Resuelve tus dudas financieras
educación financiera

3 elementos a considerar para disminuir el riesgo de tus inversiones

Publicado por Paola de Con Letra Grande

Paola es experta en finanzas personales y educación financiera

¿Qué es el riesgo financiero y por qué es tan importante a la hora de invertir?

Averigua simples fórmulas para reducirlo.

¿Por qué el riesgo es uno de los primeros factores que las personas deben considerar para invertir? Porque como explica el sitio Zona Económica, toda inversión conlleva intrínsecamente un riesgo, el que a su vez se define como la probabilidad de que el rendimiento sea menor al esperado.

Esto también puede entenderse mediante la relación casi directamente proporcional que existe entre el riesgo y la ganancia de una inversión, lo que es igual a decir que, cuanto más riesgosa sea una inversión, más posibilidades existen de que el valor de esta crezca o disminuya.

Sin embargo, en el caso que te enfrentes a dos tipos de inversión con iguales niveles de riesgo, de seguro te inclinas por aquella con mayor rentabilidad. O si también te pasa que tienes la opción de invertir en dos productos con igual rentabilidad, lo mejor sería que eligieras aquel de menor riesgo.

Así, son varios los elementos que te ayudarán no solo a orientar tus futuras inversiones, sino que además te permitirán reducir los niveles de riesgo asociados a cada uno de los productos financieros disponibles en el mercado para invertir.

¿Cuáles son las formas para reducir el riesgo de tu inversión?

1. Conocer qué tipo de inversionista eres según el riesgo que estás dispuesto a tolerar

Hay múltiples maneras de averiguar el tipo de inversionista que eres. Incluso existen cientos de test gratuitos en Internet que te ayudan a definirlo, como por ejemplo el de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) y que toma solo dos minutos hacerlo.

Aquí, el factor riesgo siempre es tomado en consideración: qué tan dispuesto estás a arriesgar tu dinero, qué capacidad tienes de afrontar pérdidas en caso que tu inversión las genere, o si crees que la posibilidad de pérdida compensa la rentabilidad, son algunas de las preguntas que te ayudan a conocer el tipo de inversionista que eres.

Tener claridad al respecto no solo te permitirá conocer los retornos esperados a través de la elección de los instrumentos financieros adecuados para tu perfil, sino que, mejor aún, marcará el primer paso para empezar a reducir el riesgo financiero de tu inversión, más allá del solo hecho de encontrarte más preparado.

2. Informarte desde los productos de inversión hasta los movimientos del mercado

Según el sitio Facturedo, tener suficiente información sobre los activos financieros que existen en el mercado para invertir, así como conocer y evaluar su rentabilidad, es una de las primeras formas de minimizar el riesgo.

Asimismo, estar informado sobre los cambios que están produciéndose a nivel económico, político y financiero, ya sea tanto en el país como en el mundo, permite a los inversionistas anticiparse a lo que puede pasar en el futuro, pero también construir una estrategia para gestionar mejor sus distintos productos.

Es que las inversiones, en la mayoría de los casos, se afectan por los movimientos que va experimentando el mercado. Por lo mismo, todo inversionista que se precie de tal, no solo debería destinar tiempo a estas, sino que estar preparado para reaccionar ante cualquier eventualidad que afecte el riesgo de su inversión.

3. Diversificar es la regla de oro de las inversiones

Por último, pero no menos importante, es diversificar a través de un portafolio de inversiones que equilibre las operaciones de alto riesgo con aquellas que son más seguras. Como establece la CMF, esta sería la mejor alternativa para lograr las rentabilidades esperadas y reducir el riesgo de las inversiones.

En otras palabras, es imitar la lógica de “no meter todos los huevos en la misma canasta”, pues como todos los instrumentos financieros tienen una rentabilidad distinta, entonces es posible compensar los malos resultados de uno con el buen desempeño de otro. Así, todo el portafolio tiende a tener un rendimiento menos fluctuante.

Aquí, cobra todavía más importancia el punto 2, que recomienda estar plenamente informado no solo de todos los productos de inversión que existen disponibles en el mercado, sino que también de sus variables (rentabilidad, liquidez, riesgo y horizonte de inversión) y la finalidad de su inversión.

En síntesis, comprender el negocio.

Como en todo, para que te vaya bien en el mundo de las inversiones, también es necesario invertir tiempo en investigar cómo funciona el mercado y sus variables, definir qué postura tomarás al respeto y cuestionar cualquier aspecto que pueda representar un riesgo para tu negocio.

 

¡Averígualo descargando este manual!

Déjanos tu comentario