Resuelve tus dudas financieras
Negocios

Esto debes saber para dejar una garantía en un crédito empresarial

Publicado por Germán de Con Letra Grande

Germán es especialista en emprendimiento y finanzas para PYMEs.

Buscas hacer crecer tu pequeña y mediana empresa (Pyme) de servicios tecnológicos para la Gran Minería y para ello estás evaluando solicitar un crédito empresarial.

Es el primer crédito que pedirías como Pyme, ya que iniciaste tu compañía con tus propios ahorros y fondos de familiares y amigos.

Las finanzas de tu empresa están sanas y hay caja suficiente para financiar los gastos administrativos y operacionales. No obstante, el monto que requieres para esta nueva inversión supera tu capital disponible.

Quieres evitar quedar sin fondos, así que prefieres solicitar un préstamo para empresas, para tener más holgura y margen de maniobra.

Es así que ya te acercaste a varios bancos de la plaza a cotizar. Y varios de ellos te solicitan una garantía para crédito de respaldo.

Entiendes la necesidad, pero estás un poco renuente a dejar como prenda tu maquinaria o insumos claves de la empresa, por temor a que no puedas ocuparlos para tu negocio hasta que termines de pagar el crédito.

Aquí te explicamos cómo funciona este mecanismo que asegura la operación de crédito entre tu empresa y el banco.

¿Qué es una garantía?


Es un contrato que busca ofrecer mayor seguridad y certeza al cumplimiento del pago de una deuda.

En el caso de un préstamo, el banco, al igual que tú, tiene todo el derecho a que le aseguren que la operación será un éxito. Y constituir una garantía de crédito es el mecanismo para ello.

Según explica el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), los tipos de garantías más comunes son la hipoteca de una propiedad o la entrega de un bien mueble de valor (maquinaria, mobiliario, vehículos, etc.) en prenda para asegurar el pago de obligaciones presentes o futuras entre un deudor (u individuo o una empresa) y el acreedor (el banco u otra institución que presta el dinero).

Las clases de garantías son personales o reales. En el caso de las garantías personales, un tercero (aval) se compromete a pagar la deuda del deudor si éste no es capaz de hacer el pago.

Con las reales, en cambio, el deudor respalda sus obligaciones del crédito con un bien (de su propiedad); la hipoteca y la prenda son garantías reales.

En el caso de tu Pyme, por tratarse de un crédito empresarial, el tipo de garantía que deberías dejar es real, sea tu casa, oficina u otro tipo de bien raíz; maquinaria o insumos valiosos de tu negocio en caso de dejar una prenda.

Descarga tu copia para financiar tu PYME

¿Cuáles son las consecuencias de dejar una garantía?


Los bienes muebles o inmuebles que dejas en garantía para un crédito siguen siendo de tu propiedad, pero aplican ciertas restricciones para su uso.

Según explica la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), no puedes venderlos o dejarla comprometida en venta sin contar con el consentimiento del banco o institución que te prestó el dinero.

Cuando termines de pagar el crédito, tampoco puedes vender, gravar, o arrendar la casa o el bien en prenda en cuestión así como así. Debes esperar la liberación de estas garantías; en el caso de la hipoteca, el banco debe “alzar la garantía” ante el Conservador de Bienes Raíces. En el caso de la prenda mueble, como maquinaria o parte de tu producción, el banco también debe notificar que está liberada.

Ahora bien, gracias a Ley 20.855, el consumidor puede disponer libremente de su auto o propiedad dada en garantía una vez que la institución financiera que le entregó el préstamo le informe que la obligación está pagada. Y el gasto en trámites para liberar esa garantía corre por cuenta del banco.

¿Por qué son necesarias?


Las garantías son resguardos que debe adoptar el banco
para reducir el riesgo de prestarte dinero en caso de que no puedas con tus obligaciones crediticias y no tengas un aval que te respalde.

Incluso, a veces sucede que un aval o garante no puede pagar, por ende la garantía crediticia es un mecanismo de seguridad confiable para tí y el banco.

BCI

Cómo tomar decisiones financieras sostenibles para tu PYME

Muchas veces la urgencia de la realidad y la necesidad de tomar acciones en el momento, pueden jugar una mala pasada. En esta guía enumeramos algunas buenas prácticas para quienes han caído en los errores típicos de las PYMES:

Descarga tu copia

Déjanos tu comentario