Guía para lograr estabilidad financiera

Logra la estabilidad financiera

Con todas las oportunidades de crédito que hoy abundan en Chile, es muy importante informarnos para tomar decisiones que protejan nuestro bolsillo. Esta guía tiene información útil si buscas cómo lograr estabilidad financiera. 

Sabemos que ordenar tus finanzas puede ser muy complicado.

Es un problema para muchos chilenos. Y si hablamos de deudas, es aún mayor: 4 millones de personas no están al día en sus pagos en nuestro país.

Una razón es el bajo conocimiento de temas como sobre-endeudamiento, gastos innecesarios, cómo ahorrar más o cómo funcionan los créditos.

En suma, hablamos de lo bajos niveles de cultura financiera en chile. Pero también estamos hablando de tu futuro y presente financiero.

Cómo tener una jubilación digna y disfrutar la vida algunas de las principales preocupaciones financieras de los chilenos.

Y porque nunca es tarde para aprender a ordenar tus finanzas, queremos entregarte consejos y herramientas para crear tu propio plan e iniciar desde ahora el camino hacia la libertad financiera.

Escoge el tema que más te interese y comienza a aprender de finanzas personales ahora mismo:

I.- Consejos para cumplir el hábito de pagar tus deudas

II.- Aprende a cerrar el ciclo del sobre-endeudamiento: derechos y deberes

III.- Elimina estos 6 gastos innecesarios cada mes

IV.- 5 ideas para que tu billetera aguante hasta fin de mes

V.- 3 consejos para financiar la educación superior de tus hijos

VI.- ¿Cómo puedo obtener un crédito en el banco si tengo bajos ingresos?

l. Consejos para cumplir el hábito de pagar tus deudas

Salir de las deudas en complejo, ya que las posibilidades que nos entregan las casas comerciales y diferentes entidades bancarias nos permiten acceder a bienes y servicios que de hacerlo con otros métodos de pago, sería mucho más difícil, e incluso, imposible.

Si sientes que ya estás con la soga al cuello y no tienes cómo ordenarte con las deudas, debes saber que hay soluciones y un conjunto de pasos obligatorios que puedes seguir para salir adelante y encontrar el alivio financiero.

Son simples y sencillos de hacer. El verdadero desafío es seguir adelante con cada uno y terminar el ciclo habiendo detectado el problema y con la verdadera intención de implementar la solución.

Partamos entendiendo que salir de una deuda es un proceso más difícil y lento que mismo hecho de endeudarse. Es un camino largo pero posible de realizar, siempre que el deudor esté dispuesto a hacerlo.

Entonces, ¡empecemos!

1. Deudas claras

Consolidar primero todas las deudas en orden cronológico y en un solo listado, ofrece claridad sobre la verdadera envergadura del problema. La idea es contabilizar todo, desde el crédito hasta la deuda en la cuenta de la luz. Es preciso saber los tiempos que le quedan a cada deuda, las fechas de pago, y el modo de cancelación pactado (cuotas, mitad y mitad, en bloque, etc.)

2. Inventario de ingresos

Consiste en reconocer todos los ingresos que tenga la persona. Desde el sueldo hasta el dinero ahorrado en depósitos a plazo o fondos mutuos, todo vale. Incluso la devolución de impuestos que hace el Servicios de Impuestos Internos (SII) a comienzos de cada años.

3. ¿Cuál es mi verdadera liquidez?

Realizados ambos inventarios, llegó el momento de saber realmente cuánto dinero tiene la persona para pagar sus deudas.

Del inventario de ingresos, hay que descartar todo dinero usado para pagar los gastos: cuentas de servicios básicos, telefonía, arriendo o dividendo, bencina del auto, televisión por cable, hasta Netflix. Estos gastos incluyen el pago del seguro del auto así como otros seguros y obligaciones legales; en el caso de los trabajadores independientes, el pago de la AFP y la Isapre, por ejemplo.

4. El total que realmente puedo ahorrar

Con este inventario, hay que separar el dinero que está siendo destinado a ahorro u alojado ya en productos financieros de ahorro (depósito a plazo, fondo mutuo, APV o Cuenta 2).

Con esta limpieza de liquidez, la persona verá una verdadera radiografía de sus deudas y del dinero disponible para pagarlas.

A nadie le gusta lo que ve después de hacer este ejercicio. La mayoría de las veces deja en evidencia mucho más que las deudas:

  • Mala organización financiera
  • Bajos ingresos
  • Baja capacidad de ahorro
  • Adicción al consumo
  • Fraude o desfalcos

Lo primero que hay que evitar es entrar en pánico. Las deudas son reparables siempre y cuando la persona esté dispuesta a seguir los siguientes pasos:

PEDIR AYUDA. Ideal sería que el deudor avise con tiempo que tiene problemas para buscar alguna solución, pero eso ocurre muy pocas veces.

Para cuando se da cuenta de que no tiene dinero para pagar, son pocas las alternativas disponibles. Es por eso que todo deudor debe tener una línea directa con sus acreedores, que son las personas o instituciones a las que se le debe dinero. Ellos están esperando que les paguen según lo acordado.

Lo primero que debe hacer la persona sobreendeudada es acercarse a su acreedor y consultar cuáles podrían ser sus nuevas alternativas de pago.

Mejor adelantarse a la agencia de cobranzas y negociar con los acreedores una nueva fecha de pago y renegociar los montos del crédito lo mejor que pueda. Este paso incluye separar las aguas entre las deudas; evaluar la posibilidad de pagar las más pequeñas y renegociar los tiempos de las más grandes.

Dado que dio el aviso demasiado tarde, el deudor deberá tener en cuenta que el acreedor le ofrecerá más tiempo pero a una nueva tasa de interés más alta. Es una cosa por otra.

Mientras antes reaccione, el deudor podrá renegociar mejores términos.

Otro resultado positivo es que si el deudor logra pagar la deuda dentro del nuevo tiempo estipulado, su historial financiero no resultará tan dañado.

COMPROMETERSE BIEN. Si los acreedores aceptaron reorganizar la deuda con nuevas fechas de pago, montos y tasas, el deudor debe empezar esta nueva etapa en buen pie.

Debe comprometerse sólo dentro de sus capacidades.

  • Nada de distracciones o novedades que pueden prometer mucho pero que pueden distraer. Esto incluye cuidar el trabajo hasta salir del embrollo financiero, o bien buscar un empleo que ofrezca mayores ingresos para tener más holgura para cumplir con los pagos.
  • Esto no significa dejar pasar oportunidades, pero el deudor deberá estudiar bien los retornos que éstas le ofrecen; enfocar esfuerzos en aquellas que le darán dinero dentro de los nuevos plazos de pago.
  • En el caso de trabajadores independientes, esto también comprende organizar y priorizar trabajos o “peguitas” según montos; tal ingreso ayudará a pagar tal crédito mientras que el otro proyecto paralelo permitirá costear otra deuda.

"LIMPIAR EL CLOSET". El deudor ya hizo el inventariado de deudas e ingresos, pidió ayuda y comenzó a pagar de a poco. Ahora empieza la verdadera “limpieza” de todos aquellos gastos innecesarios.

Esto incluye hacer algunos sacrificios, entre ellos:

  • Cancelar la cuenta del cable
  • Cambiar el plan del celular o llanamente optar por tarjetas de prepago
  • Dejar de salir a comer fuera
  • Reducir los gastos de supermercado a lo esencial o comprar en un supermercado con precios al por mayor y compartir los gastos con algún familiar o amistad
  • Ocupar más el transporte público (lo que conllevará mayor organización de los tiempos), o bien organizar bien el uso del auto y las cargas de bencina

En este paso, el deudor también deberá evaluar la posibilidad de vender activos o bienes de alto valor para redestinar el dinero al pago de las deudas.

Para eso debe realizar un tercer inventario de las cosas de la casa que sean de valor pero innecesarias para subsistir.

Este ejercicio termina siendo bueno para el bolsillo y el alma, porque todo deudor termina dándose cuenta de la gran cantidad de cosas que no necesita.

¿Los acreedores dijeron que no?

El deudor siguió todos los pasos pero aún así no puede pagar. Le queda un paso más, y es acogerse a la Ley de Quiebras de Personas Naturales.

Desde 2014 que las personas comunes y corrientes en Chile pueden ejercer este derecho para declarar insolvencia y solicitar una mediación legal para renegociar deudas morosas.

Es un trámite administrativo gratuito y voluntario que facilita la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento (SUPERIR).

Todo deudor debe saber esta información antes de acogerse a quiebra:

  • El nombre oficial del trámite es Procedimiento Concursal de Renegociación.
  • Tiene como objetivo renegociar las obligaciones del deudor o facilitar la liquidación de bienes para el pago de sus obligaciones vigentes.
  • Consiste de tres audiencias en que participa el deudor, sus acreedores y la Superintendencia.
  • Puede acceder toda persona natural con o sin contrato de trabajo.
  • El deudor no debe haber emitido boletas de prestación de servicios durante los 24 meses anteriores a la solicitud de renegociación.
  • Debe tener dos o más deudas vencidas por más de 90 días corridos, que estén vigentes y superen las 80 Unidades de Fomento (entre otros requisitos).
  • Tiene que tener la Clave Única que otorga el Servicio de Registro Civil e Identificación. Esta se solicita en las oficinas del servicio.
  • El deudor  debe presentar en la página web de la Superintendencia  su solicitud de inicio de Procedimiento Concursal de Renegociación, o en las oficinas de la Superintendencia con la documentación necesaria.

 

Descarga tu copia

II. Aprende a cerrar el ciclo del sobre-endeudamiento: derechos y deberes

Tal como lo revisamos en el post anterior, una cosa es estar endeudado, pero otra muy diferente es el sobre-endeudamiento. Entendemos como una persona endeudada quien adquiere un bien y asume un compromiso de pago. Si esta persona cumple pagando según lo convenido, está endeudado pero no tiene problemas, ya que puede (y debe) cumplir.

El sobreendeudamiento, en cambio, es la incapacidad de hacer frente a las obligaciones adquiridas. Ahora, ¿cómo saber si estoy sobre-endeudado? Ocurre cuando se gasta más del 25% del presupuesto mensual en abonar cuotas de tarjetas de créditos, bancos, préstamos, etc. Si estás pasando por esto, lamentablemente estás sobre-endeudado.

Tenemos que aceptar que las deudas son una realidad de la vida para la gran mayoría de las personas en Chile, incluso si poseen altos recursos. El asunto no es evitar endeudarse, eso se es aceptable mientras se cumplan los plazos, el problema radica en endeudarse mal. La falta de información lleva a muchas personas a endeudarse más allá de su capacidad de pago, y eso es lo que genera pasar malos ratos.

Un estudio SERNAC muestra que 54% de los chilenos pagamos hasta un cuarto de nuestros ingresos a pagar créditos, sin considerar los servicios básicos.

Y en muchos casos, puedes terminar pagando muchísimo dinero por desconocimiento o mal uso de un crédito o una tarjeta de crédito.

En el mismo estudio, el SERNAC señala que los segmentos C2 y C3 son los más endeudados. Casi 13% paga más de la mitad de su ingreso en deudas.

En tanto, los últimos datos del Injuv – de 2015 – 33% de los jóvenes chilenos tiene una deuda a su nombre. En el rango entre 20 y 24 años este porcentaje llega a 36% y en el rango entre 25 y 29 años llega a 55%.

En la encuesta anterior, de 2013, este porcentaje llegó a 30%. Es decir, en dos años el endeudamiento juvenil subió 3%.  De esta deuda, 40% corresponde a créditos con casas comerciales.

Y en otra encuesta, el SERNAC muestra el desconocimiento de las personas frente al crédito, sobre todo entre los jóvenes. Tres de cada cuatro jóvenes no sabe lo que es la tasa de interés, sólo 44% ahorra y 80% da una respuesta equivocada sobre endeudamiento.

Por esta razón es muy importante entender la responsabilidad que asumes con una deuda si buscas cómo tener estabilidad económica o cómo salir del endeudamiento.

El sobreendeudamiento es consecuencia directa de tomar decisiones poco informadas.

Las buenas decisiones parten por estar informados. Si buscas cómo salir del sobreendeudamiento, el primer paso para mejorar tu situación es conocer los derechos y deberes del deudor de crédito, que te explicamos en este blog.

Derechos del deudor

 

Llamados telefónicos

Según Delaire.cl las empresas de cobranza solo pueden llamar de lunes a sábado entre 8:00 y 20:00 horas. Si te llaman fuera de este horario están infringiendo tus derechos y puedes reclamar al SERNAC, el SERNAC Financiero o cualquier juzgado de policía local.

Si te llega un escrito de cobranza o una carta de embargo

Conadecus explica que una de las prácticas abusivas más comunes de las oficinas de cobranza es el envío de cartas que aparentan ser escritos judiciales.

Estas cartas contienen amenazas de embargo para asustar al deudor y obligarlo a pagar o renegociar su deuda bajo presión. Por lo general las condiciones son peores.  

Esto es una táctica de intimidación prohibida por la Ley del Consumidor, Artículo 37º inciso 5º.

Las empresas de cobranza no pueden enviarte ningún tipo de escrito judicial. Para asegurarte, debes revisar que contenga la siguiente información:

  • Número de rol de la causa en extremo superior
  • Nombre del juzgado civil que lleva la cobranza judicial
  • Datos de la empresa demandante
  • Datos del demandado
  • Procedimiento

Si la carta no tiene esta información, no es válida pero igual debes verificarla en tribunales con tu RUT. Por último, los únicos que pueden entregarte este tipo de documentos son los receptores judiciales y deben hacerlo en forma personal.

Privacidad

Las empresas de cobranza tienen estrictamente prohibido llamar o enviar cartas a personas que no están involucradas en tu deuda. Es decir, familiares, amistades, colegas o jefes.

Tampoco pueden acosarte, es decir llamar varias veces en un día. Aunque pueden ir a tu casa o trabajo, tienen prohibido caer en conductas de persecución que alteren tu entorno laboral, familiar o personal.

Información del crédito

El SERNAC también explica que tienes derecho a exigir que te indiquen el costo final del crédito.

Pago del crédito

También tienes derecho a pagar tus deudas en forma anticipada y salir de Dicom si ya pagaste la deuda o la renegociaste.

Repactaciones

Ninguna empresa financiera puede cambiar las condiciones de pago de tu deuda si tú no las aceptas primero. Tienes todo el derecho a rechazarlas.

Otros derechos

  • En caso de cobro extrajudicial, tienes derecho a pagar directamente al acreedor toda la deuda vencida o las cuotas impagas (incluyendo gastos de cobranza). Esto aplica para cualquier institución que da créditos: bancos, financieras, casas comerciales, farmacias, supermercados, cooperativas etc.
  • Las empresas deben no pueden cobrar más intereses o gastos de cobranza fijados en la Tasa Máxima Convencional
  • Los gastos de cobranza, que empiezan a correr 15 días después del vencimiento de la deuda, no pueden superar los límites que fija la ley:
  • - 9% para cuotas hasta 10 UF
  • - 6% para cuotas entre 10 y 50 UF
  • - 3% para cuotas sobre 50 UF

Para más información, te recomendamos que leas el Decálogo del Deudor del SERNAC. Es un manual con consejos que explica todos tus derechos como deudor.

Deberes del deudor

Pedir un crédito es asumir un compromiso, desde pagar las cuotas que corresponden todos los meses hasta cancelar toda tu deuda.

Cuando pones tu firma para recibir el crédito, asumes un conjunto de deberes que te comprometes a cumplir, lo cuales el SERNAC en su Manual del Crédito para Consumidores, resume:

  • Primero que todo implica preguntar y, sobre todo, cotizar distintas alternativas. Es decir debes estar informado y seguro de tu decisión antes de una deuda.
  • Debes conocer la cuota mensual que deberás pagar y las condiciones de contratación de tu crédito
  • Debes exigir copia y leer muy bien el contrato antes de firmar. Cada artículo y también la letra chica. Cuando firmas, estás diciendo que conoces y aceptas todas las condiciones del documento. A partir de ese punto, no vale la excusa del “no sabía”.
  • Debes exigir que te informen el precio total del crédito: la cantidad que pides prestada + intereses + comisiones + impuestos + seguros + gastos notariales
  • Debes conocer el número y monto de cuotas. También la tasa de interés moratoria o la cantidad que te cobran cuando te retrasas en una cuota.
  • También debes exigir que te informen el sistema de cálculo de la cobranza extrajudicial de cuotas impagas.
  • Por último, debes informarte del monto de cualquier pago distinto a la tasa de interés: impuestos, gastos notariales, gastos por bienes en garantía, seguros y cualquier otro permitido por ley.

Todos estos derechos y deberes son para tu protección. El SERNAC señala que puedes terminar pagando hasta el doble de un crédito por desconocimiento o mal uso, como sacar avances en efectivo.

Por eso, debes estar muy seguro antes de usar tu tarjeta de crédito o pedir un préstamo. Idealmente, la recomendación es usarla sólo si es necesario.

Si decides endeudarte, lo primero que debes hacer es informarte y exigir a los bancos y casas comerciales todos los antecedentes para dar el paso. Nunca dejes de comparar para elegir la empresa que te ofrezca las mejores condiciones.

Hoy en día es muy fácil caer en una deuda y muy difícil salir de ellas. Por ello, cuanta más información tengas, mejor será tu decisión.

Descarga tu copia

III. Elimina estos 6 gastos innecesarios cada mes

Ahora que ya conoces algunos buenos consejos para comenzar a salir de tus deudas, es importante que evalúes lo siguiente: ¿cuánto crees que destinas de tu sueldo cada mes en gastos que no son realmente necesarios?

Este punto va directamente relacionado con las deudas, ya que si sueles gastar innecesariamente cada mes, lo más probable es que lo hagas con tu tarjeta de crédito, y eso finalmente generará intereses que serán un problema a corto plazo.

Es importante que entiendas el concepto de ahorro en este sentido. El dinero que no utilices en compras o frecuentes salidas a restaurantes, lo puedes ahorrar y tener un fondo de emergencia, o en el mejor de los casos, abrir una cuenta de ahorro para el futuro.

Analizemos el caso desde este punto de vista: según el gobierno, en 2016 el ingreso laboral promedio en chile llegó a $517.540 pesos mensuales.

El ingreso medio de los hombres en Chile fue de $601.311 pesos mensuales y el ingreso medio de las mujeres en Chile llegó a $410.486 pesos mensuales, recibimos el sueldo y desaparece a los dos días.

Es común sentir que no sabemos dónde se fue el dinero. Pero esa es justamente la pregunta: ¿dónde se fue la plata?

Analicemos por ejemplo los gastos de un hombre soltero en Santiago que comparte un departamento en la comuna de Santiago centro:

                                  Arriendo: $280.000 (2 dorms, bodega, estacionamiento) +

                                           Luz: $15.000  +

                                         Agua: $8.000   +

      Cable, internet y teléfono: $38.000  +

                        Supermercado: $80.000  +

                     Gastos comunes: $65.000  +

                                           Gas:    $5.000 +  

         ------------------------------------------------------------------------------

                                   Subtotal: $245.500 cada uno +  

         ------------------------------------------------------------------------------  

                                      Celular: $39.000 (gastos individuales) +

         -------------------------------------------------------------------------------

                                         Total: $284.500 +

Suponiendo que esta persona además debe pagar una pensión alimenticia de $300.000 mil, hablamos de un gasto mensual total de $584.000.

Y ni hablar si esta persona además tiene que pagar deudas.

Pero si miras esta tabla con mayor atención, verás que el ítem cable y teléfono (excluyendo internet) es innecesario. Y esto debes agregar una serie de gastos que son un verdadero hoyo en tu bolsillo.

La buena noticia es que reducirlos no te significará un gran cambio en tu comodidad o estilo de vida.

Pero lo primero de todo es detectar los agujeros por donde se te escurre el dinero. A continuación te mostramos 6 gastos personales que puedes eliminar. El número realmente te 5 te sorprenderá.

Cuanto termines de leer tendrás una idea concreta de cuánto puedes ahorrar controlando tu billetera.

1. Cable

El típico paquete de televisión pagada o cable tiene unos 70 canales de alta definición (HD) y 80-90 canales de definición estándar (SD).

¿Cuántos de esos canales ves regularmente? Seguramente ves los canales de películas, dos o tres canales de series y un canal de deportes. Aunque los chilenos cada vez vemos menos TV abierta, no necesitas gastar para ver los partidos de la selección o de tu club favorito.

Tienes varias alternativas en Internet (un gasto que no recomendamos elimines) como Youtube y sitios de streaming.

¿Cuánto gasta el chileno en cable? Destina 36 mil mensuales en promedio –al 10 de agosto de 2017, considerando todos los valores de los distintos operadores nacionales– en TV pagada.

Si tienes una tarjeta de crédito perfectamente puedes contratar un servicio como Netflix y eliminar el TV cable.

2. Plan de celular

No recomendamos que elimines tu plan de celular, pero ¿realmente usas todos los minutos y datos de tu plan? ¿Sabes bien cuánto tienes? ¿Cuánto gasta el chileno en celular?

Comparando los planes más caros de las cuatro principales compañía de telefonía celular de Chile, descubrimos que el precio promedio del plan más alto (XL o ilimitado, dependiendo de la compañía) es de casi $32.500 mensuales.

El precio promedio del plan más barato es de poco más de $17.000 mensuales. Una diferencia de $15.500 mensuales.

El plan más barato que encontramos es por 9.900 mensuales y es posible conseguir un buen plan por 20 mil al mes. También existen los planes de prepago, que pueden ayudarte a controlar aún más tu gasto.

Por eso, te recomendamos que vayas a una sucursal de tu proveedor y preguntes cuántos minutos y datos usas de tu plan. Por ejemplo, si tienes un plan ilimitado pero en realidad usas solo 15GB de tu tráfico de datos, puedes contratar un plan más barato.

Esta distinción es importante, porque podrías descubrir que en realidad no hablas tanto por teléfono, es decir, usando tus minutos.  

Emol reporta que los chilenos pasamos hasta cinco horas diarias conectados apps móviles como Facebook, YouTube, WhatsApp, Google y Gmail.

Si te comunicas principalmente por Whatsapp, te conviene un plan que te entregue más datos para navegar internet y usar estas apps.

3. Comida rápida

Que la comida rápida es deliciosa, nadie lo niega. Pero aparte de poco saludable es cara, aunque no parezca así.

¿Cuánto gasta el chileno en comida rápida?

LUN reporta que en promedio el chileno gastó $4.592 pesos cada vez que compró comida rápida en 2017. Y según Adimark, los chilenos consumen comida rápida por lo menos una vez a la semana. Esto representa un gasto de $17.978 pesos al mes.

Pero seamos sinceros. Lo más probable es que tu consumo de comida rápida sea mayor: hasta tres veces a la semana. En este caso estamos hablando de $13.476 a la semana y $53.904 pesos al mes.

Sin embargo, todos conocemos a alguien que consume comida rápida todos los días. En ese caso, el consumo llega a casi $21.000 a la semana u $84.000 al mes.

La forma más fácil y práctica de reducir este gasto es preparar comida en casa y llevarla al trabajo. Otra manera es comprar los ingredientes en el supermercado y preparar tu almuerzo en la oficina.

La forma más fácil y práctica de reducir este gasto es preparar comida en casa y llevarla al trabajo. Otra manera es comprar los ingredientes en el supermercado y preparar tu almuerzo en la oficina.

4. Muchos paseos tentadores al mall

¿Cuánto gastan los chilenos en el mall?

Según Adimark las chilenas van en promedio una vez a la semana al mall. En cada visita gastan entre $20.000 y $70.000, es decir, gastan hasta $300.000 mensuales por “concepto de mall”.

Por su parte, Emol reporta que los hombres pueden gastar entre $12.990 y $49.990 en una camisa. Si consideramos una compra al mes y promediamos ambos precios, nos da casi $31.500 mensual.

Otras publicaciones dicen que la familia chilena promedio gasta $30.000 en vestuario al mes, valor que usaremos para los efectos de nuestro cálculo final más adelante.

Pero más allá de esto, ¿realmente necesitas una camisa o un par de zapatos nuevos todos los meses?

Todos cuidamos de nuestra apariencia. Sin embargo, te recomendamos pensar en tu bolsillo a fin de mes para no caer en la tentación de comprar ropa por impulso.

Compra artículos duraderos, solo cuando lo necesites y con un uso en mente: pantalones para el trabajo, por ejemplo.

5. Cigarrillos y alcohol

Chile es el país más fumador de Latinoamérica. Los fumadores chilenos gastan mensualmente –al menos– $30.000 en cigarrillos.

Pero hay otro gasto que realmente afecta tu billetera: el alcohol. Este dato te sorprenderá.

Economía y Negocios reporta que cada chileno bebe 6,4 litros de alcohol al año, cifra que fue revisada a la baja según dice la nota.

Como hay 1.000 gramos en cada litro, significa que cada chileno bebe 6.400 gramos de alcohol al año. 

Ahora, Bio Bío Chile reporta que en Chile cada trago contiene un promedio de 15,5 gr de alcohol, de acuerdo a las costumbres de consumo en nuestro país.

Si dividimos 6.400 por 15,5 obtenemos 412,9. Es decir, en promedio cada chileno bebe 413 tragos al año.

Y aquí es donde la cosa se pone interesante para tu bolsillo.

Según Costodelavida.com, el precio promedio de una bebida alcohólica en un bar o club por la noche en Chile es de $4.500.  

Si multiplicamos 413 tragos al año por $4.500 obtenemos un valor anual de ¡$1.858.000! Eso es lo que gastamos al año comprando alcohol en bares o clubes.

Y si dividimos esta cifra por 12, obtenemos un consumo mensual de $154.875.

6. Limita tus salidas al cine

Las salidas al cine son las más frecuentes que se hacen hoy en día. Pero ¿cuánto gastan los chilenos en ir al cine?

Cualquier día de la semana es un buen momento para compartir una película con los amigos, la pareja o la familia.

Por lo general los martes y miércoles son los días más baratos para ir al cine. Sin embargo, pagar el precio normal por una película nueva dos veces al mes, con un acompañante, es de $18.000 mensuales.

Por desgracia, la única forma de reducir este gasto es no ir al cine, o ir menos. Pero como no ver películas es poco realista, una buena opción es compartir una cuenta de Netflix para ver series o filmes en tu computadora.

Supongamos que dejas de ir al cine por un año: ahorrarías $216.000 que podrías destinar a mejores usos.

El costo total estimado de tus gastos personales innecesarios

              Gasto mensual TV cable: $36.000 +

    Gasto mensual comida rápida: $54.000 +

         Gasto mensual plan celular: $17.000 +

            Gasto mensual en el mall: $30.000 +

       Gasto mensual en cigarrillos: $30.000 +

           Gasto mensual en alcohol: $155.000 +

                 Gasto mensual en cine: $18.000

    ----------------------------------------------------------------------     

                                               Total: $340.000 al mes

Cada mes, podrías estar gastando casi $350.000 en cosas que realmente no necesitas. Ahorrar este costo podría serte de gran ayuda para estabilizarte y sentir que te queda algo en los bolsillos a fin de mes.

Por ejemplo, si tomamos el sueldo promedio de los chilenos de $517.000, estos gastos serían el 68% del ingreso mensual.

Veamos ahora cuánto podrías ahorrar al año, multiplicando estos valores por 12.

                        Gasto anual TV cable: $432.000 +

             Gasto anual comida rápida:  $648.000 +

                 Gasto anual plan celular:  $204.000 +

                     Gasto anual en el mall:  $360.000 +

                Gasto anual en cigarrillos:  $360.000 +

                    Gasto anual en alcohol:  $1.858.000 +

                          Gasto anual en cine:  $216.000   

     ----------------------------------------------------------------------    

        Ahorro total al cabo de un año: $4.078.000 al año

Si evitas caer todos los gastos descritos en este artículo y guardas ese dinero en una cuenta de ahorro, por ejemplo, podrías ahorrar casi cuatro millones al año más o menos, dependiendo de tus gastos y cuánto puedes ahorrar.

¿Has pensado qué cosas podrías hacer con un monto así?

Todos tenemos nuestros gastos y nuestro estilo de vida. Y la vida está cara, eso está claro. Tampoco se trata de eliminar los gustitos que hacen la vida más agradable.

Sin embargo, aunque nuestros ingresos no sean tan altos podemos controlar mejor nuestro gasto, e incluso ahorrar una cantidad significativa al cabo de un año. Es difícil y requiere mucha disciplina, pero es posible.

Esperamos que este artículo te sirva para tomar mejores decisiones financieras hoy mismo.

Descarga tu copia

IV. 5 ideas para que sobre dinero a fin de mes

Hemos revisado diversos temas en esta guía, especialmente sobre el endeudamiento y cómo salir de él, y también pudiste ver prácticos consejos de ahorrar dinero evitando hacer gastos que no son realmente importantes en tu vida.

A continuación, te enseñaremos 5 técnicas efectivas para lograr llegar a fin de mes y no morir en el intento. ¡Aunque no lo creas, podrás hacer maravillas con tu sueldo siguiendo estos tips!

1- Empieza organizándote bien

Una de las claves es ordenarse. Primero que todo, apenas depositan el sueldo, cada persona debería organizarse con las fechas de facturación de sus deudas antes de pensar en qué y cómo gastar el dinero “sobrante”.

¿Por qué es importante esto? Básicamente, porque el tener el dinero en una cuenta bancaria, sin verlo, hace que nuestra percepción real del total disponible en nuestro poder sea falsa. Por lo mismo, es habitual que las personas empiecen a gastar dinero antes que se facturen sus deudas, lo que obviamente trae consecuencias desagradables cuando se acercan los últimos días del mes.

Si bien no hay un número limitado de tarjetas de crédito a las que se puede acceder, es importante tener en cuenta la capacidad de ingreso. Lo ideal es no superar en pagos de créditos el 25% y 30% de lo que se recibe cada mes.

Como recomendación, es que al momento de sacar tu tarjeta de crédito o contratar cualquier servicio, solicites que la fecha de facturación mensual sea durante los primeros 10 días, para contar con fondos y tener un orden desde el principio, así una vez pagada la cuota podrás recién pensar qué puedes hacer con el dinero que queda a tu disposición.

2- ¿El monto mínimo de las Tarjetas de Crédito?

El monto mínimo a pagar, es el valor mensual indispensable a cubrir en la fecha de pago o vencimiento del estado de cuenta de tu Tarjeta de Crédito, para que ésta quede habilitada para seguir utilizando y no entre en mora. Sin embargo, muchas personas toman este monto como la cantidad a pagar cada mes, lo que ocasiona que sus deudas finalmente no decrezcan, perdiendo completamente el control.

Esto ocurre porque los bancos o casas comerciales incluyen en el pago mínimo el monto para pagar las obligaciones financieras, como los intereses, y no la deuda que tú tienes.

El monto del pago mínimo y lo que se incluye en él, es un porcentaje que define cada banco o casa comercial y se estima sea entre un 3% y un 5% del saldo de deuda más la totalidad de todos los gastos no financiables, como por ejemplo, los costos administrativos o cuotas anuales, cargos por mora, intereses, impuestos, comisiones, adelantos en efectivo y las cuotas de las compras.

Esto se traduce en que el monto mínimo a pagar está compuesto en mayor parte de intereses, comisiones e impuestos, y no por pagos que reduzcan el capital inicial.

No debe sorprender, entonces, que al pagar el monto mínimo cada mes, la deuda no se vea reducida.

3-Ahorra por lo menos el 10% de tus ingresos

Todos sabemos que es importante ahorrar, pero también sabemos lo poco seguro que es hacerlo en casa.

Si tomas la decisión de guardar dinero, lo ideal es que lo hagas a través de una cuenta de ahorros, ya que tendrás la certeza de que tu dinero se mantendrá a salvo bajo siete llaves.

Las ventajas de depositar al menos el 10% de tu sueldo en el banco son muchas, pero lo más importante, es que irás adquiriendo un hábito que puede mejorar tu futuro.

Entre los beneficios de abrir una cuenta de ahorros destacan:
 

  • Se genera un historial crediticio para el cliente, como una importante carta de presentación frente a las distintas entidades financieras. La ventaja de tener un buen historial crediticio, es que permite acceder con mayor facilidad a préstamos (vehicular, hipotecario, tarjetas).
  • Con la finalidad de incentivar al ahorro, algunos bancos ofrecen adicionales gratuitos como seguros contra robos, asistencia hogar y descuentos en diversas actividades.
  • No se debe pagar comisión por concepto de consulta de movimientos y saldo. Sin embargo, el dinero debe mantenerse inmóvil en el banco por ciertos periodos de tiempo, para así ir generando ganancias positivas de intereses a favor.

Lo importante es recordar que al ahorrar dinero en el banco, se tiene la certeza de que estará seguro, teniendo a la vez un mayor control al poder consultar los movimientos o transacciones fácilmente desde el teléfono, sitio web o cajero automático.

4-¿Lo quiero o lo necesito?

Es parte de la naturaleza humana encontrar excusas para comprar algo. Es más fácil que decir “no lo necesito”. La tentación de comprar bienes y servicios que no son urgentes, y mucho menos necesarios, genera gastos inútiles que pueden impedir llegar a fin de mes.

Por ejemplo, el sólo hecho de ir caminando por la calle y ver en una vitrina un espectacular mueble para la casa con un 50% de descuento, puede generar una acción impulsiva de querer comprarlo; quizás no sea algo urgente, pero difícilmente se volverá a encontrar a un precio tan “ridículo”.

Precio ridículo...podemos estar hablando de un mueble de $25.000 o $50.000, un valor que con una tarjeta de crédito finalmente se reduce a un gasto mensual en cuotas.

¿Y si justo a fin de mes tienes una emergencia, necesitas comprar algún medicamento, comida para el perro, ir al cine, o bien, salir con los amigos? Ya no contarás con esos ridículos $25.000 que gastaste por impulso.

Si vas a hacer una compra y no sabes si es algo que realmente necesites o que deseas, mejor será que des una vuelta, respires hondo y cuentes hasta diez antes de tomar una decisión apresurada.

5 -Ahora sí… a retomar nuevamente el control

Una vez realizadas estas buenas prácticas y ya teniendo una agenda de gastos más ordenada, lo ideal es tratar de acumular la mayor cantidad de dinero que puedas en un fondo de emergencia de cuenta de ahorros.

Para ahorrar, es más efectivo depositar en una cuenta que dejar el dinero en casa, ya que puede ser tentador gastarlo.

Todo suma, hasta ahorrar unos pocos pesos cada mes. Así puedes evitar llegar a la última semana teniendo que utilizar la tarjeta de crédito, porque contarás con dinero extra de emergencia.

Descarga tu copia

 

V. 3 consejos para ahorrar y financiar la educación superior de tus hijos

Imaginemos que ya has pasado por la mayoría de las etapas de la vida financiera y ya tienes un orden establecido sobre a mayoría de tus necesidades. Ahora eres una persona independiente y hace un tiempo tomaste la decisión de formar una familia. Tienes dos hijos: de uno y tres años respectivamente.

Clarmente que n lo único que piensas ahora, es brindarles las mejores oportunidades y herramientas para que tengan una infancia y desarrollo adecuados.

Sin embargo, llegará el momento en el que deberás pensar en cómo financiar la educación superior de tus hijos. Es ahí cuando te das cuenta que de algún modo tienes que encontrar una forma de juntar dinero para hacer posible lo que la mayoría de los padres sueñan: brindarles la oportunidad de estudiar.

Si hoy una familia tiene más de un hijo estudiando, el gasto mensual puede superar fácilmente los $700.000 dependiendo de la carrera. Nadie sabe cómo puede evolucionar este valor en 20 años más, por lo mismo, brindar la oportunidad de estudiar, conlleva un importante gasto que debe ser solventado de alguna forma para evitar que inicien su vida profesional endeudados.

La futura independencia de tus hijos parte por un buen hábito de ahorro

Ser padre e invertir en la educación superior es gratificante. Por lo mismo, queremos que aprendas cómo hacerlo independientemente de la edad que tengan tus hijos. Te presentamos 3 consejos para que empieces a ahorrar lo antes posible:

1-Analiza tu situación financiera: el ideal es empezar a juntar dinero desde el nacimiento de tus hijos.  Si comenzaste a ahorrar más tarde para la educación superior, es muy importante que veas en qué estado se encuentra tu situación financiera actual, para saber con cuánto dinero cuentas para costear sus estudios y considerar si eventualmente requieres de algún tipo de apoyo financiero.

2-Comienza con un depósito a plazo: inicia un plan de ahorro con depósito a plazo fijo, que te permita ahorrar cada mes cierta cantidad de plata en un banco durante un tiempo determinado. Transcurrido ese plazo, la entidad te devolverá el dinero, junto con los intereses pactados.

Por ejemplo, si empiezas a ahorrar desde el nacimiento de tu hijo $10.000 mensuales por 18 años, lograrás conseguir un capital de $2.160.000. A esto, súmale la rentabilidad mensual de ese valor, que a pesar de no ser alto (0,5% aprox) , finalmente sumará un total de $1.730.000 aproximadamente.

En resumen, del total que ahorres con un plan de depósito a plazo fijo, poco más de $2.100.000 corresponderán a los fondos que depositaste tú, y el resto ($1.730.000) al pago de intereses de la entidad bancaria.

No obstante, el total del ahorro se puede incluso duplicar dependiendo del tipo de herramienta de inversión que vas a utilizar. Actualmente, algunos bancos ofrecen hasta el 1% mensual del total en intereses en depósitos a plazo.

3-Abre una cuenta de ahorro para niños: si no comenzaste a ahorrar desde el nacimiento de tu hijo y ya han pasado algunos años, puedes abrir una cuenta de ahorro para niños. Considera que deberás compensar los años perdidos.

Abrir una cuenta de ahorro para niños es una opción que varios bancos en Chile ofrecen. Se puede comenzar con un monto inicial de entre $1.000 y $10.000, y así ayudar a que tu hijo en el futuro pueda estudiar “gratis”.

Lo más interesante de esto, es que los padres chilenos poco a poco están tomando conciencia del hábito de ahorro para sus hijos, ya que según la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (Sbif), actualmente existen alrededor de 14.949.804 cuentas de ahorro en Chile, y, a pesar de no tener la cifra exacta de cuántas corresponden a menores de edad, se sabe que este producto es un buen mecanismo financiero para que ellos guarden su dinero y así aseguren sus estudios.

Hay que ser constante

Cómo ahorrar para el futuro de mis hijos es una pregunta en la mente de todo padre y madre chilenos.

Los chilenos en general somos malos para ahorrar, pero cada vez se ha generado una mayor conciencia sobre este importante hábito, sobre todo si se trata de hacerlo de forma voluntaria.

Si comienzas ahorrar desde que tus hijos son pequeños, podrás reducir su necesidad de solicitar un préstamo en el futuro, mientras tú ganas intereses al abrirles una cuenta de ahorro a plazo fijo.

Como habrás visto, el secreto está en ahorrar en forma constante, y en lo posible, ir aumentando gradualmente los montos. Aquí jugarán a tu favor el tiempo y la tasa de interés que ofrezca cada entidad bancaria.

Descarga tu copia 

VI.- ¿Cómo puedo obtener un crédito en el banco si tengo bajos ingresos?

En esta guía, has podido comprobar que tener un crédito en algunos casos es una gran ayuda para cumplir diferentes sueños: entregar una educación para tus hijos, comprar un auto, una casa o empezar con un negocio. Sin embargo, hoy las cosas están más difíciles que hace algunos años atrás para pedir un crédito en el sistema financiero. Los bancos en general están mucho más cautelosos a la hora de prestar dinero.

Antes de darte un crédito, el banco evalúa tus antecedentes para determinar si puedes pagar el monto solicitado más los intereses, y bajo qué condiciones.

Si eres una persona de bajos ingresos serás más riesgoso para el banco – en teoría – por lo que deberás pagar más intereses.

La buena noticia es que hay varias cosas que puedes hacer para demostrar que el banco puede confiar en ti.

No eres el único que se pregunta ¿cómo me evalúa un banco? En este post te contamos cómo obtener crédito si tengo bajos ingresos.

 
 

 

Capacidad de pago

No se trata de ganar un sueldo alto, porque el banco te presta la cantidad que puedes pagar. Se trata de cómo demostrar que tengo capacidad de pago.

Emol.cl señala que el endeudamiento razonable de una persona no debe exceder 40% de su ingreso mensual.

Si una persona tiene una renta de $500.000 mensuales, su nivel de endeudamiento no debe superar los $3.500.000 con cuotas hasta $200.000, señala la nota.

Un sueldo variable es un factor de riesgo para la banca, por lo que una persona que tiene trabajo estable y ganancias fijas tiene más probabilidades de obtener un crédito, dentro de sus capacidades.

Si a pesar de esto tu ingreso no es suficiente, puedes presentar boletas de trabajos ocasionales que hayas realizado y complementen tu entrada de dinero. Y siempre está la opción de generar nuevas fuentes de ingresos.

La pregunta es cómo demostrar que tengo ingreso estable o un sueldo fijo, lo que nos lleva al siguiente punto.

Estabilidad laboral

La idea aquí demostrar responsabilidad, compromiso y confiabilidad. Es decir, que eres una persona capaz de mantener un trabajo y cambia de empleo solo cuando tiene razones de peso para hacerlo.

Por eso los periodos de cese laboral en tu historial de empleo son otro factor de riesgo para los bancos.

Si cambias de trabajo muy seguido significa que pasarán al menos un par de meses en que podrás pagar la cuota de tu crédito. Tendrás gastos más importantes que cubrir como arriendo o dividendo, comida, etc.

Tomemos como ejemplo el caso de los créditos hipotecarios. Los bancos piden que demuestres antigüedad laboral de al menos un año.

¿Cómo demostrar estabilidad laboral?

Si eres trabajador dependiente, debes presentar una copia de tu contrato fijo de trabajo y tus últimas tres liquidaciones de sueldo.

Si eres trabajador independiente, el banco te pedirá una antigüedad laboral de dos años.

Esto quiere decir que tu negocio o actividad debe haber estado funcionando al menos dos años en forma estable. Deberás presentar al menos dos años de facturas.

Tu patrimonio

Los bancos piden que demuestres patrimonio para recuperar todo o parte del monto prestado si no puedes pagar. Esto se conoce como embargo de bienes.

En términos simples, tu patrimonio son todos los bienes con valor monetario a tu nombre.

Los ejemplos más comunes son vehículos o propiedades como terrenos o tu vivienda.

Si estás comprando tu casa o departamento con un crédito hipotecario, eso cuenta como patrimonio a tu nombre y aumenta tus posibilidades de obtener un crédito.

Lo mismo corre si estás comprando un auto u otro tipo de vehículo a tu nombre.

Acreditar ingreso familiar

Si tu ingreso personal es demasiado bajo, puedes complementarlo con los ingresos de tu grupo familiar directo: cónyuge, padres, hermanos e hijos.

FinanzasDomésticas.cl define ingreso familiar como “la suma de todos los ingresos de la familia.

Esto incluye el sueldo todos los integrantes del grupo e ingresos extra ("pololos", "pitutos", trabajos ocasionales, etc.). Es el dinero promedio con que cuenta la familia para cubrir todos sus gastos y vivir mensualmente.

Cuanto más personas en tu grupo trabajen y puedan juntar un ingreso que demuestre capacidad de pago, tanto mejor.

Lo importante es reunir toda la documentación que demuestre estos ingresos, para cada miembro de tu entorno familiar. Es decir contratos de trabajo, boletas, facturas y comprobantes de depósitos por trabajos realizados.

Codeudor solidario o aval

Partamos diciendo que no son lo mismo, pero asumen una importante responsabilidad porque se comprometen a pagar por ti si no puedes. Por tanto, también deben cumplir todos los requisitos detallados arriba.

El blog Lánzate Solo explica que un codeudor solidario es una persona que comparte contigo el préstamo en partes iguales. En caso de no pago el banco cobrará la deuda a ambos, aunque el codeudor no sea el titular del crédito.

“Si la situación económica del codeudor es mejor que la del deudor original, la institución que otorgó el crédito no dudará en demandarlo directamente”, agrega.

Por otro lado, el aval es la persona a quien el banco cobrará las cuotas impagas o toda la deuda si tú, como deudor original, caes en incumplimiento. A menudo es un miembro de la familia.

Contar con un codeudor solidario o un aval puede elevar tus posibilidades de obtener un crédito.

Cualquiera sea el caso, debes elegir esta persona con mucho cuidado y asegurarte que conoce perfectamente la situación antes de firmar.

También debes asegurarte que no tenga un historial de créditos impagos, lo que nos lleva al siguiente punto. 

No estar en Dicom

Estar en Dicom es el beso de la muerte para pedir un crédito. Es lo mismo que decir “esta persona no paga sus créditos, no prestarle plata”.

Según un estudio de la Universidad San Sebastián y Equifax la cantidad de chilenos que no paga sus deudas aumentó 7% frente al mismo periodo del año pasado, llegando a casi 4.400.000 personas.

El reporte agrega que hay 2,1 millones hombres y 2,2 millones de mujeres en mora. La deuda promedio de los hombres es de 2 millones de pesos, y 1 millón de pesos en las mujeres.

AdiósDeudas.cl explica que Dicom es una empresa que vende información de los deudores a bancos, empresas y casas comerciales. Por ende, si apareces como moroso, no te darán crédito.

Por lo tanto, si estás en Dicom lo primero que debes hacer para aumentar tus posibilidades de obtener crédito es obtener el certificado donde consta que saliste del registro de morosos.

Para ello, debes acudir a tu banco y pedir un certificado que diga que cancelaste toda tu deuda y presentarlo a Dicom. Debes hacer este trámite personalmente porque los bancos no siempre avisan a Dicom.

Pese a todo esto, hay una serie de créditos para personas con Dicom que puedes revisar en este link.

La clave está en demostrar que soy confiable

Como hemos visto, la respuesta a la pregunta ¿en qué se fijan los bancos para dar crédito? es simple.

Para acceder a un crédito es más importante demostrar capacidad de pago, más allá de si tenemos un bajo nivel de ingreso.

En la medida que demuestres ser una persona responsable y confiable, mejorarás considerablemente las posibilidades de obtener un crédito bancario.

Pero los bancos no son las únicos que prestan dinero a las personas. En un próximo artículo te contaremos todas las entidades financieras no bancarias que dan crédito en Chile. 

Descarga tu copia

VII Tips para postular al subsidio habitacional para comprar la casa propia

Si ya adquiriste el hábito para ordenar tus finanzas, tus deudas están disminuyendo y sientes que ya tienes un control financiero, puedes dar el gran paso de postular al subsidio de la casa propia. Te contamos que puede ser una tarea algo complicada... ¡pero no imposible!

Si pensamos en las nuevas generaciones, tener una casa propia se ha vuelto una posibilidad cada vez más lejana, especialmente si los valores de las viviendas se siguen disparando como ha ocurrido hasta ahora. Pero actualmente existen subsidios habitacionales donde debes contar con un ahorro mínimo y otros requisitos para postular, mientras el Estado aporta con un porcentaje del valor total de la vivienda.

¿Sabías que de acuerdo a la última Encuesta Suplementaria de Ingresos realizada por el INE, actualmente sólo un 8,5% de los chilenos (equivalente a 1.530.000 personas) podría comprar una vivienda de UF 3.000? Y solamente el 18,5% (unas 3.276.000) podrían comprar una propiedad de UF 1.700 (cerca de $45 millones) siempre y cuando tengan sueldos que superen los $776.020

Es por esta alza imparable de los precios de las viviendas, que la mayoría de las personas, y especialmente los millennials, ven la opción de independizarse solo pagando arriendos cada mes.

¿Cómo puedo tener mi casa propia?

Si formas parte del grupo de personas que se ve imposibilitada de pagar el pie de una propiedad, pero eres bueno ahorrando, una excelente alternativa es que postules al subsidio habitacional de la casa propia.

Existen tres tipos de subsidios. Primero, el subsidio que me permite comprar una vivienda, que puede ser nueva o usada. El segundo tipo, es para construir una, es decir, si eres propietario de un terreno puedes construir una vivienda apoyado por un subsidio. Y la tercera alternativa, es mejorar tu vivienda, puedes repararla, acondicionarla si es el caso de que viva una persona discapacitada, o ampliarla.

Sin embargo, si quieres postular a alguno de estos beneficios, debes cumplir con ciertos requerimientos:

  • Debes ser mayor de edad.
  • Si vives solo, no debes ser propietario de ninguna vivienda ni haber recibido antes un subsidio habitacional. Si tu pareja tiene una vivienda o fue propietaria de una vivienda con subsidio, tampoco puedes postular. ¡Recuerda que la génesis de este proyecto es realizar el sueño de la primera casa propia!
  • No pueden postular simultáneamente marido y mujer, incluso cuando se encuentren separados. No se puede postular a distintos programas.
  • Debes poseer tu Cédula Nacional de Identidad vigente. Las personas extranjeras tienen que presentar además el Certificado de Permanencia Definitiva.
  • Debes tener una cuenta de ahorro con un mínimo dependiendo del tipo de alternativa a la que postules. Este ahorro debe estar en la cuenta de Ahorro para la Vivienda hasta el último día hábil del mes anterior a la postulación (recuerda que el valor de la UF cambia constantemente).
  • No debes superar el puntaje máximo en la Ficha de Protección Social (FPS), según la modalidad a la cual postules.
  • No superar el monto máximo neto de ingreso mensual del grupo familiar establecido para la alternativa que postules.

Lo que debes saber para postular a la compra de la vivienda

Si bien el beneficio del subsidio habitacional contempla también la construcción de una casa o el acondicionamiento de una existente, en este post revisaremos exclusivamente los requisitos y consejos para comprar una vivienda.

A continuación, te mostraremos los requisitos y valores del último llamado realizado el año 2017. Como te comentamos anteriormente, el valor de la UF está en constante cambio, por lo que es importante que estés atento al próximo llamado que se realizará el primer semestre de 2018 y revises las posibles variaciones que surjan para que puedas postular exitosamente.

El beneficio en este caso, fue para familias de entre Coquimbo y Los Lagos, quienes tuvieron la posibilidad de adquirir viviendas de hasta 2.200 UF. Ten en cuenta que el subsidio no es para todas las regiones del país, porque hay zonas donde ya se destinaron los recursos que se necesitaban para proyectos colectivos anteriormente.

El subsidio habitacional para la casa propia cuenta con tres variantes divididas en tramos para comprar una propiedad. En esta tabla, te explicamos en detalle los requisitos y valores en UF y pesos que los postulantes debieron cumplir.

Captura de pantalla 2017-10-04 a la(s) 11.06.07.pngFuente: Bci

*El valor de subsidio que entrega el Estado en este caso es menor, porque la lógica de este beneficio es para ayudar a las personas que están en situaciones vulnerables.

Para el título I, tramo 1, los postulantes debieron formar parte del 60% de la población más vulnerable  según el Registro Social de Hogares.

Para el Título I, tramo 2, el porcentaje correspondió al 80% de la población más vulnerable y finalmente, el Tramo II, hasta el 90% de la población más vulnerable según el Registro Social de Hogares.

TIP 1: si el próximo año vas a postular, lo puedes hacer de manera presencial o de forma online. Si postulas de forma presencial, debes realizar el trámite en las oficinas Serviu (OIRS), IPS, ChileAtiende y municipalidades en convenio.

Si haces el trámite Online, es a través del sitio web de MINVU, donde debes ingresar  con la clave única que entregará el registro civil.

TIP 2: si el próximo año obtienes el beneficio, es importante que consideres tener otro ahorro adicional para los trámites legales que el proceso conlleva, como gastos notariales, costos de administración, entre otros.

Recuerda que el último llamado a postulación para este año 2017 fue el miércoles 13 de septiembre 18:00. Es decir, ya está cerrado. Por lo mismo, queremos que estés muy bien informado para el próximo llamado que se realizará el primer semestre de 2018. Recuerda que si no tienes el ahorro mínimo sugerido, no puedes postular.

¡Empieza ahora mismo a juntar lo que más puedas para cumplir el sueño de tener tu casa propia en Chile!

TIPS PARA POSTULAR AL SUBSIDIO HABITACIONAL

 

VIII- ¿Qué hacer cuando se generan cobros indebidos? 

Imagina que ya tienes tu casa propia. Es un gran avance en tu vida, pero como todo, tiene sus gastos. debes pagar el agua, la luz, el gas, y lo más probable es que en alguna oportunidad te lleves una sorpresa. Es pleno invierno, llegó la cuenta de la luz y te fijas que hay un cargo por sobreconsumo adicional al valor de electricidad que consumiste.

“¿De qué se trata esto?”, te preguntas. “¿Por qué tengo que pagar más por la electricidad que uso?”.

El cobro por sobreconsumo es un cargo adicional que hacen las compañías eléctricas a clientes que gastan más electricidad que el máximo fijado para el periodo de invierno (entre el 1 de abril y el 30 de septiembre).

Es una medida conocida legalmente como “Límite de Invierno” que implementó el Ministerio de Energía para regular el aumento de consumo de los clientes en los seis meses de invierno.

Así, al consumo que excede el límite se le aplica un recargo denominado “Energía Adicional de Invierno”, o comúnmente conocida como “tarifa de invierno”.

Si bien está regulado por ley, es un cobro que también puede ser objeto de errores o infracciones. Puede ocurrir que exista un cargo por sobreconsumo muy superior al que normalmente recibe el cliente por un error debido a una mala lectura del medidor.

Asimismo, muchos consumidores desconocen la existencia de este cobro y sólo aprenden sobre éste cuando observan un disparo del valor en su boleta o factura.

Ahora bien, si hay certeza de que la tarifa de invierno no se ajusta a lo consumido o por errores en la medición, entonces se trata de un cobro indebido. Para solucionarlo es preciso notificar a la empresa a través de sus canales oficiales.

Además, las autoridades recomiendan presentar una denuncia en la página web de la Superintendencia de Electricidad, www.sec.cl para que junto al Ministerio de Energía puedan hacerle seguimiento.

¿Son todos los cobros indebidos?

No. Adquirir o arrendar un servicio o bien en Chile conlleva una serie de pagos, cuentas por cobrar, descuentos por servicios, además del valor o precio base.

Todo producto o servicio  tiene asociados estos costos, ya sea por su adquisición o posterior mantención y/o uso. Estos cobros varían según el rubro o industria, tienen plazos o cuotas distintas, y formatos diferentes.

Los cobros varían por tipo de producto o servicio, pero los más comunes consisten de:

  • Gastos de administración y ventas, como el envío de facturación en formato físico (en caso de cartas certificadas), los costos operacionales de la isapre, gastos de atención al usuario independientes del consumo, etc.
  • Comisión por apertura de un servicio, como son los costos de apertura, comisiones y cargos para abrir una tarjeta de crédito.
  • Cargo por mantención mensual o anual de un servicio, como es el caso de una cuenta corriente bancaria, un seguro de vida con ahorro, el plan de datos del celular, o la gestión de los fondos por la Administradora de Fondos de Pensión (AFP).
  • Gastos por la gestión de un documento, como el cobro de un cheque o los costos asociados a una firma notarial.

Algunos de estos cobros están normados por ley (Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores, Ley de Timbres y Estampillas, Ley de Bancos, por ejemplo). Otros son de carácter administrativo (como los que del Banco Central o una Superintendencia, como en el caso de la de Telecomunicaciones, Servicios Sanitarios o de Bancos e Instituciones Financieras, por ejemplo).

En su mayoría, estos cobros son debidamente estipulados en el contrato que firma el cliente. En el caso de la cuenta de la luz, son precisados al momento de contratar el servicio de electricidad y también en la boleta o factura mensual.

Estos cobros son desglosados por potencia, energía, mantenimiento y cualquier otro cargo relacionado a la mantención del servicio de electricidad, como cargos fijos y no fijos e impuestos.

El problema surge cuando hay un cobro ilegal o indebido por parte de la empresa prestadora del producto o servicio.

¿Cuándo es un cobro indebido?

El cobro es ilegal o indebido cuando no está permitido o no es consagrado o reconocido por alguna de las leyes o normativas referidas anteriormente. O bien cuando no se ha prestado o se entregó de forma parcial al usuario o cliente, y no aparece estipulado en el contrato.

Según la Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores, los consumidores tienen derecho a pagar sólo por los servicios efectivamente contratados, lo que implica cancelar lo que corresponde a su consumo y, en caso que le ofrezcan servicios que impliquen un cargo adicional, estos cobros deben ser aceptados expresamente.

Algunos ejemplos son:

  • Cargos mal efectuados
  • Duplicidad de cobros
  • Comisiones excesivas
  • Cobros por servicios no contratados

¿Cómo puede consumidor saber si hay cobros indebidos?

Las autoridades insisten en que el consumidor revise sus boletas o facturas de productos y servicios, sean únicas, mensuales o anuales, periódicamente para diagnosticar si está siendo objeto de un cobro indebido.

Generalmente, una vez que identifica el problema, debe pedir el respaldo que justifica el cobro, es decir, que la empresa proveedora le rinda cuenta de éste y por qué.

A veces sucede que el consumidor desconoce la existencia de un cobro adicional al valor o precio base del producto o servicio porque no leyó el contrato, o bien no consideró esta información al momento de firmar el contrato.

No obstante, una vez que el consumidor acredite que el cobro no está estipulado por ley ni en el contrato, por ende es indebido o ilegal, puede dar una serie de pasos para que la empresa le restituya el monto.

Por eso el Sernac y las diversas Superintendencias que fiscalizan la oferta de productos y servicios en Chile recomiendan que el consumidor consulte y exija conocer TODOS los cobros asociados en el momento previo a adquirir un producto o contratar un servicio y que quede registro de ello. 

Descarga tu copia

IX- Todos los pasos para reclamar un mal producto o servicio

Ahora que ya tienes una idea de qué hacer cuando se generan cobros indebidos, deber saber también cómo reaccionar cuando recibes un mal producto o servicio. Como consumidor, cuentas con un conjunto de derechos y deberes, así como una sólida estructura de entidades y procedimientos que te ayudan a defenderlos y ejercerlos.

Entre ellos está tu derecho a reclamo.

Para ello cuentas con el respaldo de la Ley del Consumidor, la cual estipula tus derechos y obligaciones en el caso de que solicites reparaciones o indemnizaciones por incumplimientos antes, durante y después de la recepción de un producto o contratación de un servicio.

Asimismo, tienes el apoyo del Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) y las diferentes Superintendencias que fiscalizan determinadas actividades económicas y servicios públicos que ofrecen servicios o bienes de consumo a las personas.

Hay asociaciones de consumidores civiles que también defienden y supervisan la protección de tus derechos.

Ahora bien, todo reclamo debe estar de acuerdo a lo establecido por ley, la cual también castiga a aquellos quienes hacen una denuncia carente de fundamento y mala fe.

Quieras o no hacer un reclamo, es recomendable que consultes y conozcas tus deberes y derechos como consumidor. No esperes verte en la obligación de reclamar para conocerlos.

¿Cómo hago un reclamo?

Si quieres hacer un reclamo por un producto o servicio en mal estado, cuya prestación fue deficiente, o porque consideras que no respetan tus derechos, hay diferentes etapas civiles y judiciales a seguir:

Reclamo directo al proveedor

La instancia civil más directa es reclamar al proveedor del servicio o producto mismo.

Tanto el Sernac como las diversas Superintendencias recomiendan recurrir inicialmente a la empresa donde se originó el problema, ya que cuenta con todos los antecedentes relacionados a éste.

Ahora bien, ten en consideración que cada empresa o proveedor tiene su propio sistema de denuncia; algunos piden una carta escrita, otros ofrecen un servicio telefónico, llenar un formulario online, o realizar el reclamo en forma presencial en sus oficinas o sucursales.

Asimismo, cada vez más empresas entregan un código o número de reclamo, y registran la denuncia formalmente.

Independiente del método, implementa estas buenas prácticas para hacer un buen reclamo:

Acredita que pagaste por el producto o servicio. Debes presentar información que acredite que consumiste ese producto o servicio, por eso siempre es bueno guardar la boleta o comprobante de pago.

Mantener la calma. Reclamar no es pelear. Es recomendable que escribas primero todo lo relacionado al problema que denuncias, lo pongas en orden cronológico y lo tengas a mano cuando presentes tu caso. Te ayudará a mantener las ideas claras.

Toma apuntes. Al presentar el reclamo, la empresa también tiene derecho a defenderse y te presentará información adicional. Anota todo lo que te digan, por muy pequeño que sea.

Preguntar dudas. Que no te de vergüenza pedir que te expliquen por segunda vez la información, o precisen algún punto que no te quedó claro.

¿Y si no me dan una respuesta satisfactoria?

Reclamo ante el Sernac

Entonces, tienes todo el derecho a pasar a la siguiente etapa, que es presentar un reclamo ante el Servicio. En este caso, el servicio es gratuito y demora máximo 20 días hábiles.

Lo que debes hacer es:

  • Llamar al 600 594 6000 o reclamar a través de www.sernac.cl
    • Si prefieres hacerlo en persona, puedes acudir a la oficina del Servicio en tu municipalidad.

  • El Servicio evaluará si puede gestionar tu reclamo.
    • Muchas veces la denuncia termina siendo una consulta.

  • El Servicio solicitará formalmente una respuesta a la empresa.
    • La empresa entrega una respuesta o solución, que puede ser parcial o imparcial.
    • La empresa no entrega respuesta o solución.

Si tu reclamo es similar al de otros clientes, el Servicio puede evaluar iniciar una mediación colectiva, que es buscar una respuesta favorable conjunta para todos los reclamos, sin necesidad de pasar a la siguiente etapa.

¿Y si no me gusta la respuesta?


Reclamar ante Superintendencia y/o Tribunales

Si la respuesta o solución que entregó la empresa mediante el Sernac no te satisface, o bien llanamente no respondió tu reclamo, el Servicio te entregará todos los antecedentes para que pases a la siguiente etapa, si es de tu elección.

Puedes presentar una denuncia formal ante la Superintendencia que fiscalice a la empresa del producto o servicio, o bien evaluar acudir a un juzgado de policía local, sin necesidad de contar con el patrocinio de un abogado.

Esto, porque hay empresas que no responden los reclamos y que no pueden ser sancionadas por la Ley vigente, sólo por un tribunal.

Cada Superintendencia hoy en día cuenta con su propio proceso de recepción de reclamos, no obstante comparten los siguientes procedimientos:

  • Llamar primero a su Centro de Atención Telefónica para recibir orientación.
  • Juntar todos los documentos que acrediten el incumplimiento o situación incorrecta.
  • Presentar la denuncia por escrito en persona en la oficina de la Superintendencia en cuestión o a través de la página web (por ejemplo, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras exige un escrito en persona, mientras que la Superintendencia de Isapres solicita sea todo online).
  • Incluir en la solicitud todos los antecedentes recopilados en los pasos previos realizados con el proveedor de servicio o producto y/o ante el Servicio.
  • Atenerse a los tiempos y condiciones de uso del servicio de reclamo de la Superintendencia en cuestión. Cada entidad demora un conjunto de días hábiles distintos, y considera diferentes sanciones y multas.

En el caso de hacer la denuncia ante un juzgado de policía local, deberás seguir una serie de pasos. Aquí te presentamos un resumen, pero revisa aquí el detalle de cada uno:

  1. Identificar el juzgado de policía local competente. Debe ser el que esté ubicado en la comuna donde se cometió la infracción o incumplimiento (en el caso de un servicio contratado telefónicamente, la comuna donde compró el producto o contrató el servicio con problemas).
    1. Hay comunas que tienen más de un juzgado de policía local, por lo que es recomendable llamar al Fono Consulta 600 594 6000 (desde celulares, el 02 2594 6000) para precisar cuál es.
  2. Debes identificar si harás una denuncia o demanda, o presentarás ambas de forma conjunta.
    1. Denuncia: solicitas al tribunal que sancione a la empresa por cometer una infracción.
    2. Demanda: buscas obtener compensación o indemnización si se acredita que sufriste daño o perjuicio.

  3. Acudir al juzgado de policía local correspondiente y solicitar un formulario judicial. También es posible descargarlo.
    1. Hacer la denuncia y/o demanda por escrito, firmada y con tres copias al funcionario judicial, acompañadas con los documentos que acrediten la denuncia.
    2. Las tres copias serán timbradas y te quedarás con uno de los ejemplares, que debes guardar. También deberás incluir en tu solicitud el pago de los costos del juicio.

  4. El juez evaluará si existe o no infracción y/o si corresponde o no indemnización en base a las pruebas.

  5. Se te notificará por carta certificada si el juez autorizó tu caso. Si pasa el tiempo y no recibes nada, es recomendable acudir al tribunal a consultar sobre su estado.

  6. Deberás prestar declaración para ratificar la denuncia y/o demanda. El tribunal te pedirá hagas una declaración indagatoria que ratifique tu reclamo. Es indispensable que lo hagas si no tu caso será archivado.

  7. La empresa también será notificada de que es objeto de una denuncia y/o demanda, y recibirá una copia de ésta y la resolución del tribunal.
    1. Hasta aquí el proceso es gratuito. Sin embargo, en el trámite de notificación deberás pagar un monto de dinero al juzgado que recuperas si tu denuncia o demanda recibe una sentencia favorable.

  8. Después de las declaraciones, tanto tú como la empresa denunciada deberán presentarse a comparendo para que muestren sus pruebas.
    1. Es un trámite obligatorio, si no el caso se archiva.
    2. Incluye un “llamado a conciliación” para que la empresa demandada y tú lleguen a un acuerdo.

  9. Terminado el comparendo, el juez dicta la sentencia definitiva.
    1. Si ésta no excede las 10 UTM, la resolución no se puede apelar.
    2. Si el monto es mayor o bien no estás de acuerdo con la solución del juez, tienes 5 días para apelar en la Corte de Apelaciones. En esta instancia, es recomendable que cuentes con la asesoría de un abogado.

Conclusión

A lo largo de esta guía, pudiste aprender diversos tips par dar los primeros pasos con el orden de tus gastos y comenzar a sentir un alivio financiero. Es importante que pongas en práctica los consejos que te hemos enseñado, para que sepas organizar bien tus ganancias y así empezar a vivir para trabajar, y no trabajar para vivir.

¿Estás listo para iniciar la experiencia de la estabilidad financiera?