Resuelve tus dudas financieras
Sueños

6 datos clave para comprar un auto usado

Publicado por Paola de Con Letra Grande

Paola es experta en finanzas personales y educación financiera

Si te decidiste a adquirir un vehículo de segunda mano, hay varios aspectos que debes tener en consideración. Estás dando un gran paso, así que es necesario que te informes acorde a ello. Y es que, a diferencia de otros bienes, encontrarte con imprevistos una vez tengas el auto estacionado en tu casa puede salirte demasiado caro.

Como vimos en el artículo “Auto nuevo versus auto usado”, no se trata de que una opción sea mejor que otra, sino que todo depende de tu realidad económica así como las perspectivas de uso que tengas. Lo esencial es estar informado, porque en cualquier caso te puedes encontrar con contratiempos.

En el caso concreto de un ejemplar de segunda mano, por ejemplo, el comprador nunca podrá conocer su verdadero historial. Puede que confíes en la palabra del primer dueño o vendedor, y chequee exhaustivamente el registro de multas de tránsito, sin embargo no existe la opción de obtener toda la información respecto de eventos o accidentes que haya tenido el auto.

En este sentido, una vez estés con el vehículo estacionado en la casa, de haber problemas, estos serán de total responsabilidad del nuevo propietario, o sea tú. A diferencia de un ejemplar nuevo, aquí no existe garantía de compra: un auto usado no se puede devolver, incluso si falla al primer día de uso.

Que te pase esto, sin duda, resulta aterrador, por eso es tan importante realizar todo este checklist mecánico antes de realizar el último paso de la compra de tu nuevo auto, la transacción.

Revisa piezas y fluidos del vehículo

1. Ten ojo con los niveles

Si el auto que estás a punto de comprar lleva un tiempo sin movimiento, revisa la cantidad de líquido que tiene tanto el recipiente de agua del radiador como el aceite del motor. Si estos no se encuentran en sus niveles óptimos, podría ser un indicador de alguna fuga o un problema de mayor dimensión.

Como sugiere esta nota de Derco Center, la medición de aceite se debe realizar con el auto apagado y, a menos que sufras de dolores de espalda, no dudes en revisar debajo del auto para chequear que no hayan pequeñas manchas de líquido derramado. Si los hay, entonces consulta sobre su origen.

2. Inspecciona el motor

Si una vez abres el capot, te encuentras con manchas de aceite, ponte en modo alerta. Los motores en buenas condiciones no deberían filtrar absolutamente nada. Puede que las bujías y sus cables no estén en las mejores condiciones por el desgaste propio del uso, pero si los ves manchados, agrietados o quemados, mejor huir de ahí.

Como dato extra, fíjate en las mangueras y correas que rodean el motor. Las primeras no debieran presentar resquebrajaduras (que da lugar a pequeñas fugas), mientras que las segundas no pueden verse demasiado tensas o flojas, ya que si es así repercutirá en problemas mecánicos sin lugar a dudas.

Chequea el comportamiento estático del motor

3. Observa el encendido

Ya sea que el auto que estás revisando se encuentre estacionado o en movimiento, es fundamental que se mantenga sereno, esto es, que no presente vibraciones altas ni irregulares que puedan ser la causa de bases de anclaje entre el motor y la carrocería rotas. 

Según los expertos, también debes estar atento al sonido del motor. Si éste es continuo, está perfecto, pero sí detectas interrupciones o “hipos”, de seguro estás en presencia de fallas de compresión, bujías quemadas u otros temas graves. Es necesario que pidas una explicación al respecto.

4. Verifica el tubo de escape

Grábate esto: las emisiones de un automóvil en buenas condiciones siempre serán discretas y sólo en el momento del encendido. Por lo mismo, si estando el auto estacionado, percibes humos blanco o negro, estás lejos de una buena señal.

Por el contrario, cuando del tubo de escape sale humo blanco, puede que existan fallas del motor. En cambio si hay presencia de humo negro, es casi seguro que se trata de suciedad en los filtros. 

¿Qué ocurre cuando el auto está en movimiento?

5. Evalúa los cambios de las velocidades

Lo dice el mismo artículo de Derco Center, las cajas de cambio no se pueden dejar en el olvido. Es necesario estar atentos a cosas en concreto según cada tipo. 

Si es una caja manual, todas las velocidades deben calzar de forma suave y sin sonidos. Y en el caso del sistema automático, es clave que en plena marcha no presente ningún ruido.

6. Considera la suspensión

Finalmente, con suspensión nos referimos a los amortiguadores del vehículo. 

Porque si notas que éste rebota cada vez que frenas, es que los amortiguadores están vencidos. Haz tu mejor esfuerzo por probar el auto en terrenos donde puedas chequear este estado en pleno. Por ejemplo, pisos en mal estado o derechamente de tierra o ripio.

Ahora sí: ¡Todo tuyo!

Después de realizar el examen exhaustivo del auto de segunda mano que estás a punto de comprar, y si chequeaste que estuviera todo en orden, puedes estar súper tranquilo con tu decisión. Estás comprando un vehículo en buen estado y, mejor aún, podrás disfrutar plenamente de todas sus bondades apenas hagas la transacción e inscripción a tu nombre.

 

Descubre si es buen momento para cambiar tu auto. Haz clic aquí

Déjanos tu comentario