay cuotas de compras a crédito o deudas pasadas? ¿Estás ahorrando? ¿Pides muchos anticipos? ¿Demoras días o semanas en quedar con poco dinero?

Una vez que sepas bien cuáles son las fechas clave y cada cuánto tiempo ocurren:

  • Agrupa según urgencia, monto u otra variable de importancia.
  • Separa los grandes montos de los pequeños.
  • Distribuye dentro de la semana, mes, o trimestre para que nunca se junte más de una compra de mayor monto u envergadura.
  • En el caso de algún producto o servicio financiero de deuda, consulta a la institución que te entregó el dinero cuáles son tus opciones de cambio de fecha de pago.

 

3. ¿En qué gasto tanto?

Un ejercicio que no puedes dejar de hacer específicamente es calcular los grandes montos y los pequeños.

Los primeros son más fáciles de identificar y los tienes más presentes que los segundos. Posiblemente te preparas mejor para costearlos.

A los pequeños, en tanto, probablemente no les prestas mucha atención porque son esporádicos o bien son tan bajos que no los consideras importantes.

Pero son los gastos chicos los que terminan muchas veces dejándote en cero.

No te sorprendas si al sumarlos todos te das cuenta de que hacen una suma considerable. Una vez que lo tengas claro:

  • Ponte un límite máximo de efectivo para este tipo de salidas de dinero.
  • Adelanta tus compras en el supermercado o en el almacén en el caso de ser comidas o bebidas.

 

4. ¿Estoy ahorrando demasiado?

Podría suceder que estés destinando grandes cantidades de dinero a seguros y alternativas de ahorro como depósitos a plazo, APV o fondos mutuos, y estás quedándote con poco dinero en efectivo para cumplir con lo básico.

Si éste es el caso, reevalúa las cantidades destinadas, y programa tu ahorro según la cantidad de dinero que ingresas, no al revés.

Esto no significa que dejes de ahorrar; simplemente, hazlo según tus capacidades y flujos, conociendo tus períodos más intensos y los más tranquilos.

Si tienes un descuento automático para ahorro, considera programarlo en una fecha que no coincida con las cuotas de crédito o el descuento automático de la tarjeta de crédito.

 

5. ¿Soy yo o alguien más?

Si tienes una pareja o familia que mantener, o sólo eres tú, debes saber con exactitud cuánto significa cada uno de ustedes en gastos.

 

  • Si tienes hijos, ¿les compras muchas cosas o sólo lo básico? ¿Arriendas o pagas dividendo? ¿Gastas más en comida o en entretenimiento para los más pequeños?
  • Si la soltería es lo tuyo, o estás con pareja, ¿viajas mucho? ¿Te gusta salir con tu pareja o amigos? ¿Divides las cuentas o tú corres con todo? ¿Cocinas más en la casa o prefieres comer afuera?

 Si quieres terminar con la angustia a fin de mes, es momento de hacer una reingeniería financiera.

Una vez que tengas claras las razones que te dejan “corto de plata”, enfócate en remediar la situación detectando exactamente cuáles son los gastos que más exprimen tu bolsillo.

Descargar mi guía

Vll. Parte 2: Si estás corto de plata - Ideas para no quedar en cero

parte-2---4-preguntas.jpg

Ya sabemos que empezar el mes con un bajo presupuesto es una situación normal en la vida financiera de muchas personas.

Sin embargo, algunas medidas ayudarían a solucionar este problema.

Por ejemplo, según la última Encuesta Global sobre Confianza del Consumidor, Preocupaciones e Intención de Compra que realizó la compañía de estudios Nielsen, los chilenos están reduciendo el gasto en entretenimiento fuera del hogar.

Y es muy probable que éste sea el ítem que más necesitas mejorar para llegar a fin de mes.

Para solucionar tus problemas de dinero, debes empezar respondiendo las siguientes preguntas:

 

1-¿Realmente lo necesito?

Antes de comprar cualquier cosa, es esencial que te cuestiones si realmente lo necesitas. Puede ser una pregunta básica, pero en muchas ocasiones olvidamos hacerla por el impulso de comprar.

 

  • ¿Es el momento para hacer este gasto?, ¿lo necesito ahora o puedo postergarlo? Y lo más importante: ¿realmente lo necesito?


Probablemente, si no está dentro de tus gastos fijos, la respuesta será "no". Esta pregunta te ayudará a tomar una decisión más consciente y responsable. Evita “aprovechar” las ofertas y promociones que parecen muy convenientes, pero sean quizás completamente innecesarias para ti en ese momento.

 

2-¿Hay una alternativa más barata?

Si decidiste hacer una compra a pesar de tener un presupuesto apretado, lo principal es cotizar y comparar. Puede que en otro momento del mes o a fin de temporada, el mismo producto esté con descuentos.

Actualmente existen plataformas que ayudan a hacer una comparación de precios online, como Knasta o SoloTodo, por lo que en pocos minutos puedes encontrar el lugar más conveniente para un determinado producto.

Asimismo, te recomendamos revisar los descuentos a los que puedes acceder. Los bancos,cajas de compensación y compañías telefónicas, entre otras, suelen tener descuentos en comercios asociados. Usa estos beneficios cada vez que puedas.

 

3-¿En qué gasté de más?

Para nadie es cómodo analizar por qué el presupuesto mensual no alcanzó, pero es esencial si quieres evitar que esto se repita el próximo mes. Sólo analizando detalladamente tus gastos podrás entender en qué momento te saliste del plan.

Ya te comentamos cuáles son las razones típicas de por qué quedas corto de plata, y te recordamos que es importante que para no destines más de 10% de tu sueldo a los "gustitos". De esta forma, podrás evitar quedar con la cuenta en negativo.

 

4-¿Mi sueldo alcanza para el estilo de vida que llevo?

Si terminas el mes muy apretado o con dinero en contra es evidente que hay algo mal en tus finanzas personales y planificación.

¿Qué porcentaje de tu sueldo destinas para los gastos fijos? Éstos son todos aquellos que debes mantener mes a mes. Bajo este ítem puedes considerar el arriendo o dividendo, colegiatura, pago de créditos, etc.

Aunque parezca una tarea complicada, hacer este cálculo es muy fácil. Incluso existen páginas web como la del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), que ayudan a contabilizar todos los ingresos y egresos de una persona. De esta manera tendrás claro si realmente puedes costear el estilo de vida que llevas.

Asimismo, debes considerar un porcentaje para los gastos variables que debes cubrir mes a mes. En este concepto debes incluir desde los regalos hasta salidas a comer. Lo principal es que tengas un estimado, para que puedas planificarte.

En síntesis: empieza por casa

Evitar malos ratos a fin de mes es muy fácil si empiezas a ordenar los gastos. Discriminar entre lo necesario e innecesario es clave en este proceso.

Aunque todos tenemos gastos inesperados, siempre hay que determinar un monto para cubrirlos. Ésta es la mejor manera de tener una planificación y darte un gustito sin arrepentirse después.

Conclusión

Administrar el dinero correctamente no es fácil.

Muchas veces caemos en diferentes tentaciones donde los gastos innecesarios pueden jugarnos malas pasada.

Otras veces simplemente no nos alcanza el dinero para ahorrar y tener de respaldo en caso de necesidad.

Sin embargo, con una buena planificación financiera podrás tomar mejores decisiones si buscas cómo alcanzar metas financieras.

Esta es la clave para crear estrategias que permitean abordar las situaciones que se preseten en tu vida. 

Lograr tus metas –sobre todo las financieras– es sinónimo de éxito. Esperamos que esta guía te sea útil para ello.

Descargar mi guía