Resuelve tus dudas financieras
Alivio

Protege tu futuro con seguros de salud de enfermedades o accidentes de alto costo

Publicado por Paola de Con Letra Grande

Paola es experta en finanzas personales y educación financiera

Generalmente cuando se nos contacta para ofrecer un Seguro, se nos habla del riesgo de perder lo material y la necesidad de protegerlo, por lo que pensamos en cuidar los bienes obtenidos a lo largo de nuestras vidas al momento de tomar la decisión de contratar un seguro.

 

Sin embargo, las personas suelen olvidar que la salud es lo más preciado e inseguro y que de ella depende realmente su futuro económico.

 

No basta con tener un plan de Isapre o Fonasa para protegerse ni mucho menos un seguro complementario, debido a que estos tienen limitantes al momento de hacer uso de ellos. Por ejemplo el Seguro Complementario de salud con el empleador, ofrece beneficios que son efectivos sólo mientras dura el contrato laboral.

 

Una alternativa es contratar un seguro de salud complementario con una institución privada. Este producto financiero reembolsa al asegurado y sus cargas el porcentaje del valor contratado de lo que no cubre su Isapre o Fonasa.

 

¿Por qué es importante contratar un seguro de salud?

 

 

No contar con una póliza exclusiva de salud arriesga todo el patrimonio, los bienes y cualquier ahorro del afectado y sus herederos.

 

Aunque se cuente con un plan de Isapre y seguro complementario, si se presenta una enfermedad o accidente de gravedad, lo que sucederá es que el afectado se verá obligado dado los costos de la cobertura del incidente, a gastar parte o todos sus ahorros, quedando vulnerable.

 

La experiencia dice que cuando ocurre una enfermedad o accidente catastrófico, no hay sueldo ni ahorro que lo pueda cubrir. Por ello es posible afirmar que un seguro de vida o de pérdida material es tan importante como un seguro catastrófico.

 

Existen familias que han tenido que asumir deudas tan altas, que nunca más pueden capitalizar sus esfuerzos.

 

 

 

¿Qué es un seguro de salud?

 

 

Se trata de un contrato con una compañía de seguros, un intermediario válido o una clínica, por el cual se paga una prima mensual por una póliza, a cambio de que la aseguradora cubra los gastos médicos en caso de una enfermedad grave o de alto costo, según el plan contratado.

 

La palabra clave para un seguro de salud es respaldo económico.

 

Antes de elegir un seguro de salud, debes conocer en profundidad sus aspectos vitales, de modo que no te generes expectativas irreales.

 

Oferta en la industria

 

 

Es importante que la contracción sea con una compañía de seguros con presencia en el mercado o bien un intermediario como tu banco, en el cual ya tienes confianza, o directamente en una clínica. Eso da mayor tranquilidad por la llamada espalda financiera ante una cobertura.

 

Edad de contratación, cobertura y declaración personal de salud

 

 

Lo ideal es realizar la contratación siendo joven, antes de que surjan condiciones hereditarias como hipertensión o resistencia a la insulina, debido a que estas son causales para no ser asegurado por ninguna compañía o institución. La idea es evitar cualquier preexistencia.

 

Además, mientras más joven contrate un seguro de salud, la tarifa que pagas es menor, hasta cambiar de rango etario.

 

Normalmente, un seguro de salud protege hasta cumplir los 99 años, cambiando la prima según aumenta el riesgo. Por eso es importante revisar las tablas de primas por rango de edad. En caso que el plan incorpore a los hijos, ellos estarán protegidos hasta cumplir los 24 años y 364 días. Los hijos mayores de 24 años pueden seguir con continuidad de cobertura (sin carencia) pagando tarifa individual de adulto.

 

Cobertura territorial o seguro abierto o cerrado

 

 

Los seguros cerrados se refieren a contratos de servicios de atención exclusiva con una institución, lo que es propio de las clínicas. Por ende, si la atención sucede en otra localidad, el seguro no aplica. Por ello la recomendación es buscar un seguro abierto o de libre elección.

 

Existen seguros de salud tan amplios que cubren accidentes o enfermedades en el extranjero, con algunas limitantes. Pero los gastos serán reembolsados una vez que vuelvas a estar en territorio nacional.

 

Reembolso y deducible

 

 

Es importante poner especial atención en el reembolso, el cual debe incluir gastos hospitalarios, gastos médicos y gastos ambulatorios, así como gastos hospitalarios en domicilio y farmacia. El cuadro de reembolso y deducible del seguro indicará el monto máximo que será cubierto por evento, después de aplicado el plan de salud en el sistema público o privado, mientras el deducible indicará el monto que al asegurado le tocará financiar.

 

Esos montos dependen de la prima que se pueda pagar. En caso de no contar con plan de salud en el sistema privado, hay compañías que reembolsan un porcentaje de los gastos en instituciones afiliadas de Fonasa

  

Embarazo

 

 

Normalmente los seguros catastróficos no cubren gastos de embarazo, sólo complicaciones, siempre y cuando la asegurada, ya sea como titular o carga, tenga al menos 12 meses con la póliza vigente. Respecto de los hijos por nacer, cada compañía estipula sus reglas, por lo que es necesario leer exhaustivamente las condiciones de la póliza.

 

Letra chica

 

 

Todo contrato de seguro tiene un apartado con diversa información, como detalles de la póliza, enfermedades sin cobertura y razones por las cuales no se harán reembolsos. Tales son los casos de enfermedades no declaradas al momento del contrato, enfermedades psiquiátricas, estética, etc.

 

CMF

 

 

Siempre se debe exigir el número de la póliza para revisar las condiciones generales y cláusulas adicionales en la Comisión para el Mercado Financiero, institución que vela por el cumplimiento de las normas y reglas en materia de seguros.

 

Conclusión

 

 

Si evalúas contratar un seguro de salud, lo ideal es que profundices sobre los aspectos relevantes del servicio, para esto debes solicitar al ejecutivo asesoría transparente y detallada sobre el plan que estas contratando.

 

En tanto, una vez que contrates el producto, considéralo como una inversión personal y/o familiar.

 

No olvides informar a tus familiares sobre la contratación del Seguro de Salud.

BCI

Guía: Cómo cuidar el presupuesto familiar

Cuidar las finanzas de la familia, especialmente si tenemos parientes que dependen de nosotros como niños y abuelitos, es muy relevante.

Sin embargo, a veces podemos perder de vista este objetivo en medio del pago de las cuotas del auto, el dividendo o el arriendo, el colegio o la universidad, y todas las demás responsabilidades que debemos cumplir para brindar una vida cómoda a nuestra familia.

 

Descarga tu guía

Déjanos tu comentario