Resuelve tus dudas financieras
Sueños

Todo parte por preguntarte: ¿para qué quiero dinero?

Publicado por Francisco de Con Letra Grande

Francisco es experto en ahorro, endeudamiento, consumo y tarjetas de crédito.

Si estás pensando en ahorrar, debes comenzar por preguntarte ¿para qué quiero dinero?. La clave está en que establezcas tus metas y te ordenes para juntar lo que corresponda y obtener esa cantidad que necesitas en el mediano y largo plazo.

La regla de oro para ahorrar de por vida

 

Si quieres ahorrar para una meta importante, la forma básica de hacerlo es comenzar por formularte estas cinco preguntas:

1.-¿Para qué quiero dinero?

2.-¿Cuánto dinero tengo actualmente para inciar mi ahorro?

3.-¿Durante cuánto tiempo quiero ahorrar?

4.-¿Cuánto dinero quiero llegar a ahorrar?

5.- Si tienes tus ahorros en una entidad bancaria, ¿qué tasa de interés se paga por el ahorro?

Teniendo el valor de estas cifras, podrás tener un estimado de cuánto necesitas ahorrar mensualmente para lograr tus objetivos financieros.

Sin embargo, el problema de muchas personas es no saber cómo comenzar a ahorrar, ya en ocasiones, ni nos enteramos cuáles son las grietas por donde se va el dinero.

Por lo mismo, es de vital importancia tener una buena organización y control de los gastos y una técnica infalible para organizarlos es con la regla 50/20/30, manera sencilla de distribuir tus ingresos y adoptar un hábito de ahorro de forma constante.

Esta regla creada por la estadounidense Elizabeth Warren, te ayudará a crear un enfoque más simple para la elaboración del presupuesto. Muchos expertos financieros han llegado a adoptarlo como una estrategia práctica de administración del dinero.


¿En qué consiste la regla 50/20/30?

 

Las deudas, necesidades y deseos en la vida de las personas son muchos. Querer tener una casa propia, pagar deudas, darse gustos y viajar, son situaciones que pueden traer muchos problemas y confusiones financieras al momento de querer determinar cuánto dinero ahorrar para los diferentes objetivos.

La opción más estricta es ser austero y no darse gustos si no son necesarios, o bien, aplicar complejas herramientas de presupuesto u hojas de trabajo para administrar el dinero. No obstante, la regla 50-30-20 revela cuán simple puede ser crear y organizar tu presupuesto.

Como mencionamos al comienzo de este blog, lo más importante es definir para qué quieres destinar tu dinero: puede ser para el pie de una vivienda, un auto, un viaje, matrimonio, un magíster, o lo que consideres necesario. Una vez tengas clara tu meta para ahorrar, deberás organizar la regla de 50-30-20, que te permitirá saber cuánto dedicas a ahorro y a gastos, y de qué manera gastas y destinas el 100% del dinero que obtienes. Esta regla es simple, solo debes seguir los siguientes pasos:


1.- El 50% para tus necesidades básicas y deudas: enfócate en asignar la mitad de tus ganancias a costear tus principales necesidades. Estas incluyen todos los gastos que no pueden ser evitados cada mes, los que incluyen:

  • Arriendo o las cuotas del pago de la vivienda
  • Alimentación
  • Vestuario (siempre que sea necesario)
  • Préstamos
  • Pagos de las tarjetas de crédito
  • Escolaridad o gastos universitarios
  • Agua, luz y gas

 

2.- Limita tus deseos al 30% : esta categoría es la más interesante de la regla presupuestaria, ya que una parte importante de tus ingresos se asigna a gastos que no son esenciales, lo que te permitirá tener más libertad para darte ciertos gustos. Sin embargo, es clave saber diferenciar deseo con necesidad. Entre los gastos que se incluyen en esta categoría, destacan:

  • Salir a cenar
  • Ir al cine
  • Irse de viaje
  • Entradas de conciertos
  • Otros gustos

 

3.- El 20% para ahorros y pagos de deudas extra: muchos expertos en finanzas personales enfatizan como prioridad ahorrar y pagar deudas, sin embargo, en la regla del presupuesto 50-30-20, utilizas solo el 20% de tus ingresos para cubrir este requerimiento:

  • Ahorro de fondos de emergencia
  • Ahorros para cumplir metas
  • Ahorros para la jubilación
  • Pagos adicionales de las deudas

En resumen, con esta regla de presupuesto, puedes destinar el 50% de tu dinero en artículos de primera necesidad, el 20% en ahorros a largo plazo y pagos de deudas, y el 30% en opciones de estilo de vida y artículos que no son de primera necesidad.


Motivos que no te permiten ahorrar el 20%

 

La regla presupuestaria del 50-30-20 parece sencilla, pero no todos pueden cumplirla, especialmente si se sobrepasan con los pagos de necesidades, ya que lo que este presupuesto revela, es cuánto gastan las personas en la categoría del 50%.

Si no puedes ahorrar el 20% de tus ingresos, podría ser porque estás gastando demasiado en el arriendo de tu departamento, en el plan de tu celular, en la casa o en la cuota de tu  auto. Esto ocurre cuando compras una casa con una hipoteca muy alta o un auto del año, lo que conlleva a gastos que sin darte cuenta, pueden consumir la mitad de tu sueldo.

En ese sentido, la regla del presupuesto 50-30-20 puede ser bastante útil, ya que te proporcionará un marco para examinar tus gastos, de modo que puedas evaluar dónde necesitas realizar cambios.

¡Logrando la libertad financiera!

La mayoría de las personas ven la ventaja de ahorrar pensando en el largo plazo, con un beneficio que será aprovechado pero en 20, 30 o 40 años más. Sin embargo, existe un concepto clave para disfrutar la vida lo antes posible: la libertad financiera.

Y no se trata de renunciar y dejar de trabajar, eso sería un caso utópico pero imposible. Pero si pensamos en las nuevas generaciones, claramente estar atados a un escritorio los próximos 40 años de su vida y los 5 días de la semana, no sería el escenario ideal.


Por lo mismo, si cumples tus metas de ahorro y la regla presupuestaria de 50-20-30 al pie de la letra, podrás concretar tus sueños mucho más rápido, salir de las deudas, aumentar tus ingresos y jubilar antes que el promedio. La clave está en que te limites o renuncies a cosas que quizás hasta ahora considerabas importantes, como por ejemplo, tener el celular de moda, el auto del año, hacer un gran viaje o arrendar el mejor departamento.

Si te lo propones, podrás lograr tu libertad financiera antes de lo que te imaginas.

BCI

Cómo lograr la estabilidad financiera

En esta guía te entregamos los consejos y herramientas que necesitas para crear tu propio plan e iniciar desde ahora el camino hacia la libertad financiera

Descarga tu copia

Déjanos tu comentario