Resuelve tus dudas financieras
Vivir

Finanzas personales: ¿cuántos tipos de crédito existen en Chile?

Publicado por Francisco de Con Letra Grande

Francisco es experto en ahorro, endeudamiento, consumo y tarjetas de crédito.

A lo largo de nuestra vida adulta, todos tenemos necesidades que requieren financiamiento que no siempre tenemos a mano.

En esos casos debemos pedir crédito. Pero como no todas las necesidades son iguales, los créditos son diseñados para ciertos fines. 

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿cuántos tipos de crédito existen en Chile?

La respuesta es tres: créditos de consumo, créditos comerciales y créditos hipotecarios. Cada uno tiene sus propias características y condiciones. 

Sigue leyendo para informarte más sobre cómo funciona cada uno y para qué sirven. Esta esta es información importante para tus finanzas personales.

Crédito de consumo


BancaFácil, un portal educativo de la Superintendencia de  Bancos e Instituciones Financieras de Chile (SBIF) define este tipo de crédito como
un monto que un banco presta a una persona para que compre bienes o pague servicios.  

Estos créditos son de libre disposición para gasto inmediato. Es decir, puedes usar este crédito para lo que estimes conveniente: desde ordenar tus cuentas o renovar los muebles de tu vivienda, hasta viajar o comprar un auto.

Normalmente se pactan a uno o cinco años. En algunos casos puedes negociar el plazo y extenderlo hasta ocho años. Ciertos bancos te dan hasta 90 días para comenzar a pagar la primera cuota.

En Chile existen varias entidades que otorgan estos tipos de préstamos. Haz clic aquí para conocer las entidades bancarias y no bancarias que ofrecen créditos de consumo en Chile.

Normalmente este tipo de préstamo requiere la firma de un contrato.

ComparaOnLine tiene varias recomendaciones para pedir un crédito de consumo. Fíjate que el contrato contenga la siguiente información:

  • Tasa anual: el interés que cobra el banco y determina el costo total del préstamo considerando comisiones, gastos administrativos, etc.
  • Número de cuotas a pagar y el plazo de pago en años
  • El importe de cada cuota: en algunos casos puede variar
  • Periodicidad de pago: semanal, mensual, bimestral, etc.
  • El contrato debe decir que el cliente puede usar el crédito para lo que quiera, sin tener que informar a la entidad que se lo dio. 


Asegúrate de conocer bien las condiciones de tu crédito. Visita el link de ComparaOnline para más detalles e informáte sobre tus derechos y deberes como deudor.

Aprende a administrar las finanzas de tu PYME

Crédito comercial


Los créditos comerciales son préstamos especialmente diseñados para empresas que necesitan capital de trabajo, comprar bienes o pagar servicios para su operación.

Estos préstamos también pueden usarse para pagar otros créditos que la empresa tenga pendientes.

Nuevamente, BancaFácil nos explica que los créditos comerciales son pactados a entre uno y cuatro años.

Su principal diferencia con los créditos de consumo es que permite prorrogar el pago de cuotas y modificar el plazo dependiendo de los objetivos del cliente.

Dado que los montos son mayores, con comparación con un crédito de consumo, tu empresa debe mostrar al banco sus flujos de ingreso y gastos, además de balances auditados por terceros, para acceder a este tipo de financiamiento. 

El mostrador reporta que en 2017 las PYME representan 19,6% de los créditos comerciales del sistema financiero chileno, frente a 16,7% en 2014.

Agrega que, según  el Banco Mundial, Chile es el país donde este segmento de empresas recurre con más fuerza a la banca para buscar financiamiento.

Crédito hipotecario


Los créditos hipotecarios es un préstamo que tiene como único fin comprar una propiedad. Esta puede ser una vivienda, oficina, terreno, local comercial u otro bien raíz.

El plazo de pago es largo. Hasta 40 años en algunos casos, aunque lo habitual es entre 20 y 30 años.

Otra característica de estos créditos es que la propiedad queda hipotecada. Es decir, el banco se queda con ella si no puedes pagar el préstamo.

Rankia explica en qué se fijan los bancos para darte un crédito hipotecario.

  • Ahorro: el banco solo presta hasta 80% del valor de la propiedad, por lo que debes tener el capital ahorrado para el pie y los trámites administrativos.

  • Buen historial crediticio: tienes que demostrar buen manejo de tus tarjetas y créditos de consumo. Si estás en Dicom o eres deudor moroso, es muy difícil que te otorguen el crédito.

  • Comprobación de ingresos: es clave para demostrar capacidad de pago. Si eres trabajador dependiente, debes presentar una copia de tu contrato indefinido y últimas tres liquidaciones de sueldo. Si eres independiente, debes demostrar que tu negocio lleva al menos dos años funcionando. Para ello, debes presentar facturas, estados de cuenta bancarios y declaraciones de impuestos.

  • Seguros: en los créditos hipotecarios sólo es obligatorio contratar seguros de desgravamen e incendio con sismo. Los demás seguros son voluntarios.

 
Conclusión


Antes de terminar es importante que evalúes muy bien tomar cualquier tipo de crédito. Esto es especialmente cierto en el caso de un crédito de consumo, que es un préstamo de libre disponibilidad.

Es tentador pensar solo en lo que podremos hacer o comprar con un crédito y olvidarnos de las responsabilidades que esto conlleva.

El crédito es un puente o medio para alcanzar una meta. Infórmate siempre antes de tomar un crédito, diseña un plan para pagarlo y conseguirás lo que te propongas.

BCI

Cómo tomar decisiones financieras sostenibles para tu PYME

Muchas veces la urgencia de la realidad y la necesidad de tomar acciones en el momento, pueden jugar una mala pasada. En esta guía enumeramos algunas buenas prácticas para quienes han caído en los errores típicos de las PYMES

Descarga tu copia

Déjanos tu comentario