Cómo empezar a invertir 


Ahorrar no es suficiente para construir un capital que te permita consolidarte o juntar un patrimonio. Es necesario invertir. 

Invertir es la ciencia y el arte de saber dónde poner tu dinero –acciones, instrumentos financieros, propiedades o empresas– para que crezca y produzca ganancias.

Pero dar el primer paso es difícil, y muchas personas –con razón– temen cometer un error que cueste caro. Esta guía es una introducción al mundo de las inversiones. Úsala para obtener una visión general de cómo se hace y qué esperar. 

Y si decides lanzarte, no dejes de asesorarte por un experto. 

l. Cómo empezar a invertir: ¿Quieres invertir y no sabes cómo empezar?

 

empezar-a-invertir

Para comenzar, debes tener claro que invertir simplemente consiste en poner a trabajar tu dinero de manera tal que logres aumentar tus ingresos en el tiempo.

 

Sin embargo, elegir el tipo de inversión puede volverse complejo si no tienes claro para qué quieres invertir, o no entiendes la diferencia entre acciones, bonos, bienes raíces, o fondos mutuos.

 

Todo inversionista responsable dará los mismos pasos iniciales: primero, estudiar las alternativas disponibles, y luego elegir la más adecuada para sus necesidades.

 

A continuación te explicamos los primeros pasos y preguntas que debes responder para que tu inversión vaya en la dirección correcta.

 

1. Una de las primeras cosas es descubrir cuál es tu perfil de inversionista

 

 Tu personalidad y tu perfil de inversión no siempre son iguales. Que seas tímido no significa que seas conservador para invertir, o disfrutar los deportes extremos no te hacen necesariamente una persona poco inversionista. 

Hay cientos de tests en Internet que puedes hacer para definir cuál es tu perfil de inversión; empieza con éste que ofrece la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS).

 

Aprovecha también los cuestionarios que muchas instituciones financieras ofrecen a sus clientes responder para determinar su perfil.

 

Mientras mejor conozcas cuál es tu nivel de riesgo respecto a cómo se comportará tu dinero en un contexto de inversión, mejor decisión tomarás.

 

2. Decide cuánto dinero tienes para invertir

 

Saber exactamente cuánto es el monto que tienes disponible para invertir te permitirá poner límites a posibles pérdidas y reconocer las verdaderas ganancias.

 

Para conocer esta cantidad, debes primero organizar tus finanzas y saber cuánto estás dispuesto a invertir en un tiempo determinado.

 

En una inversión el dinero cambiará de valor, y esto no debe afectar tus finanzas personales. Por eso recomendamos que separes aguas; el dinero que usas para tus gastos no es el mismo que ahorrarás, y tampoco el que invertirás.

 

Finalmente, ten en cuenta que el dinero que tienes disponible para inversión debe alcanzar para todos los costos asociados y mínimos requeridos según el producto financiero que elijas.

 

Averigua los montos mínimos de inversión, muchas veces son menores a lo que imaginas y todos pueden invertir.

 

3. Entiende los conceptos básicos

 

Una vez que ya sabes cuál es tu perfil y tienes claro cuánto dinero usarás, debes conocer los dos conceptos básicos de toda inversión: Riesgo y rentabilidad.

 

¿Qué es el riesgo?

 

Es el concepto general asociado a las fluctuaciones que rodean las operaciones de una inversión respecto a los valores esperados.

 

¿Qué es rentabilidad?

 

Es la capacidad que la inversión de tu dinero tiene para generar ganancias.

 

Una persona que invierte elige entre el riesgo o la rentabilidad dependiendo de su objetivo de inversión: resguardar dinero u obtener una mayor ganancia.

 

Son dos las premisas con las que deberás elegir entre alternativas de inversión de mayor o menor riesgo y rendimiento:

 

  1. Si las condiciones de riesgo son iguales, opta por la inversión que ofrece mayor rentabilidad.
  2. Si las condiciones de rentabilidad son iguales, opta por la de menor riesgo.

 

Cuando tengas claros estos términos, comprenderás con mayor facilidad tus alternativas de inversión actualmente disponibles en el mercado chileno:

 

  • Acciones
  • Bonos
  • Fondos Mutuos
  • Fondos inmobiliarios
  • ETFs

 

 

4. Establece un objetivo

  

¿Para qué quieres ahorrar? ¿Cuál es tu objetivo de inversión? ¿Cuáles son tus plazos para ambos? Éstas son sólo algunas de las preguntas que debes hacerte para identificar la causa que te lleva a apartar un monto de dinero para resguardar o rentabilizar.

 

Es recomendable que tenga una meta clara, que oriente tu planificación financiera, y te ofrezca altura de miras ante los imponderables que surgirán en el camino.

 

5. Elige el producto financiero que mejor te acomode

 

Esta decisión influirá tu plan de inversión. El producto que elijas debe acomodarse a tu perfil de inversión y necesidad financiera.

 

Quizás quieras partir lento y seguro, o bien buscas ganancias de forma más rápida e inmediata. Para que tomes una decisión informada, conoce las principales diferencias entre los instrumentos de ahorro e inversión más comunes del mercado.

 

Siempre ten presente que independiente del instrumento que elijas, debes diversificar; asignar diferentes porcentajes o montos de tu dinero en distintos instrumentos de inversión, para reducir y controlar así el riesgo de pérdidas.

 

6. Desarrolla un plan de inversión para un tiempo determinado

 

 ¿Sabes Por cuánto tiempo invertir? ¿Cada cuánto tiempo quieres obtener ganancias? ¿Estarás pendiente todo el tiempo o lo verás indirectamente? ¿Prefieres dejarlo en manos de un experto?

 

Todas estas preguntas te permitirán planificar tu inversión sabiendo exactamente qué quieres, cuándo y cómo.

 

7. Comprende los costos asociados

 

 Toda inversión en instrumentos financieros implica algún tipo de costo o pago asociado. Consisten normalmente en comisiones por tener y administrar tu dinero, pero también están los costos de mantención y los costos asociados al riesgo que no siempre podrás conocerlo con exactitud.

 

Están también los impuestos que deberás pagar cuando rescates tus ganancias.

 

Asegúrate de consultar a la institución financiera a la que confiarás tu dinero cuáles son todos estos costos asociados, y considéralos parte de tu monto de inversión.

 

II. La gran diferencia entre ahorrar e invertir

 ahorro-no-es-inversion

 

Ahorrar e invertir contribuyen a tu independencia financiera pero tienen diferentes objetivos y cumplen papeles distintos dentro de tu planificación.

 

Conocer a cabalidad estas diferencias te evitará malos ratos cuando tomes decisiones sobre qué hacer con tu dinero.

 

Mientras que el ahorro busca resguardar un monto de dinero en un período determinado de tiempo, la inversión tiene como objetivo aumentar esa cantidad, con riesgos asociados.

 

¿Qué es ahorrar?

 

Es la acción de destinar una cantidad de dinero para su preservación. Es un monto que puedes dejar de lado sin verte en aprietos financieros. Idealmente, lo puedes invertir en un producto de ahorro, como un deposito a plazo o una cuenta de ahorro, cuyo activo base siempre es el efectivo. La persona deposita una vez o periódicamente un monto que genera intereses por un período de tiempo mediante una tasa de interés de depósito.

 

La cantidad que ahorras depende del plan que tengas. Una vez que una persona logra ahorrar dinero, entonces recién puede evaluar las distintas maneras para incrementarlo mediante la inversión, afirma la Asociación de Supervisores Bancarios de las Américas (ASBA).

 

¿Qué es invertir?

 

Invertir consiste en la compra de bienes físicos o financieros para obtener beneficios futuros, mediante la rentabilidad de un instrumento financiero o la venta con ganancias de un bien físico o material (una propiedad), explica la Comisión para el Mercado Financiero.

 

Es decir, la inversión tiene como objetivo obtener una suma superior al monto de capital inicial.

 

Por lo general, los inversionistas principiantes depositan su dinero en activos productivos como bienes raíces o instrumentos financieros como fondos mutuos, fondos que cotizan en bolsa (ETF), acciones bursátiles, y bonos de deuda de gobierno y empresas.

 

Ahora que tienes clara la diferencia, toma nota de estas buenas prácticas para que apliques el ahorro y la inversión correctamente en la planificación de tus finanzas personales:

 

  • Comprender la importancia del ahorro en la primera etapa de tu vida financiera te permite comprender la importancia del valor del dinero. Este conocimiento te ayuda a tomar mejores decisiones de inversión.
  • Evita usar dinero de deuda (créditos) o capital que esté destinado a otros fines (gastos básicos, pago de préstamos, fondos de emergencia, etc.).
  • Tanto para ahorrar como para invertir dejas de usar una suma de dinero por un tiempo determinado. Por eso planifica tus gastos sin considerar ese dinero.
  • Ahorra e invierte en instrumentos financieros ofrecidos por instituciones certificadas y autorizadas por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) y la Superintendencia de Pensiones (SAFP).
  • Evita el ahorro o inversión informales (colchón de la cama, inversiones piramidales o apuestas) debido a que el riesgo aquí es mayor por factores externos a las variables financieras (robo, fraudes, etc.)
  • Al ahorrar, asegúrate de verificar que los tiempos de rescate del capital sean cortos para recibir tu dinero rápido (plazo máximo de 24 horas).
  • Si inviertes parte o la totalidad del dinero ahorrado, asegúrate de separar los montos en diferentes instrumentos y con niveles de riesgo variado, así aseguras siempre tener una cantidad protegida y otra más expuesta a los vaivenes del mercado.
  • Cuando ahorras tu mayor preocupación es la inflación (y su contraparte, la deflación). Este proceso de variación de precios modifica el valor del dinero en un momento determinado.
  • Planifica los montos que tengas para ahorrar o invertir a partir de tus ingresos totales. Una forma fácil de determinar estas cantidades es siguiendo la regla del 50/20/30.

 

 

 III. ¿Quieres conocer tu nivel de tolerancia al riesgo? Haz este test de tolerancia

 perfil-riesgo

 

¿Eres averso al riesgo o a la pérdida de ganancias? Sonarán parecido, pero no son lo mismo. Antes de invertir, es importante que conozcan cuánto riesgo puedes tolerar al hacer una inversión.

La aversión al riesgo y la aversión a la pérdida son cosas distintas. Por lo tanto, no tienen la misma influencia en tus decisiones financieras. ¿Quieres conocer la diferencia?

Responde este cuestionario de finanzas personales del Program Rutgers. Te ayudará a evaluar tu tolerancia al riesgo, uno de los principales factores a considerar en tu estrategia de inversión, sea que lo hagas por tu cuenta o con la asesoría de profesionales.

Este cuestionario de finanzas personales es uno de los más usados en el mundo y fue desarrollado por dos profesores de finanzas personales de la universidad tecnológica Virginia Tech y la Universidad de Georgia, en Estados Unidos.

Al hacerlo, debes elegir la respuesta que mejor te representa; no hay “correctas” o “incorrectas”. Una vez que termines, debes sumar los puntos de cada respuesta para conocer tu perfil.

 

Quiz Rutgers de tolerancia al riesgo de inversión

 

1.En general, cómo describirías tu forma de tomar riesgos?

    1. Me gusta tomar riesgos

    2. Dispuesto luego de una investigación adecuada

    3. Cauteloso

    4. Siempre evito el riesgo

 

 2. Estás en un programa de TV y puedes elegir una de estas opciones. ¿Cuál?

  1. $500.000

  2. Una probabilidad de 50% de ganar $1.000.000

  3. Una probabilidad de 25% de ganar $5.000.000

  4. Una probabilidad de 5% de ganar $10.000.000

 

 3. Acabas de cumplir tu meta de ahorro para tus vacaciones soñadas. Tres semanas antes de partir, pierdes tu trabajo. ¿Qué harías?

    1. Cancelar las vacaciones

    2. Tomar vacaciones mucho más modestas

    3. Sigues adelante con tu plan porque necesitas el tiempo para preparar tu búsqueda de empleo

    4. Extiendes tus vacaciones porque esta podría ser tu última oportunidad para viajar en primera clase

 

 4. Si recibieras inesperadamente $2.000.000 para invertir, ¿qué harías?

    1. Depositar en una cuenta bancaria, cuenta money market o un depósito a plazo

    2. Invertir en bonos o bonos de fondos mutuos seguros y de alta calidad

    3. Invertir en acciones o fondos mutuos de acciones

 

 5. En cuanto a experiencia, ¿cuánto te acomoda invertir en acciones o fondos mutuos de acciones?

    1. Para nada cómodo

    2. Algo cómodo

    3. Muy cómodo

 

 6. Cuando piensas en “riesgo”, ¿cuál de estas palabras es la primera que aparece en tu mente?

    1. Pérdida

    2. Incertidumbre

    3. Oportunidad

    4. Adrenalina

 

 7. Algunos expertos vaticinan alzas en los precios de activos como oro, joyas, piezas de colección y bienes raíces (bienes duros). Los precios de los bonos podrían caer, pero los analistas parecen concordar en que los bonos del Estado son relativamente seguros. La mayoría de tus inversiones se concentran en bonos del Estado con altos intereses. ¿Qué harías?

    1. Mantener los bonos

    2. Vender los bonos e invertir la mitad de lo obtenido en cuentas money market, y la otra mitad en activos duros

    3. Vender los bonos e invertir todo lo obtenido en activos duros

    4. Vender los bonos, invertir todo lo obtenido en activos duros y pedir prestado más dinero para comprar más

 

 8. Dado el mejor y peor escenario de retornos para las cuatro inversiones abajo, ¿cuál prefieres?

    1. Mejor escenario: ganancia de $200.000 | Peor escenario: ganancia de $0

    2. Mejor escenario: ganancia de $800.000 | Peor escenario: ganancia de $200.000

    3. Mejor escenario: ganancia de $2.600.000 | Peor escenario: ganancia de $800.000

    4. Mejor escenario: ganancia de $4.800.000 | Peor escenario: ganancia de $2.400.000

 9. Además de tus inversiones, recibes $5.000.000. Debes elegir entre:

    1. Una ganancia segura de $2.500.000

    2. Una probabilidad del 50% de ganar $2.500.000 y una probabilidad del 50% de ganar nada

 10. Además de tus inversiones, recibes $10.000.000. Ahora debes elegir entre:

  1. Una pérdida segura de $2.500.000

  2. Una probabilidad del 50% de perder $5.000.000 y una probabilidad del 50% de perder nada

 

 11. Imagina que un pariente te deja una herencia de $60.000.000, indicando en su testamento que debes invertir TODO el capital en UNA de las siguientes alternativas. ¿Cuál eliges?

  1. Una cuenta de ahorro o fondo mutuo money market

  2. Un fondo mutuo que tiene acciones y bonos

  3. Una cartera de 15 acciones ordinarias

  4. Commodities como oro, plata y petróleo

 

 12. Si tuvieras que invertir $1.200.000 ¿cuál de las siguientes alternativas de inversión te parecería más atractiva?

  1. 60% en inversiones de bajo riesgo, 30% en inversiones de riesgo medio y 10% en inversiones de alto riesgo

  2. 30% en inversiones de bajo riesgo, 40% en inversiones de riesgo medio y 30% en inversiones de alto riesgo

  3. 10% en inversiones de bajo riesgo, 40% en inversiones de riesgo medio y 50% en inversiones de alto riesgo

 

 13. Tu gran amigo y vecino, un experimentado geólogo, está armando un grupo de inversionistas para financiar una empresa de exploraciones para una mina de oro. El proyecto podría retornar entre 50 y 100 veces la inversión, de tener éxito. Si no hay yacimientos en la mina, toda la inversión es inútil. Tu amigo calcula una tasa de éxito de solo 20%. Si tuvieras el dinero, ¿cuánto invertirías?

  1. Nada

  2. Un mes de sueldo

  3. Tres meses de sueldo

  4. Seis meses de sueldo

 

TABLA DE PUNTAJE

 

El puntaje para cada respuesta es:

1. a=4; b=3; c=2; d=1.
2. a=1; b=2; c=3; d=4.
3. a=1; b=2; c=3; d=4.
4. a=1; b=2; c=3.
5. a=1; b=2; c=3.
6. a=1; b=2; c=3; d=4.
7. a=1; b=2; c=3; d=4.
8. a=1; b=2; c=3; d=4.
9. a=1; b=310.
10. a=1; b=311.
11. a=1; b=2; c=3; d=4.
12. a=1; b=2; c=3.
13. a=1; b=2; c=3; d=4
 
 

 

PÁGINA DE RESPUESTAS

 

Tu puntaje:

 
Puntaje Nivel Descripción del tu perfil
33-47 Tienes una alta tolerancia al riesgo.

Agresivo: La principal característica de este perfil es que busca un alto crecimiento y por lo general invierte a largo plazo. Por tanto, no está tan preocupado de recibir retornos inmediatos.

Por lo general sus carteras registran fluctuaciones más grandes y frecuentes de año a año, a diferencia de los inversionistas que no toleran el riesgo y cuyo horizonte de inversión no es tan extendido.

29-32 Tienes una tolerancia al riesgo sobre el promedio. Moderado agresivo: Este inversionista no tiene mucha necesidad de recibir retornos inmediatos y busca crecimiento sobre el promedio. Su principal objetivo es apreciar su capital y es capaz de aguantar fluctuaciones moderadas en los valores de su cartera.
23-28 Tienes una tolerancia al riesgo moderada/promedio. Moderado: Este inversionista busca crecimiento relativamente estable con un menor nivel de potencial de ingresos. Este perfil tiene un horizonte de inversión más largo que los perfiles más conservadores. El principal objetivo de este inversionista es lograr crecimiento estable y, al mismo tiempo, reducir fluctuaciones de su cartera frente a los vaivenes de los mercados accionarios generales.
19-22 Tienes una tolerancia al riesgo inferior al promedio Moderado - Conservador: Este inversionista busca una modesta apreciación de su capital y un moderado potencial de retornos para su cartera. Su horizonte de inversión es un poco más extenso y su tolerancia al riesgo son ligeramente mayores a los inversionistas más conservadores. Su objetivo de inversión es preservar su capital y blindarlo de las fluctuaciones del mercado.
0-18 Tienes una baja tolerancia al riesgo. Conservador Este inversionista es muy sensible a las pérdidas de corto plazo y su horizonte de inversión es inmediato. Busca instrumentos estables que también le permiten reajustar por inflación en el largo plazo. Su principal objetivo es preservar su capital y lograr potencial de retorno. Esperan que las fluctuaciones de su portafolio sean más pequeñas y menos frecuentes en comparación con carteras más agresivas.

 

  

IV. 11 características de los fondos mutuos, depósitos a plazo y acciones que debes saber para invertir

 

acciones

Hay diversos instrumentos de inversión. Cada uno tiene cualidades que debes considerar para invertir. Sus características determinan si son apropiadas para tu perfil de riesgo y tu objetivo.

 

¿Cómo elegir un instrumento de inversión? Tienes que tener claro cuál es tu necesidad.

 

Por ejemplo, si deseas proteger tu capital de la inflación y tienes poca tolerancia al riesgo, lo más recomendables es contratar un depósito a plazo.

 

Por el contrario, si estás dispuesto a soportar variaciones en el retorno de tu portafolio e inviertes a largo plazo, comprar acciones es una alternativa adecuada.

 

¿No sabes todavía qué instrumento elegir? Comparamos los fondos mutuos, los depósitos a plazo y las acciones, que son las herramientas más conocidas en la plaza financiera hoy.

 

Variable Fondos Mutuos Depósitos a plazo Depósitos a plazo
Riesgo Hay fondos mutuos para todos los perfiles de riesgo; depende de la composición del fondo. Es bajo ya que tu inversión queda en el banco y no está expuesta al mercado de capitales.

Es alto. Están afectas a varios tipos de riesgos, pero su retorno es mayor



Rentabilidad Dependiendo del tipo de fondo puede ser fija o variable, pero nunca es garantizada. Es fija y está determinada por la oferta de cada banco y el periodo de permanencia del dinero. Es Variable y no está garantizada. El desempeño de una acción depende de diversos factores.
Tasa de interés Es variable y depende del fondo que elijas. Fija. No hay. El valor de las acciones varía según la oferta y demanda del mercado.
Diversificación de cartera Depende del fondo. Algunos están compuestos de varias clases de activos como bonos, acciones, papeles del Tesoro, etc. Otros de un solo tipo de activo, de varios o un solo sector en bolsa, entre otras múltiples alternativas. No, debido a la naturaleza de este instrumento. Sí. Mientras más diversificada, mejor. Como inversionista puedes elegir entre varios títulos. Además, al combinarlo con otros activos como deuda o depósitos a plazo, puedes encontrar un buen equilibrio de riesgo/rentabilidad.
Giros Algunas administradoras de fondos mutuos cobran una comisión de salida por retirar dinero antes del plazo mínimo de permanencia. Tu dinero queda depositado por un periodo determinado, generando intereses. Hay una multa por giro antes de concluir el plazo. Compras o vendes la cantidad de acciones las veces que quieras.

Horizonte de inversión:

Hay opciones para el corto (90 día), mediano (120-190)  y largo plazo (más de 190 días). El plazo mínimo de inversión es de 30 días, renovables o no renovables. Puedes comprar y vender acciones de un día para otro o bien mantener tu inversión a largo plazo.
Garantía por pérdidas No hay.  Las pérdidas son una posibilidad factible que todo inversionista debe aceptar. Sí, hasta el límite fijado por la Garantía Estatal de los Depósitos. No hay.
Potencial de retorno Aumenta a medida que el horizonte de inversión es más lejano. Bajo, aunque tu capital inicial no se deteriora con el tiempo. Alto en el largo plazo.

Costo de inversión

Remuneración fija y variable, comisiones de salida (si aplica) y gastos operacionales. No hay gastos de administración ni operación, pero si hay una multa si el dinero se retira antes. Costo por transacción, cuando das una orden de venta y/o compra a una corredora de bolsa.
Situación tributaria Pagas impuestos al retirar dinero o si hay repartición de dividendos en el fondo (sólo algunos). Se paga impuestos por la ganancia real una vez que se hace el retiro. En el caso de una persona natural, es a partir de ganancias que excedan las 13,5 Unidades Tributarias Mensuales (UTM). Los dividendos recibidos pagan impuestos, pero las ganancias por alzas en el precio están exentas del pago de impuestos si la acción tiene presencia bursátil.
Monto mínimo Depende del tipo y complejidad de fondo. Algunos piden desde $5 mil y otros Todos los bancos piden una cantidad mínima, pero varía según la entidad. Pagas el valor de cada acción que compras.

  

V. Los cuatro pilares de la inversión responsable en acciones que debes conocer

inversiones

Los inversionistas que apuestan por las acciones no ganan o pierden en ella por la suerte o el azar. La presencia de una estrategia de inversión es crucial para hacer la diferencia.

 

Inversionistas crean y pierden fortunas por esto.

 

Al invertir responsablemente, las acciones permiten obtener ganancias comparables y, en algunos casos, superiores a otros instrumentos de inversión de alto rendimiento como fondos mutuos y fondos que cotizan en bolsa (Exchange Traded Funds o ETF).

 

Si quieres saber cómo tener éxito invirtiendo en acciones, conoce los 4 pilares de la inversión responsable en acciones.

 

1. Invertir con un horizonte de inversión de largo plazo

 

 

Más de 100 años de estudios y data acumulada demuestran que, pese a todas las crisis, invertir en acciones con un horizonte de largo plazo es el principal motor de creación de riqueza en la historia financiera.

 

La ventaja de esta estrategia es que el horizonte de inversión permite soportar los declives del mercado y darle tiempo a los activos para recuperar el valor perdido.

 

En promedio, las acciones de buena calidad mantienen o elevan su retorno con cada año en el largo plazo.

 

2. Conocer al detalle los fundamentos de las empresas en que vamos a invertir

 

Antes de comprar acciones de una empresa debes entender en qué inversión te estás metiendo, por así decirlo.

 

¿No prestarías una suma importante a alguien sin primero conocerlo, verdad? Lo mismo sucede con las empresas. No por ser entes abiertos a bolsa todas merecen tu confianza y capital.

 

  1. La primera pregunta clave aquí es: ¿Es confiable esta empresa? La única forma de evitar errores es que investigues de antemano.
  2. La segunda pregunta claves: ¿qué investigar? Esto es lo que debes saber:

 

  • Desempeño financiero: la forma en que una empresa administra su negocio dice mucho sobre su capacidad para navegar los vaivenes del mercado.
  • ¿Cómo está financiando su crecimiento? ¿Tiene suficientes activos en su balance? ¿Cómo piensa pagar su deuda? ¿Cómo están sus ventas? ¿Y sus costos? Estas son solo algunas de muchas preguntas que debes responder para tomar una decisión.
  • Su historial de desempeño: ¿Tiene la empresa una historia de crecimiento sólido? Invertir en una empresa nueva sin historial conlleva más riesgo. Los estados financieros de la empresa muestran si está perdiendo o haciendo dinero. La acción de una compañía en bolsa con varios años con un buen historial tiene más posibilidades de registrar alzas en el precio de su acción.
  • Los líderes de la empresa: ¿tienen un historial comprobable de éxito y comportamiento ético? ¿Cuál es su estilo de gestión?
  • Las acciones de empresas cuyos altos ejecutivos poseen trayectorias estables, amplio background en la industria y buenos resultados suelen tener buen desempeño.

 

También es importante ver el esquema de compensación de estos ejecutivos. Si sus salarios y bonos no son acordes con el desempeño de la empresa, podrías estar en presencia de malas prácticas.

 

  • Factores de riesgo: ¿Qué podría afectar negativamente el desempeño y crecimiento de la empresa en el futuro?

 

¿La empresa está probando un producto nuevo en el mercado? De ser así, podrá tener dificultades en sus primeros años. ¿Necesita financiar este proyecto con un aumento de capital?

 

Para invertir en acciones como principiante, es importante que te informes con asesores financieros supervisados por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF). Estas entidades analizan exhaustivamente los sectores y empresas donde tienes más posibilidades de obtener retornos y reducir las pérdidas por desempeño o malas prácticas.

 

3. Conocer tu nivel de tolerancia al riesgo

 

 

Teóricamente, el precio de una acción puede sufrir fluctuaciones extremas en el corto plazo.

 

Sin embargo, aunque está comprobado que las acciones claramente generan más retornos en el largo plazo, muchos inversionistas no controlan sus emociones y terminan sobrereaccionando al ver sus inversiones perder valor.

 

Por ejemplo, para la crisis de 2008 muchos inversionistas estadounidenses vendieron acciones después que la bolsa cayó 50%, cuando debieron haber comprado activos que hasta entonces estaban fuera de su alcance, si hubiesen planificado para esa oportunidad.

 

Por eso, es importante que antes de invertir conozcas tu nivel de tolerancia al riesgo.

 

Es decir, debes saber cuánto estás dispuesto a perder y no tomar decisiones reactivas por miedo a la pérdida.

 

Ésa es una de las ventajas de asesorarte con expertos en inversiones, quienes te ayuden a saber qué esperar y tomar decisiones acertadas y beneficiosas según tu perfil de riesgo.

 

Siempre debes tener presente que puedes perder lo ganado o incluso tu capital inicial.

 

Pero si hiciste un estudio exhaustivo de la empresa en que decidiste invertir e invertiste con un horizonte de largo plazo, las fluctuaciones de precio puntuales no deberían preocuparte.

 

Recuerda el gráfico del IPSA más arriba. La clave de la rentabilidad en las acciones está en tener paciencia (pensar en un horizonte de varios años) y disciplina.

 

4. Cartera diversificada

 

 

Una cartera diversificada está compuesta de varios tipos distintos de instrumentos de inversión, industrias y otras categorías.

 

El objetivo de la diversificación es maximizar el retorno y minimizar el riesgo al invertir en diferentes áreas que podrían reaccionar diferente ante el mismo evento.

 

Según la página web de educación financiera Investopedia, la diversificación es el componente más importante de una inversión a largo plazo. Pero, sin importar cuán diversificada esté tu cartera, es imposible eliminar el riesgo por completo.

 

Conclusión

 

 

Contrario a lo que puedas pensar las acciones no son para los especuladores. Ciertamente, conllevan riesgo, son un instrumento más adecuado para personas con perfiles de inversión agresivos.

No obstante, son una alternativa adecuada para todo quien se informe bien de sus riesgos y beneficios y tenga claridad sobre su horizonte de inversión.

 

 

VI. Ventajas y desventajas de invertir en un depósito a plazo

 

ffmm

Como en toda decisión importante en tu vida, dónde y cómo invertir tu dinero requiere que le prestes toda tu atención.

Independientemente del producto o servicio financiero que elijas, debes estudiar a fondo sus características, así como ventajas y desventajas según el objetivo que tengas.

  

El depósito a plazo es el instrumento de inversión más sencillo que existe en la plaza local. Pero al igual que cualquier otra herramienta financiera, su conveniencia dependerá de tus necesidades.

 

Por lo mismo, en su análisis como mínimo debes tomar en cuenta el monto que tienes disponible para invertir, el plazo de tiempo durante el cual este dinero quedará depositado en el banco, y la tasa de interés que te ofrezcan.

 

También hay otras variables que deberías considerar sobre este producto de Inversión.

 

A continuación, te explicamos las ventajas y desventajas de invertir con un depósito a plazo.

 

 
Ventajas Desventajas
Seguridad. Siempre podrás recuperar el monto inicial. Si buscas sólo ahorro, es el producto más seguro y estable de los productos ofrecidos por los bancos.

Baja ganancia. Si quieres invertir para aumentar tu dinero, es la opción más conservadora.

Las tasas de interés son bajas respecto a otras alternativas de inversión como fondos mutuos, comprar acciones en la bolsa de comercio o invertir en bienes raíces.

 

Rapidez. Si usas el depósito a plazo para evitar gastar desde tu cuenta corriente o para un fondo de emergencia, es la mejor opción dado que recibes el dinero entre 24 y 36 horas desde que solicitas su rescate.

 

Rigidez. Si bien el rescate es rápido, no puedes pedir el dinero cualquier día; sólo en la fecha estipulada inicialmente con el banco (sea de plazo fijo o renovables, sólo se puede rescatar después que terminó el plazo de tiempo convenido).

 

Flexible. Están los depósitos a plazo a 30, 60, 90 días o un año. El monto inicial de inversión no es fijo en la industria (cada banco fija su mínimo), por ende el inversionista puede dividir  sus ahorros en diferentes depósitos a plazo si lo desea.

 

Uniformidad. Es un producto financiero homogéneo, es decir, invierte en un solo tipo de activo financiero (pesos, dólares, o UF). No hay diversificación de cartera, como sucede con otras alternativas de ahorro (fondos mutuos de acciones o renta fija).

 

VII. 4 errores que debes evitar si inviertes en Fondos Mutuos

 

FFMM-1

Los fondos mutuos son uno de los instrumentos de inversión preferidos por inversionistas de todo tipo para resguardar patrimonio o generar ganancias.

Aún así, no todos los fondos mutuos funcionan para todos los perfiles de inversión.

 

¿Cuál es la principal ventaja de un fondo mutuo?

 

Diversificación. Un fondo mutuo diversificado y gestionado por expertos permite acceder de forma rápida y sencilla a distintos mercados a nivel global, diferentes clases de activos, sectores y regiones con un bajo monto de inversión .

 

Este instrumento permite acceder a diversos beneficios asociados para fomentar el ahorro a largo plazo y el ahorro previsional voluntario, por ejemplo.

 

Pero elegir el fondo equivocado afectará tus objetivos de inversión. Compartimos contigo los cuatro errores comunes que debes evitar al apostar por esta herramienta:

 

#1: Escoger un fondo mutuo que no se adecua a tu perfil de riesgo como inversionista

 

Al momento de invertir debes tener claro tu perfil de riesgo como inversionista. Por ejemplo:

 

  • Si eres más conservador buscarás menos riesgo en tus inversiones e invertirás en instrumentos con variación más acotada, como fondos mutuos de deudas soberanas o empresas consolidadas en bolsa.
  • Por el contrario, si eres más agresivo buscarás activos o instrumentos financieros con alto potencial de retorno pese a tener un mayor riesgo –como fondos mutuos compuestos por acciones de mercados emergentes o acciones de compañías tecnológicas, por ejemplo.

  

#2: Desconocer el tipo de fondo mutuo que elegiste

 

Además de saber en qué activos financieros invierte tu fondo mutuo, debes leer la descripción del fondo contenida en su reglamento interno. La Comisión para el Mercado Financiero (CMF) tiene todos los los reglamentos de los Fondos Mutuos disponibles en Chile.

 

Este ejercicio es clave para que entiendas cómo se comporta este instrumento. Este proceder te ayudará a evaluar si efectivamente calzan con el riesgo que deseas asumir.

 

Este documento también detalla la estrategia de inversión que la sociedad administradora del fondo usará para invertir tu dinero, además de otros importantes detalles.

 #3: Enfocarte demasiado en el desempeño

 

Para ser justos todos los inversionistas, no sólo los principiantes, caen en esta trampa si no se preparan bien.

 

A menudo los retornos de corto plazo distorsionan el panorama general. Muchos de los fondos de mejor desempeño hoy no necesariamente tendrán bajo rendimiento mañana, sobre todo si se observan en un horizonte de entre 12 meses y tres años.

 

Por eso debes tener claro si tu horizonte de inversión calza con la estrategia del fondo que elegiste. Por ejemplo, si quieres comprar una casa en seis meses e inviertes en un fondo de acciones, debes entender que podrías sufrir pérdidas en ese periodo.

 

Asimismo, si tu objetivo de inversión es proteger el dinero que guardaste para pie de la casa mientras gestionas el resto del crédito hipotecario, lo más adecuado sería invertir en fondos de activos que ofrezcan baja rentabilidad a un riesgo menor.

 

Por eso, aunque es importante, el desempeño no es la única razón para elegir un fondo.

 

Asimismo, el estilo de administración que ocupe la administradora para un fondo particular debe estar de acuerdo y acomodar al inversionista.

 

Igualmente, revisar la historia de rentabilidad que tiene el fondo te da una idea de cómo podría ser su futuro rendimiento. Sin embargo, no es garantía de desempeño futuro.

 

#4: Ignorar la Tasa Anual de Costos (TAC)

 

El tema de las comisiones es algo que debes entender a cabalidad desde el momento que decides invertir tu dinero.

 

Las administradoras de fondos mutuos hacen una serie de cobros de administración que dependen de las características particulares del instrumento que eliges.

 

Estos costos se detallan en el reglamento interno de cada fondo. Se agrupan principalmente en remuneración fija anual y comisión de salida en algunos casos.

 

Los costos comunes de invertir en fondos mutuos son los siguientes:

  • Remuneración fija
  • Remuneración variable
  • Comisión de salida
  • Gastos de operación

 

Debes tener en cuenta que estos costos devengan diariamente. Por tanto, las rentabilidades que muestran los fondos mutuos son netas porque ya está descontada la remuneración fija.

 

Cobros asociados a los fondos mutuos: remuneración variable y remuneración fija

 

  • La remuneración fija es una comisión de administración que se descuenta diariamente del valor de la cuota del fondo. Esta remuneración es diferente según la sociedad administradora y según el tipo de fondo mutuo. Normalmente, los fondos accionarios cobran una remuneración fija mayor que los fondos de renta fija.

  • La remuneración variable no aplica a todos los fondos. Es un cobro que depende de la rentabilidad que obtenga el fondo sobre las inversiones que realiza. Es un porcentaje que se aplica sobre el mayor valor que obtuvo la cuota del fondo con respecto al máximo valor histórico alcanzado. Debes tener en cuenta que no todas las administradoras cobran este tipo de remuneración variable a las distintas series de sus fondos.

Ten en consideración también que en los reglamentos de los fondos, los porcentajes que aplica la administradora (remuneración fija y remuneración variable) se definen como porcentajes máximos de cobro.

 

Cobros asociados a los fondos mutuos: Comisiones

 

Las comisiones se aplican en función del horizonte de inversión del fondo y los gastos de cargo al fondo. Hay dos tipos: la comisión de salida y los gastos de operación.

 

  • La comisión de colocación diferida al rescate o comisión de salida aplica cuando retiras tu inversión antes del plazo mínimo de permanencia, definido en la serie que escogiste dentro del fondo seleccionado. No obstante, no todas las series de fondos cobran esta comisión.

  • Los gastos de operación corresponden al proceso operativo al administrar un fondo mutuo.

 

Aunque todas las series de fondos invierten en los mismo instrumentos, se diferencian por:

 

  • La remuneración fija y variable (si es que presenta)
  • Monto mínimo de inversión necesario para acceder a cada serie del fondo
  • Plazo mínimo de permanencia: exigido por cada serie para evitar el cobro de la comisión de salida, cuando está establecido en el reglamento interno.

 

 

VIII Los términos financieros que necesitas conocer para invertir bien tu dinero

 

diccionario-1

 

¿Qué son las acciones? ¿Qué es una venta corta? ¿Qué es un fondo mutuo? ¿Qué es diversificación? ¿Qué es un ETF? ¿Qué es el cupón de un bono?

Estos son ejemplos de preguntas que todo inversionista en potencia se hace en algún momento.

Porque las inversiones tienen su propio idioma. Dominar su vocabulario es clave para que tus posibilidades de inversión se expandan. También es crucial para interactuar con las empresas que ofrecen estos servicios.

Así que ten a mano este diccionario de términos financieros cuando evalúes tus próximos pasos a seguir en el mundo de las inversiones.

El glosario abarca los términos de inversiones más usados y contiene links a fuentes locales e internacionales reconocidas, por si quieres profundizar tus conocimientos.

 

diccionario

 


Puedes complementar esta información con los glosarios de las siguientes instituciones:

 

 

Conclusión

Como puedes ver, todos podemos invertir. Y en el mundo de hoy, cada vez más complejo, quizás sea una obligación. Pero antes de hacerlo, debes comprender los riesgos y tomar decisiones responsables. 

Todos los instrumentos de inversión tienen sus riesgos y es tu obligación entenderlos, además de conocerte a ti mismo como inversionista. Es decir, debes tener muy claro cuánto riesgo estás dispuesto a a asumir. 

Esta guía es solo una referencia. No reemplaza la asesoría de un profesional. Por eso –y no podemos ser más claros en esto– es tu deber y responsabilidad consultar a un experto antes de tomar una decisión.