SALIR

Si te gusta nuestro contenido, no te pierdas ninguna nueva entrada

Ingresa tus datos para recibir notificaciones de nuevas publicaciones.

Estabilidad Lectura: 3 min julio 14, 2022

Cómo ahorrar dinero en los gastos de mantención de tu auto

Paola de Con Letra Grande

Experta en finanzas personales y educación financiera

Podríamos decirte cosas obvias como “hazle todas las mantenciones a tu vehículo” o “compra solo repuestos originales”, que si bien suenan simples, precisamente no te harán ahorrar dinero.

Una cosa es comprarse auto, pero otra muy distinta es cuidarlo y mantenerlo. Y es que no sólo se debe asignar un presupuesto mensual para esto, también es necesario realizar buenas prácticas para no desfinanciarte, sobre todo cuando se te junten los trámites relacionados a la revisión técnica o la renovación del permiso de circulación.

Más allá de las reparaciones de rutina, que son muy necesarias para mantener tu vehículo funcionando de manera segura y eficiente, hablamos de todo aquello que te ayuda a ahorrar dinero sin descuidar tu auto, porque sabemos que también te interesa preservar su valor de reventa. 

Aprende aspectos básicos de la mantención de tu vehículo

1. Cómo cambiar el filtro de aire

Junto con el cambio de plumillas de los limpiaparabrisas, esta es una de las tareas de mantenimiento más sencillas. Y es que no sólo encuentras las instrucciones de cómo hacerlo en el manual de tu vehículo, sino que la mayoría de los filtros que hay en el mercado son muy fáciles de instalar. 

Sólo te tomará aproximadamente unos 5 minutos y, a menos que te toque llevar tu auto al mecánico y este cambio se incluya dentro del presupuesto que te haga el taller, mejor gestionarlo tú mismo. 

2. Elabora tu propio líquido limpiaparabrisas

Existen muchos tutoriales en YouTube con el paso a paso de cómo elaborar tu propio líquido limpiaparabrisas. La clave está en mezclar agua destilada con pequeñas cantidades de limpiavidrios y alcohol. 

Considerando que los precios actuales oscilan entre los 5 mil y 8 mil pesos -el bidón de 5 litros-, y que necesitas comprar este producto unas 4 veces en el año; este ahorro perfectamente te puede alcanzar para un llenado -o medio- de estanque, según el tipo de auto que tengas.

3. Compra repuestos usados y sé más "busquilla"

Cuando compras una pieza de recambio en un servicio técnico autorizado o taller mecánico, de seguro estás pagando más por el sólo hecho de no tomarte el tiempo en cotizar y/o buscar soluciones alternativas.

Si bien existen arreglos en donde es mejor dejarle todo a los expertos, en ciertos casos hay repuestos que bien valen comprarlos de segunda mano. Las molduras de la carrocería y los elementos del interior del auto, como las perillas de la radio o los espejos retrovisores, son ejemplos de piezas que tiene sentido adquirir usadas.

Como se sugiere en el blog Cheapism, los motores y transmisiones reconstruidos también pueden ayudarte a gastar menos. En tanto, cuando te toque comprar piezas más específicas, haz el ejercicio previo de buscar por internet, asegurándote de ingresar la información correcta de la marca, el modelo y el año del vehículo. 

Conoce tips expertos de ahorro

4. Cómo pagar un menor precio

Cuando tu auto sufre un desperfecto, lo más fácil y seguro es llevarlo al taller mecánico de siempre, sin embargo, esta práctica no es necesariamente la más conveniente.

Por eso, lo mejor es que antes de aceptar cualquier presupuesto, busques otros lugares y llames para preguntar cuánto cobran por arreglar el mismo daño.

La gran parte de los mecánicos que consultes podrán darte un valor aproximado del arreglo, sin tener siquiera que ver tu auto, por lo que si te encuentras con una opción más barata y se lo comunicas al encargado del taller de siempre, quizás te igualen el precio para evitar perderte como cliente.

5. Junta los cambios de repuestos

Como también señala el blog de Cheapism, si tu mecánico tiene que cambiar muchas piezas para llegar a la causa del problema, es más conveniente que reemplace otros repuestos gastados que detecte durante su revisión.

Esto cobra especial sentido cuando el trabajo implica desmontar y volver a montar un motor. Por eso conversa de esta posibilidad con el encargado del taller mecánico y negocia un precio justo por la mano de obra antes de comenzar a hacer el trabajo.

6. Ahorra también en pastillas de frenos

Quizás te parezca exagerado, pero al menos deberías saber de lo que estamos hablando. Ya sea tengas automóvil automático o mecánico, la palanca de cambios cuenta con engranajes bajos (“1” y “2”) que precisamente dan más potencia al motor a bajas velocidades. 

El otro uso que puedes dar a estas marchas bajas es “frenar con el motor”, esto es, reducir la velocidad del vehículo sin frenar, lo que evita el desgaste de tus pastillas de freno. No es lo más ortodoxo, pero te sorprenderá saber todo lo que puedes ahorrar haciéndolo.

¡Gasta menos!

Si te lo propones, siempre existirán nuevos trucos que te ayuden a bajar todavía más tu consumo. Algunos pueden parecerte exagerados, pero al menos dales una oportunidad; quizás termines siendo cada vez más experto en esto (y más rico también).

 

Aprende a organizar tus finanzas personales

PLANTILLA

Organiza tu presupuesto mensual

Descarga la plantilla y pon en regla tu presupuesto.

DESCARGAR