Resuelve tus dudas financieras
educación financiera

Practica estos 4 hábitos financieros e incrementa tu calidad de vida

Publicado por Francisco de Con Letra Grande

Francisco es experto en ahorro, endeudamiento, consumo y tarjetas de crédito.

Los buenos hábitos financieros mejoran la calidad de vida y, por lo mismo, deberían inculcarse a personas de todas las edades.

Porque así como realizar ejercicios todos los días te ayuda a tener mayor claridad mental y condición física, si ejercitas los siguientes hábitos también podrás gozar de una mejor estabilidad emocional.

Los hábitos te ayudan a avanzar o limitan tu progreso; por tanto, tu calidad de vida es el reflejo directo de cómo los implementas. Es la hipótesis de este interesante artículo de Entrepreneur.

En este mismo se asegura que cualquier lista de hábitos para mejorar la calidad de vida debe incluir el tema financiero. Esto, no solo con el afán de triunfar económicamente, sino para mantenerse emocionalmente estable.

Los hábitos financieros que mejoran tu calidad de vida

 

1. Presupuesta y monitorea cada uno de tus gastos

Cuando recibes tu sueldo más o menos sabes lo que vas a gastar en alimentación, educación, vivienda y transporte, pero, ¿ubicas el monto exacto de los desembolsos extra que puedes hacer en el mes sin que esto perjudique tu economía Probablemente no.

Al respecto, los expertos señalan que llevar una cuenta clara tanto del dinero que entra a tu hogar como del que sale, es una buena manera de mejorar el uso de tus recursos. De hecho, el ranking con los “30 hábitos financieros que debes tener a los treinta años” de Forbes, expresa que sin un presupuesto mensual difícilmente podrás:

  • Gastar menos de lo que ganas
  • Contratar un seguro médico y/o de vida
  • Ahorrar para la educación de tus hijos o jubilación
  • Liquidar tus deudas
  • Invertir

Es que los gastos imprevistos son, por lo general, pequeños y muy fáciles de obviar, sin embargo, cuando se acumulan, pueden desestabilizar a cualquiera.

2. Ahorra siempre que puedas e invierte con prudencia

Guarda una parte de tus ingresos para el futuro. De esta forma, tendrás dinero en caso de sufrir alguna eventualidad, podrás invertir en proyectos e incluso darte alguno que otro gusto sin tener que pedir prestado.

Sin embargo, ahorrar a veces no es tan fácil, sobre todo si eres incapaz de ordenar tus finanzas personales. Por esto, convierte esta acción en un hábito que te asegure un devenir tranquilo.

Piensa que lo recomendable es que tengas al menos 6 meses de ingresos ahorrados para cualquier imprevisto.

3. Haz un plan y apégate a él

Independientemente de la etapa en la que te encuentres, ten un plan financiero. Esto, porque el camino es más sencillo cuando no solo tienes estrategias que realizar y objetivos que cumplir. Además, es clave que lleves registro de tu trayecto.

La idea es que tu plan considere todos aquellos ingresos y gastos que vienen en el corto o largo plazo, como las bonificaciones de la empresa o la jubilación, respectivamente. Así lo sugiere el sitio Saber Más, Ser Más.

4. Edúcate en la materia

El portal Saber Más, Ser Más también señala que cuando te especializas en educación financiera te empoderas de tal manera que eres capaz de solucionar cada vez más contingencias de esta materia.

Por esto, hoy existen instituciones que fomentan la enseñanza en finanzas personales precisamente para incrementar la calidad de vida. Tal es nuestro caso.

 

Disfruta de tu bienestar financiero

Todos estos hábitos no hacen más que avivar la conciencia respecto a tus ingresos, gastos y también la manera en que administras el dinero. Con que partas realizando uno para luego ir sumando los otros, tus días serán cada vez más placenteros.

Finalmente, es mejor tener el propósito de mejorar tu calidad de vida a través de las finanzas que el solo hecho de juntar dinero.

 

Nueva llamada a la acción

 

Déjanos tu comentario