Entiende qué es una deuda si vas a endeudarte

 

¿Es bueno endeudarse?

 

La deuda es una realidad en la vida financiera de muchas personas que la usan para lograr metas que demorarían en alcanzar si solo ahorraran; comprar una propiedad, invertir, o adquirir bienes necesarios e innecesarios. 

Así que no es malo contraer una deuda de dinero siempre que puedas pagarla a tiempo. 

Esta capacidad de pago depende de tu relación con el dinero y el control que tengas de tus gastos. 

Porque el verdadero problema no es endeudarse. Es hacerlo más allá de tus ingresos.

Por eso es muy fácil contraer una deuda, pero difícil salir de ella.

Por esta razón es muy importante que entiendas la responsabilidad que asumes al endeudarte, sobre todo si vas a pedir un crédito, y para eso debes comenzar entendiendo que es una deuda realmente.

Llena el formulario para obtener tu copia

¿Qué es una deuda?

La deuda es una obligación de dinero que contraes con terceros, sean estas personas o instituciones financieras, que te comprometes a pagar en una fecha determinada, y a veces puede incluir el pago de intereses, explica Economipedia.

 

¿Qué tipos de deuda de dinero hay?

Las más comunes son:

  • Deuda informal: cuando le pides plata a un familiar, amigo o a prestamistas informales que no están regulados por ley.
  • Deuda comercial: es del tipo formal y ocurre cuando compras un bien o servicio con la tarjeta de crédito.
  • Deuda financiera: cuando tus gastos superan tus ingresos y quedas en negativo a fin de mes.
  • Deuda bancaria: cuando pides un crédito para financiar un gasto y le debes a una institución financiera autorizada a ofrecer este préstamo.

Un gasto no es deuda, pero sí se relacionan

Si pagas tus gastos a tiempo, son simplemente costos que financias mes a mes. Pero si no lo haces en las fechas acordadas y estos superan tu capacidad de pago, su acumulación eventualmente da como resultado una deuda.

Y hay ciertos gastos en los que no te puedes atrasar, si no te endeudas, por ejemplo:

  • Contribuciones
  • Arriendo
  • Gastos comunes
  • Matrículas y aranceles del colegio o universidades
  • Cuota del crédito de consumo, automotriz o hipotecario
  • Cuotas de la tarjeta de crédito

¿Para qué es bueno endeudarse?

Depende de lo que para ti significa deber dinero. Porque si tienes capacidad de pago, pero te complica adeudar algo, posiblemente no lo veas como algo bueno.

Pero si no tienes problemas de pago y no te complica deber dinero durante un tiempo, entonces puedes endeudarte bien.

De hecho, es bueno que te endeudes por las siguientes razones, explica el portal de Finanzas para Todo: 

Pagar bienes o proyectos que aumentan de valor con el paso del tiempo, generan un retorno de inversión, reducen tus gastos actuales o incrementan tus finanzas o patrimonio. 

Por ejemplo: 

  • Invertir en un terreno. 
  • Comprar una casa para arrendar. 
  • Comprar una casa para vivir y dejar de pagar renta
  • Abrir un negocio.
  • Invertir en educación

¿Cuándo tener una deuda es malo?

Cuando tu capacidad de pago es menor a tus ingresos, por ende no podrás pagar lo que debes dentro de los tiempos establecidos.

Todavía más, cuando te endeudas para adquirir productos o servicios que te brindan un beneficio inmediato, pero de poca duración, con un periodo de vida menor al plazo en que terminas de pagarlas o son prescindibles, informa El Mostrador. 

Por ejemplo:

  • Comprar una televisión o un celular.
  • Pagar las vacaciones con tarjeta de crédito.
  • Solicitar préstamos con plazos de pago muy amplios.
  • Comprar un auto.
  • Adquirir tarjetas de crédito con intereses altos.

¿Qué pasa si no pagas lo que debes?

En el caso de una deuda comercial, financiera o bancaria, después de una cantidad de días, apareces en la "lista negra" de endeudamiento Dicom como deudor moroso.

 

¿Qué es el Dicom?

El Directorio de Información Comercial (o también Equifax) es una empresa privada que lleva un registro comercial de todas las personas que viven en Chile y cuentan con un RUT.

Su función es emitir informes financieros que reflejen si la persona tiene deudas, para que los bancos y similares instituciones evalúen el riesgo de este cliente.

La información que entrega Dicom es recopilada de distintas fuentes como Comisión para el Mercado Financiero (CMF), la Dirección del Trabajo y el Boletín de Informaciones Comerciales, entre otros.

Pero Dicom no es el único informe de deudas que existe. En Chile hay otras opciones de certificados GRATIS y pagados.

¿Cómo salir de una deuda?

Tienes diferentes opciones dependiendo del tipo de deuda y si estás moroso en Dicom o no. Los siguientes consejos aplican si tu deuda es comercial, financiera o bancaria.

 

Si no estás en Dicom

¡Genial! Significa que todavía no entras en mora, por ende tienes tiempo para reaccionar. En este caso te recomendamos:

 

1. Pagar


  • Haz un inventario de tus deudas
  • Revisa tu liquidez según tus ingresos y ahorros
  • Paga las deudas más fáciles o atrasadas primero
  • Si tu deuda es bancaria, pide ayuda a tu acreedor (a quien le debes) para reestructurar

 

2. Reestructurar

Contacta a tu acreedor (entidad financiera) para evaluar si es posible:

 

Si estás en Dicom

Apresúrate a pagar antes de que tu deuda morosa se convierta en una vencida o, peor, castigada. Para eso te recomendamos:

1. Pagar

  • Al pagar lo que debes, la empresa con la que tienes la deuda notificará al boletín comercial.
  • Pero si esto no pasa luego de 4 días, puedes acudir con el comprobante de pago a la institución para que regularice el caso.

2. Optar a los descuentos que Dicom ofrece para salir

  • El descuento puede ser de hasta un 90%, todo dependerá del acuerdo al que llegue el boletín con tu acreedor. Puedes pagar al contado o reordenar las cuotas.

3. Renegociar a través de Dicom con tu acreedor

4. Optar por la vía judicial

  • Implica que tomes acciones legales contra tus acreedores y asumir todos los gastos que esto conlleva.

5. Declarar la quiebra personal

Si no pudiste pagar o renegociar y tampoco lograste salir de Dicom al punto que tu deuda ahora está castigada, te queda un paso más: acudir a la Ley de Quiebras de Personas Naturales.

Desde 2014 que las personas comunes y corrientes en Chile pueden ejercer este derecho para declarar insolvencia y solicitar una mediación legal para renegociar deudas morosas.

Es un trámite administrativo gratuito y voluntario que facilita la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (SUPERIR).

Todo deudor debe saber esta información antes de acogerse a quiebra:

  • El nombre oficial del trámite es Procedimiento Concursal de Renegociación.
  • Tiene como objetivo renegociar las obligaciones del deudor o facilitar la liquidación de bienes para el pago de sus obligaciones vigentes.
  • Consiste de tres audiencias en que participa el deudor, sus acreedores y la Superintendencia.
  • Puede acceder toda persona natural con o sin contrato de trabajo.
  • El deudor no debe haber emitido boletas de prestación de servicios durante los 24 meses anteriores a la solicitud de renegociación.
  • Debe tener dos o más deudas vencidas por más de 90 días corridos, que estén vigentes y superen las 80 Unidades de Fomento (entre otros requisitos).
  • Tiene que tener la Clave Única que otorga el Servicio de Registro Civil e Identificación. Esta se solicita en las oficinas del servicio.
  • El deudor  debe presentar en la página web de la Superintendencia su solicitud de inicio de Procedimiento Concursal de Renegociación, o en las oficinas de la Superintendencia con la documentación necesaria.

No te conviene esperar a que prescriba la deuda

Algunas personas confían en que si esperan 5 años su deuda (entonces morosa) vencerá. Pero es una alternativa costosa en tiempo y dinero.

Porque ninguna deuda en Chile deja de serlo hasta que se paga, dice el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac). 

Lo que prescribe en Chile son los documentos que dan derecho al cobro de una deuda, los que pueden ser renovados. Es más, si el acreedor realiza acciones de cobranza, como una demanda, antes de que pasen los 5 años, se suspenden los plazos de prescripción de esos documentos. 

Y si por alguna razón tu acreedor no realizara cobranza alguna o no te demandara en tribunales en todo ese tiempo, pasados los 5 años tú tienes que alegar la prescripción ante una corte y pagar los gastos judiciales y los honorarios del abogado que lleve tu caso.