Resuelve tus dudas financieras
Estabilidad

Depósito a plazo, una opción para asegurar tu futura pensión

Publicado por Paola de Con Letra Grande

Paola es experta en finanzas personales y educación financiera

En Chile la mayoría de las personas se pasan la vida y -sobre todos sus últimos años de trabajo- pensando en diferentes alternativas que les permitan complementar el dinero que recibirán mensualmente con su pensión.

Si analizas realizar alguna inversión para complementar tu pensión, los depósitos a plazo son una buena alternativa. Es el instrumento financiero de menor riesgo del mercado y te permite conocer desde el principio cuál será la ganancia que obtendrás, según el monto y plazo en que decidas invertir. Te ayudaremos a identificar si esta herramienta es la adecuada para ti.

 

¿Qué es un depósito a plazo?

 

Comencemos por comprender bien qué es y cómo funciona esta herramienta de ahorro. Como ya comentamos, el riesgo asociado a un depósito a plazo es bajo, porque tu inversión queda en el banco y no en depósitos externos. La rentabilidad y tasa de interés es fija -aunque más baja que otras herramientas de ahorro- y está determinada por el banco y el tiempo que quieras invertir.

 

Existe una garantía en el depósito a plazo: la ley general de Bancos dictamina que se aseguran los depósitos a plazo en moneda nacional o extranjera en un 90% de su monto total, con tope máximo a pagar de 108 UF (SBIF).

 

El plazo mínimo de inversión es flexible. Según la legislación chilena, el plazo mínimo que se puede pactar para el pago de intereses y reajustes debe ser de un mínimo de 7 días para los depósitos no reajustables, o de 90 días para depósitos reajustables, excepto los depósitos que no se rigen por el sistema de reajustabilidad en UF o IVP.

 

En el caso de usar esta alternativa para aumentar tu pensión, mientras estés ahorrando y no vayas a utilizar ese dinero, se recomienda mantener un plazo mayor, para que consigas mejores tasas.

El incentivo detrás de este instrumento es que no toques el dinero hasta que toque el plazo de depósito. Por eso no puedes retirar los fondos antes sin algún tipo de penalización.

 

Como no conoces exactamente el momento que necesitarás el dinero, cuando se cumple la fecha de vencimiento, puedes optar por la renovación automática. No obstante, debes tener cuidado, ya que como es un ahorro de largo plazo, con esta modalidad de renovación mantendrías la tasa de interés inicial. Una buena opción es acercarte a negociar los términos de un nuevo depósito a plazo.

 

4 beneficios de los depósitos a plazos:

 

  1. Seguridad: el Estado, a través del Banco Central, asegura los pagos en caso de quiebra de los bancos.
  2. Sin cobros: no pagas comisiones al tomar un depósito a plazo, por lo que no gastas tus ahorros.
  3. Bajo mantenimiento: no tienes que estar pendiente de las alzas o bajas del mercado. Tu dinero está blindado ante las variaciones de precio y especulaciones. Una vez que acuerdas los términos de inicio con el banco, no debes hacer nada más hasta la fecha de vencimiento.
  4. Tasa de interés garantizada: Puedes acordar tasas de interés fijas o mixtas.

 

Invierte sabiamente

 

Si cuentas con la capacidad de ahorro para comenzar a ahorrar desde ya para tu jubilación, no dejes de analizar los depósitos a plazo como una buena opción. Si bien no es la herramienta más rentable disponible en el mercado, es la más segura.

Si eres más arriesgado en tus finanzas personales, puedes explorar otras alternativas de inversión, como fondos mutuos o acciones. Finalmente, escoger la forma en que ahorrarás para tu futuro es una decisión personal y debes conocer muy bien las ventajas y desventajas de cada una de las alternativas, acá te ayudamos. 

BCI

Consejos de educación financiera para la tercera edad

Sabemos que en esta etapa de su vida cada peso cuenta. Por eso nuestro objetivo ayudar a proteger su bolsillo de la mejor manera posible: con información fidedigna y real.

Descarga tu guía

Déjanos tu comentario