Resuelve tus dudas financieras
educación financiera

Cómo elegir el riesgo de tu inversión considerando el factor tiempo

Publicado por Paola de Con Letra Grande

Paola es experta en finanzas personales y educación financiera

Para invertir en alternativas financieras que conlleven beneficios, es súper necesario entender la lógica que hay detrás de la relación entre riesgo y tiempo dentro del mundo de las inversiones.


Como hemos visto en artículos relacionados, el riesgo de las inversiones es algo que no se puede evadir, sino que más bien es necesario aprender a vivir con la incertidumbre que significa la probabilidad de perder lo aportado o que una inversión no tenga el comportamiento que esperas.

En este sentido, es clave saber los tipos de riesgos que existen al invertir, así como también descubrir si hay maneras de cuantificar el riesgo probable según las herramientas financieras disponibles. Así, estarás más seguro -o no- ante la determinación de inyectar recursos al mercado.

Pero todavía más importante de abordar es uno de los aspectos cruciales de toda inversión: el tiempo durante el que tendrás el dinero invertido, cualquiera sea el producto financiero elegido para esto, y antes de determinar el riesgo y decidir si la transacción que quieres realizar es realmente conveniente.

¿Por qué es tan importante el factor tiempo en el éxito de tu inversión?

Como indica la guía sobre “Cómo elegir bien el riesgo de tus diferentes inversiones”, mientras más tiempo puedas dejar que rente tu dinero, mejores opciones tienes de invertirlo en alternativas más riesgosas.

Y es que toda inversión debe considerar y analizar los factores tiempo y riesgo -ojalá en este orden-, pues antes de estar en condiciones de calcular el rendimiento esperado de tus inversiones, es mejor que sepas cuánta duración puede tener cada una.

Lo mismo pasa para saber si la ganancia real es la esperada. Es lo que opinan los asesores de Finanzas Prácticas, quienes también señalan la importancia de recordar que las inversiones no son estáticas, y que los ingresos y gastos varían dependiendo del período en que se midan.

Por esto, antes de empezar a invertir, desarrolla un plan de inversión para un tiempo determinado, donde puedas responder asuntos como: ¿cada cuánto tiempo quieres obtener ganancias? o ¿estarás pendiente todo el tiempo de tus inversiones o lo verás indirectamente?

¿Cómo eliges entonces el riesgo en cada inversión?

Basándonos en la guía mencionada más arriba, así como también en los asesores de Finanzas Prácticas y nuestro blog de Educación Financiera, se pueden establecer los siguientes pasos para no solo enfrentar el temor de invertir, sino que decidir acorde a tu disponibilidad de tiempo.

1. Define plazos según cuándo requieras usar tus inversiones

Lo primero que debes hacer es dividir tu dinero para invertir en base a los plazos en que necesitarás los distintos montos de vuelta. No es una tarea fácil, porque además siempre está en juego el futuro incierto, sin embargo, una vez hecho esto, tendrás un buen tramo avanzado.

A grandes rasgos, existen los siguientes plazos de inversión:

  • Corto plazo: período menor a un año.
  • Mediano plazo: ciclo de 1-3 años (aunque también hay inversionistas que consideran un rango mayor de 1-5 años).
  • Largo plazo: se dice que una inversión es en el largo plazo cuando se mantiene el tiempo suficiente como para trascender un ciclo financiero, esto es, más de 5 años.

2. Descubre cuáles son las herramientas para cada uno de los montos de dinero con que cuentas

Una idea general con la que puedes contar para ver dónde ubicas cada una de tus inversiones, es la que entrega la guía “Cómo elegir bien el riesgo de tus diferentes inversiones” y que propone optar por alternativas más tradicionales en períodos cortos, y viceversa:

  • 3-10 días: cuenta corriente
  • 2-3 semanas: fondo mutuo money market (más conservador que uno normal)
  • 1-6 meses: depósito a plazo o fondo mutuo conservador
  • 6-12 meses: fondo mutuo conservador
  • 1-3 años: fondo mutuo moderador
  • 3-10 años: fondo mutuo arriesgado
  • Más de 10 años: fondo mutuo muy arriesgado

3. Diversifica tu dinero

Esto ayuda a invertir en base a la subida de un mercado en su totalidad y no a acciones específicas. Es lo que también se conoce como la lógica de “no meter todos los huevos en la misma canasta” y se logra a través de un portafolio de inversiones que equilibre las operaciones de alto riesgo con aquellas que son más seguras.

Como sugiere este artículo de La Tercera sobre qué hacer con tus inversiones en tiempos de crisis, una opción es invertir una parte en activos muy líquidos como caja en pesos o dólares, y otra, en depósitos a plazo u otros instrumentos, ojalá no tan riesgosos como las acciones.

4. Invierte regularmente

Una vez que ya “tienes tu dinero en canastas distintas”, la idea es que sigas invirtiendo de forma periódica, porque aunque no lo creas, esto disminuye el riesgo. Como los mercados suben y bajan constantemente, si compras una sola vez, existe la posibilidad de que lo estés haciendo caro.

En este punto, deberías hacer lo mismo que recomendamos en el paso 1: dividir el monto que piensas invertir y depositarlo a través del tiempo. Así, tus inversiones tendrán un rendimiento más estable.

5. Confía en tus decisiones de inversión

Según los expertos, mientras más meses o años dure una inversión, mayores van a ser sus beneficios, y viceversa.

Por eso, si ya armaste tu portafolio de inversiones en base a distintos niveles de riesgos, déjalas estar y soporta las caídas, pues esto es normal. Además, después de una gran baja, viene un alza importante que, según los inversionistas, son claves para la rentabilidad.

Ahora sí: a ganar dinero con tiempo

Saber exactamente los montos que tienes disponibles para invertir es muy importante, ya que te permitirá poner límites a posibles pérdidas así como reconocer las verdaderas ganancias.

Además, cuando conoces el plazo de tiempo durante el cual cada uno de los montos quedará guardado, no solo has avanzando un buen tramo en tu plan de inversión, sino que ya puedes estimar los niveles de riesgo que vas a asumir en base a las características de cada herramienta financiera.

Los tips de inversión aquí son clave, no solo para resistir los contratiempos económicos, sino que también para incrementar tus ganancias.

Ahora sí, habiendo evaluado todo lo necesario, no queda más que cultivar la paciencia y esperar a que cada inversión te devuelva dinero a su debido tiempo.

 

¡Averígualo descargando este manual!

Déjanos tu comentario